HenryChileno

L’adieu d’un génie. #MerciHenry

El día 16 de diciembre del 2014 pasará a la historia del fútbol, no solo porque don Enrique Osses Zencovich le dirigió un partido oficial al Real Madrid, sino porque se oficializó lo que ya era un secreto a voces: uno de los mejores jugadores en los últimos 20 años se retira, hoy se retiró Thierry Henry.

“El Mimo” y “el Doctor” fueron algunos de sus sobrenombres pero es “Tití” el que ha sido, es y será sinónimo de Thierry Daniel Henry, un jugador de fútbol que ganó todo lo que tenía que ganar salvo la Libertadores y la copa de cartón y destiló talento en todas las canchas, a modo de homenaje, en ÚltimoGol.cl queremos revisitar un poco de su carrera en el día de su adiós. Mientras tanto, párense y aplaudan.

Perdone lo poco, maestro.
Perdone lo poco, maestro.

Thierry Daniel Henry nació un 17 de agosto de 1977, en la localidad de Les Ulis, Essonne, en Francia, fue haciendo sus primeras armas en el equipo de su ciudad (el CO Les Ulis) y luego en el ES Viry-Châtillon, a la edad de 13 años lo fue a ver un ojeador del AS Mónaco que quedó maravillado al ver a un joven Henry haciendo los seis goles con el que su equipo ganó ese partido, tan impresionado quedó que le ofreció un lugar en las inferiores del club monegasco sin siquiera tener que dar una prueba antes. Thierry comenzó su carrera de futbolista profesional en el AS Mónaco, un 31 de agosto de 1994, de la mano de un tal Arsène Wenger, que al ver la velocidad de Henry lo hacía jugar de extremo por izquierda, estuvo en Mónaco hasta enero de 1999 (hizo 20 goles en 105 partidos y ganó la Ligue 1 1996-1997), ya que por 10,5 millones de libras firmó en la Juventus, equipo en el cual no cuajó y en el que solo duró seis meses, pronto este joven campeón mundial de 22 años iría a encontrar su lugar en el mundo.

En el verano europeo de 1999, el Arsenal FC se desprendía de Nicolas Anelka que se iba al Real Madrid, y en su reemplazo Arsène Wenger, ya asentado como entrenador de los Gunners, fichó a Thierry Henry por 11 millones de libras, e inmediatamente fijó su nueva posición: ya no jugaría más en la banda izquierda sino que iba a ser el centro delantero del equipo, a pesar de las críticas de la siempre racional y bien ponderada (?) prensa inglesa, nadie se imaginó los dividendos que iba a traer esa nueva demarcación.

El comienzo de la leyenda.
El comienzo de la leyenda.

Ganó dos Premier League (la del 2001-2002 y la mítica campaña de “los Invencibles” en la temporada 2003-2004), tres FA Cup (2002, 2004 y 2005) y dos Community Shield (2002 y 2004), formó duplas de ataque memorables con Dennis Bergkamp y Robin van Persie, tuvo como compañeros a Robert Pirès, Patrick Vieira, unos jóvenes Ashley Cole y Cesc Fàbregas, entre otros cracks, ganó dos veces seguidas la Bota de Oro europea (el único jugador en ganar dos Botas de Oro en forma consecutiva de manera oficial), fue goleador de la Premier en cuatro temporadas, estuvo en los equipos ideales de fin de temporada por seis años corridos y tuvo un montón de otras distinciones individuales, el 17 de octubre de 2005, Henry superó a Ian Wright como máximo goleador en la historia del Arsenal al hacer su gol 186. Y desde que Vieira se marchó al Inter en el 2005, Henry asumió la capitanía y el liderazgo de un camarín joven, pero hambriento de gloria y que además no tenía el mote de “cagón” que tiene hoy. Preocupado hasta del más mínimo detalle…

El punto más alto de ese Arsenal a nivel continental llegó en mayo de 2006: Luego de eliminar al Real Madrid (aunque Goal! 2 diga lo contrario (?)) en octavos de final y en semifinales al Villarreal de Juan Román Riquelme (creo que el técnico era un tal Pellegrini), el equipo dirigido técnicamente por el profesor Wenger enfrentaba al Barcelona de Frank Rijkaard que contaba con Ronaldinho como buque insignia, en el Stade de France de París, donde nuestro homenajeado tenía la ventaja de ser local.

