uruguay

Rumbo a la Copa América – Capítulo 1: Uruguay

uruguay
La amenaza charrúa

A partir de hoy y todos los martes hasta el arranque de la Copa, analizaremos a las doce selecciones que jugarán en Chile entre junio y julio. Una forma de calentar (?) el torneo continental, donde Chile, sin ser favorito, corre con interesantes posibilidades de hacer un buen papel.

Comenzamos este repaso con la selección de Uruguay, vigente campeón de la competencia, que viene precedido de buenas actuaciones en sus últimos torneos internacionales (pero que no contará con su gran estrella) y que quedó ubicado en el grupo B de la Copa, junto a Paraguay, Jamaica y el favorito Argentina.

Historia

La “Celeste”, campeona en el Mundial de 1930.

Pese a ser un país pequeño, de poco más de 3 millones de habitantes, el palmarés de la selección uruguaya es uno de los más exitosos del mundo entero. Dos Mundiales, dos oros olímpicos y nada menos que 15 Copas América lo atestiguan.

La laureada historia de la “Celeste” comienza en el año 1900, con la fundación de la Asociación Uruguaya de Fútbol, entonces llamada The Uruguay Association Football League. Su primer partido internacional fue un año después, previsiblemente ante Argentina, cayendo por 2-3 en Montevideo. La primera victoria llegó en 1903: éxito por 3-2 ante Argentina en tierras bonaerenses, con un equipo formado íntegramente por jugadores del Club Nacional, que ya por entonces era bicampeón de la liga local.

El recorrido seguiría con numerosos partidos amistosos del otro lado del Río de la Plata, hasta que en 1916, acompañados de Brasil, Chile y Argentina, los orientales establecieron la CSF (más conocida como Conmebol) y determinaron organizar un Campeonato Sudamericano cada año. La primera edición se disputó ese mismo año en Argentina y el campeón fue Uruguay, que logró 5 puntos en el cuadrangular frente a 4 de los albicelestes.

Nuevos éxitos llegarían en 1917, 1920, 1923 y 1924. Nos detenemos en este último año. Por primera vez en la historia, una selección uruguaya cruzaría el Atlántico para medirse con los mejores equipos europeos. ¿El escenario? Los Juegos Olímpicos de Paris 1924. En una actuación sorprendente, el team liderado por José NasazziHéctor Scarone Pedro Cea se llevó el oro, luego de batir a algunos de los equipos más reputados del viejo continente. Pisó 5-1 a Francia, 2-1 a Holanda y 3-0 a Suiza en la final. Sí: era la primera estrella para el escudo charrúa.

El suceso no sería único, ya que cuatro años después la misma selección repitió el oro en los Juegos de Ámsterdam 1928, donde tras batir a Holanda, Alemania (un genial 4-1) e Italia, los uruguayos debieron enfrentar a sus vecinos de Argentina. Se necesitó un replay, donde Scarone hizo la diferencia para los vigentes campeones. Pasarían 76 años hasta que los albicelestes pudieran lograr por fin la medalla de oro.

Para entonces, en Europa ya se instalaba la idea de un Campeonato Mundial de selecciones, con la joven FIFA como organizadora. Se decidió que el torneo iniciase en 1930. ¿La sede? Uruguay, cuyos títulos olímpicos lo alzaban como el mejor equipo del mundo. Llegó la Copa y el anfitrión cumplió con los pronósticos, tras vencer otra vez a Argentina por 4-2 en el partido decisivo. Antes, había goleado a Yugoslavia y Rumania. Uruguay, el primer campeón mundial.

El remate de Ghiggia entra y es el 2-1. Termina el partido y nace la leyenda…

Luego de boicotear los otros dos Mundiales de entreguerras, Uruguay estaba listo para reverdecer laureles en el regreso del Campeonato Mundial, en Brasil 1950. En el cuadrangular final, todo estaba listo para la celebración local: la “Canarinha” había goleado 6-1 a España y 7-1 a Suecia, mientras que el conjunto rioplatense apenas había rescatado un empate ante los ibéricos y una sufrida victoria ante los escandinavos, en un partido que favorecía al rival hasta el minuto 77. Óscar Míguez anotó dos goles, dio vuelta el marcador y allanó el camino para la gesta que se produciría dos días más tarde.

El final de la historia es conocido y se ha repetido hasta el cansancio. Anfitriones confiados, tribunas llenas, gol de Friaca, fiesta en Río, gol de Schaffino, gol de Ghiggia, llanto brasileño. Uruguay campeón mundial, otra vez, en el escenario menos pensado (Leer cuento “Una sonrisa exactamente así”, de Eduardo Sacheri).

Uruguay nunca volvería a repetir tal éxito. Llegó a semifinales en 1954, 1970 y 2010, pero no pasó del cuarto lugar. En Sudamérica también retrocedió: de 1968 hasta 2010, “sólo” alzó tres veces la Copa, destacando el título de 1987, en una disputada final ante el Chile de Orlando Aravena.