Un ángel vuela en París y ese día le sonrió al Barcelona dándole #La2, dejando al Arsenal a las puertas de la gloria europea, pero por esas vueltas de la vida el Barça y Henry se volverían a cruzar con resultados más alegres.

La temporada 2006-2007 no fue tan prolífica para Tití (solo 10 goles en 17 partidos) ya que tuvo muchas lesiones acumuladas luego de años jugándolo prácticamente todo, Wenger esperaba construir la siguiente temporada alrededor de su capitán, pero lo que nadie vio venir fue su traspaso el 25 de junio de 2007 al FC Barcelona por 24 millones de euros, su declaración nada más llegar fue que “siempre dije que si me iba del Arsenal sería para jugar por el Barcelona” (hasta para vender humo es crack), con este traspaso los seguidores del conjunto catalán se relamían al tener un tridente de miedo con un joven Messi, a Ronaldinho y a Henry y a Giovani dos Santos y Bojan KrkJAJAJAJA.

Uno supone que si se va el mejor jugador de un equipo, éste acusará posteriormente la falta de dicho jugador, esto no fue el caso del Arsenal en aquella temporada 2007-2008 ya que encadenó varias victorias seguidas para que terminaran arsenaleando. Thierry lo explicó de la siguiente manera: “debido a mi larga estancia en el club, y por mi hábito de gritar para pedir la pelota, ellos me habrían dado el balón incluso si no estuviera en la mejor posición. En ese sentido creo que es bueno para el equipo que me haya ido”. Esa primera temporada en el Barça para Henry fue dura ya que le costó la adaptación a un nuevo país y a una nueva cultura, ¿lo bueno para él? Fue el goleador del Barça en aquella temporada con 19 goles, ¿lo malo? El modelo de Frank Rijkaard ya venía quemando aceite y vio como en Liga tenía que hacerle el pasillo al Real Madrid, como caía en Copa del Rey y cómo quedaban afuera en semis de Champions ante el Manchester United. Solo un cambio en la dirección técnica le daría a Henry la joya que le faltaba para coronar una gran carrera.

Y eso vino con Pep Guardiola, el estandarte del Dream Team de Cruyff, y que venía de entrenar al Barça B, vino con palizas antológicas como el 2-6 en el Bernabéu, vino la Liga 2008-2009, y la Copa del Rey, vino con una camada de tremendos jugadores que se hicieron estrellas mundiales como Víctor Valdés, Dani Alves, Carles Puyol, Yaya Touré, Sergio Busquets, Xavi Hernández, Andrés Iniesta, Lionel Messi, Samuel Eto’o, entre otros, pero faltaba algo… y la joya de la corona vino con la final de Roma, a la que Henry llegó justito luego de una lesión en el gemelo, pero al fin se hacía justicia con esa victoria por 2-0 (goles de Eto’o y Messi) ante el Manchester United.

henrychampions

Más tarde este Barcelona haría historia al ganarlo todo, se hizo con la Supercopa de España, la Supercopa de Europa y aquel Mundial de Clubes donde Estudiantes de La Plata los tuvo de rodillas, logrando un sextete sin precedentes. Henry ya no tenía más que probar y fue viendo reducida su participación en el equipo titular, eso, sumado a la explosión de Pedro Rodríguez le fue haciendo madurar la idea de emigrar del equipo culé.

Posterior a la Copa del Mundo de Sudáfrica, Henry firmó por los New York Red Bulls, donde fue su jugador designado y su capitán, y ganaron la Conferencia Este del 2010, mientras Thierry disfrutaba lo que parecía ser el destino final de su carrera, los fanáticos del Arsenal se preguntaban si podrían ver por una vez más al mejor jugador en la historia del club (premio que ganó Henry en 2008) en la cancha del Emirates Stadium…

Ese momento llegó en enero de 2012, aprovechando los meses de vacaciones en la MLS y el hecho de que Gervinho y Marouane Chamakh se iban a ir con Costa de Marfil y Marruecos respectivamente a la Copa Africana de Naciones, Thierry Henry volvía a su casa, usando el 12 (ya que su 14 estaba en poder de Walcott) Tití volvía a defender a los Gunners en un partido de la FA Cup ante el Leeds United, el empate sin goles parecía claro, y Henry entró desde el banco de suplentes, el final de la película podía ser solo uno…

El periplo de Henry por su casa duró dos meses hasta que en marzo debió regresar a Nueva York, ganando una vez más la Conferencia Este y la MLS Supporters’ Shield de 2013, estuvo destilando talento hasta el 1 de diciembre de este año, cuando quedaron afuera de la pelea por la Conferencia Este de 2014 ante el New England Revolution. 15 días después firmaría el retiro definitivo.