Pero volvió el éxito. De la mano de una brillante generación, liderada por los artilleros Luis Suárez, Diego Forlán y Edinson Cavani, el equipo dirigido por Óscar Tabárez rescató la garra de antaño y construyó una idolatría sólo comparable al equipo del Maracanazo. Un épico cuarto puesto en 2010, con la recordada atajada de Suárez y el penal de Abreu, fue la antesala para el brillante título subcontinental en 2011, donde los orientales bajaron al local Argentina y golearon a Paraguay en la final para abrazar la gloria.

El éxito más reciente… campeones de América en 2011.

Estuvieron cerca en la Copa Confederaciones, donde hicieron pasar más de un susto a Brasil, que luego sería campeón apabullando a España en la final. También dieron muestra de su elogiado temple en el Mundial de Brasil 2014, donde, con un equipo envejecido, parecía que el ciclo se acababa con la derrota 1-3 ante Costa Rica en el debut. Pero salieron adelante y lograron sendas victorias ante Italia e Inglaterra, cayendo eliminados ante Colombia en octavos, donde la ausencia de su figura y líder Luis Suárez fue más que determinante.

Así llegan a Chile, con más de un siglo de historia dorada en sus espaldas. El campeón vigente, el máximo campeón: Uruguay, nomás (?).

Actualidad

Último partido internacional: 2-1 a domicilio contra Chile.

¿Cómo llega Uruguay? Motivado, como siempre. La “Celeste” no logra un bicampeonato desde 1987 y buscará repetir la hazaña lograda en tierras trasandinas cuatro años atrás. Un equipo en transición, liderado por históricos como Muslera, Godín, los dos Pereira, Arévalo y Rodríguez, a los que se suman figuras emergentes como Coates, Rolán y De Arrascaeta. También son habituales en las nóminas dos que juegan en Chile: se trata de Corujo y Pereira, que defienden los colores de la “U” en nuestro país. Lucharán hasta último momento por un lugar en la nómina final.

Sin embargo, los dos máximos emblemas de la historia reciente de la “Celeste” no pisarán Chile: Diego Forlán, ad portas de cumplir 36 años y hoy en el Cerezo Osaka de Japón, anunció hace pocos días su retiro de la Selección que lo vio alzarse como figura en 2010 y 2011. La ausencia de “Cachavacha” se suma a la de Luis Suárez, el astro del Barcelona, que aún purga el castigo impuesto por la FIFA en Brasil, donde mordió al italiano Giorgio Chiellini. Otra posible baja, aunque menos sensible, es la de Martín Cáceres, que se lesionó entrenando con la Juventus y está en duda para la Copa.

El último partido que jugó la selección uruguaya hasta la fecha debería ser fácil de recordar para nosotros: trabajado 2-1 a Chile en el Estadio Nacional, el pasado 18 de noviembre. Antes de eso, empató 3-3 ante Costa Rica (6-7 en penales) y aplastó 3-0 al débil Omán. ¿Lo que se viene? Antes del inicio de la Copa, Uruguay tiene agendados dos partidos amistosos. El primero será ante Marruecos, el 28 de marzo en tierras norafricanas, mientras que la preparación charrúa finalizará con un ensayo ante Guatemala, el 6 de junio en Montevideo, exactamente una semana antes del debut ante Jamaica en Antofagasta.

Última Nómina (vs. Marruecos, 9 de marzo)

Arqueros: Fernando Muslera (Galatasaray, TUR), Martín Silva (Vasco Da Gama, BRA); Rodrigo Muñoz (Libertad, PAR).

Defensores: Diego Godín (Atlético de Madrid, ESP), José María Giménez (Atlético de Madrid, ESP), Emiliano Velázquez (Getafe, ESP), Gastón Silva (Torino, ITA), Maximiliano Pereira (Benfica, PAR), Alvaro Pereira (Estudiantes La Plata, ARG), Sebastián Coates (Sunderland, ING), Matías Aguirregaray (Estudiantes de La Plata, ARG).

Volantes: Egidio Arévalo Ríos (Tigres, MEX), Mathias Corujo (Universidad de Chile, CHI), Álvaro González (Torino, ITA), Camilo Mayada (River Plate, ARG), Walter Gargano (Nápoli, ITA), Guzmán Pereira (Universidad de Chile, CHI), Nicolás Lodeiro (Boca, ARG), Gastón Ramírez (Hull City, ENG), Cristian Rodríguez (Parma, ITA), Giorgian De Arrascaeta (Cruzeiro, BRA), Carlos Sánchez (River Plate, ARG).

Delanteros: Christian Stuani (Espanyol, ESP), Diego Rolán (Bordeaux, FRA), Jonathan Rodríguez (Benfica, POR), Edinson Cavani (Paris Saint-Germain, FRA), Abel Hernández (Hull City, ENG).

Once Tipo: Muslera; Cáceres (M. Pereira), Giménez, Godín, Á. Pereira; González, Arévalo, Rodríguez; Lodeiro (Ramírez); Cavani, Hernández.

Figuras

Edinson Cavani – Ante la ausencia de Luis Suárez, el gran estandarte charrúa será el delantero del Paris Saint Germain, que llegó a Francia luego de romperla en el Napoli y timbrar buenas actuaciones con la selección oriental. Salteño al igual que el “Pistolero”, Cavani ha sabido llenar con éxito el vacío de Forlán en el equipo titular del vigente campeón, incluyendo un importantísimo gol a Venezuela en las Eliminatorias. Aún no está claro si tendrá un compañero en ataque para la Copa; de ser así, Abel Hernández corre con ventaja. Todo se dilucidará en el amistoso ante Marruecos, para el cual, claro, Edinson está citado. Su presente en el PSG es positivo, afianzándose como compañero ideal de Ibrahimovic en ataque. En Champions, fue titular en los dos partidos ante el Chelsea, siendo clave para la clasificación: fue su gol en la ida el que permitió, a la larga, dar la sorpresa al equipo galo. Llega en buen momento, sin duda.

Diego Godín – Indiscutible emblema del aguerrido Atlético de Madrid del “Cholo” Simeone, el central nacido en Rosario fue mencionado en varias ocasiones como uno de los mejores del año pasado en su posición. Gran organizador, líder, impasable en defensa y temible en el juego aéreo: un gol suyo le dio la liga al “Aleti” ante el Barcelona, el año recién pasado. También estuvo a 120 segundos de entrar en la historia grande del fútbol europeo: su testazo pudo definir la final de la Champions, pero, al menos esa vez, el Real Madrid no tuvo piedad. Con la camiseta celeste también es líder: jugó 360 minutos en Brasil 2014, los mismos en que su selección estuvo en cancha. Era que no, anotó un gol: el importantísimo 1-0 a Italia en Natal, que le dio a Uruguay el inesperado boleto a octavos. ¿Podrá volver a dejar su huella en Chile?

Fernando Muslera – Su actuación en la pasada Copa América aún es recordada alegremente en Uruguay. Atajó un penal clave para eliminar al local Argentina en cuartos de final, y respondió con solvencia durante todo el torneo. Han pasado cuatro años y “Nando” sigue sin moverse de la titularidad del arco charrúa, siendo ya todo un símbolo. En su carrera ha disputado dos Mundiales: el de 2010, donde atajó los tiros de Mensah y Adiyiah para darle el paso a semis a su equipo, aunque su faena fue opacada por Abreu y Suárez; y el más reciente (2014), donde cumplió como titular en los cuatro encuentros que jugó la “Celeste”. ¿Y ahora? Muslera juega desde hace tres temporadas en el poderoso Galatasaray turco, nombre frecuente en la Champions League. Con el equipo de Estambul ha ganado cuatro títulos, siendo partícipe importante en todos ellos.

Director Técnico

Óscar Washington Tabárez – Lateral derecho en su época de jugador, el “Maestro” hizo su fama en la década de los noventa, cuando fue campeón argentino entrenando a Boca Juniors, lo que le valió partir a Italia, donde llegaría a dirigir al Milan. Inactivo desde 2002, tomó el desafío de comenzar un segundo periodo al mando de la selección uruguaya luego del Mundial de Alemania, con la meta de reposicionar al fútbol charrúa en el primer mundo futbolístico. Se podría decir que lo logró: semifinalista en la Copa América de 2007 y el Mundial de 2010, campeón de la Copa América en 2011 y octavofinalista en Brasil 2014, aunque derrotando en el camino a Italia e Inglaterra. Aunque su esquema madre es el 4-4-2, donde Suárez y Cavani (y antes Forlán) son las puntas de lanza, Tabárez se caracteriza por su flexibilidad. Aunque ha pasado por vaivenes, se le reconoce haberle devuelto al equipo lo que en el Río de la Plata llaman “el fuego sagrado”, que ha permitido a los uruguayos brillar en las grandes instancias, como no lo hacían desde hace varias décadas.

Partidos memorables contra Chile

1955 – Chile es local, viene de ganar sus dos primeros partidos con solidez, encaminándose a su mejor actuación histórica a nivel continental. Entonces enfrenta a los uruguayos, dando como resultado un 2-2 vibrante (los goles chilenos: Muñoz y Hormazábal), que resintió las opciones criollas de campeonar por primera vez.

1985 – Hace poco se cumplieron tres décadas de este momento. Eliminatorias para México 1986, Chile afronta un partido clave de local ante los charrúas. Un tanto de Hugo Rubio se sumó al mítico “Gol imposible” de Aravena, timbrando un histórico 2-0 que, sin embargo, no serviría de mucho: Uruguay ganó en Montevideo, impidiendo la clasificación chilena.

1987 – Chile vuelve al partido decisivo de la Copa tras 8 años y debe medirse nuevamente ante Uruguay. El equipo dirigido por Orlando Aravena salió pasado de revoluciones, fue superado y cayó por 0-1, con un recordado error de Roberto Rojas. Cuarto, y hasta ahora último subcampeonato.

1999 – Tras superar la fase grupal con una buena dosis de fortuna, Chile da la sorpresa y elimina a Colombia en cuartos, llegando a luchar por el boleto a la final. El rival es Uruguay, que se termina imponiendo en lanzamientos penales.

Próxima semana: PERÚ