Por su selección también lo ganó todo y lo sufrió todo: fue al Mundial de 1998 y fue campeón del mundo, fue además el goleador de su selección en el torneo con tres goles siendo prácticamente un desconocido (la historia dice que iba a entrar en la final contra Brasil, pero la expulsión de Marcel Desailly obligó al técnico a hacer un cambio más defensivo), por ganar la Copa del Mundo en su estadio y con su gente recibió el honor de ser Chevalier. (Caballero de la Legión Francesa, la condecoración más grande que tiene Francia)

Henrycampeonmundial

Ganó la Eurocopa del 2000, y se llevó la decepción de quedar afuera en primera ronda del Mundial siendo el campeón defensor tal como lo harían luego Italia en 2010 y España en 2014 en Corea y Japón 2002.

Después de caer en Corea y Japón, y ante las ausencias de Vieira y Zidane, fue el estandarte sobre el cual Francia se apoyó para hacerse con la Copa Confederaciones del 2003, donde fue el mejor jugador del torneo además de ser el goleador del mismo con cuatro dianas.

Estuvo a centímetros de la gloria una vez más en 2006 cuando Francia con la conducción de Zinedine Zidane llegó a la final del mundo contra Italia, Henry fue clave al anotarle un gol a Brasil que echaba a los “Cuatro Fantásticos” (Ronaldinho, Kaká, Adriano y “el Fenómeno” Ronaldo) de aquel mundial, en la final fue sustituido en el alargue luego de acalambrarse.

En la Eurocopa de 2008 no tuvo mayor participación, al Francia irse rápido en la fase de grupos, Henry hizo solo un gol: el del honor en la derrota por 4-1 ante Holanda.

Su episodio más controversial sin dudas con la camiseta de su selección se dio en el camino a Sudáfrica 2010, Francia de la mano de Domenech venía como el culo (y, ¿qué esperaban?) y tuvo que jugar el repechaje ante Irlanda: en la ida ganó Francia por 1-0 de visitante, favor que devolvió Robbie Keane el que sí mete penales en el Stade de France, con todo igualado, se forzó el tiempo extra, y esto pasó…

Vinieron las críticas de todos los estamentos por esta acción, se pidieron las penas del infierno para Henry e incluso se pidió que Irlanda fuese el equipo 33 en el Mundial, Blatter se hizo el gil olímpicamente y todo quedó en nada, la clasificación se logró pero no era algo para enorgullecerse completamente…

Fue al Mundial de Sudáfrica, ya como suplente, y no pudo hacer nada para evitar el papelón que hicieron Les Bleus, donde peleas entre los compañeros y protestas del plantel mediante, igual se fueron en primera ronda. Thierry Henry se retiró de la selección francesa luego de aquel Mundial como el segundo jugador con más partidos jugados (con 123, el primero es Lilian Thuram con 142) y como su máximo goleador histórico, habiendo hecho 51 goles.

No es que se haya retirado el goleador máximo en la historia del Arsenal (alcanzó los 228 goles, FAT se pregunta: ¿cuántos le faltan a Alexis? (?)), no es que se haya ido el ídolo de muchos gracias a las primeras versiones del PES, no es que no veamos más un ejemplo de cómo se puede llevar la elegancia al terreno de juego, no es que se haya ido un ex capitán de la selección de Francia y de los Gunners, hoy se fue uno de los que maravilló a todos sin distinción de camisetas, uno que hizo historia, uno que el futuro próximo lo tendrá siendo comentarista para Sky Sports y quién sabe en el futuro a largo plazo, probablemente dirigiendo a su Arsenal una vez que su mentor Arsène Wenger decida dar un paso al costado, hoy se retiró uno de los que daba placer ver jugar lo que tanto nos gusta, hoy se fue un distinto.

Au revoir, Thierry.