xcarepato

[Cambio de frente] Previa CA 2015 – Marcelo Díaz y el mediocampo.

Quedan 10 días para el inicio de la Copa América y ya ha pasado harto tiempo después de los últimos amistosos de la Roja por la fecha FIFA. De cara al rendimiento en Copa América han surgido dudas y cuestionamientos hacia la labor de Jorge Sampaoli en el banco nacional y si bien hay más certezas que dudas en esta selección, existen puntos negativos que se deben discutir. Por ejemplo: la falta de un 9 de área, la falta de sustitutos competentes o de recambio, la falta de llegadas al arco rival, etc. En [Cambio de frente] los invitaremos a discutir y resolver estas incógnitas en una serie de  2 o 3 posts (breves) para ir calentando la previa a la Copa América 2015 . En esta edición, la cuestión táctica recae sobre lo siguiente: ¿Qué se vaya el PCM CTM o que siga?¿Debe jugar alguien por Marcelo Díaz u optar por otra forma de juego? ¿Quién debe reemplazar a Marcelo Díaz?  Advertencia: A continuación se viene un post táctico.

Si usted es de los que cree que Marcelo Díaz sólo da pases intrascendentes para el lado, este no es su post.

Una parte importante de la gilada festejó (?) el día en que Marcelo Díaz sufrió la rotura del ligamento anterior de una de sus rodillas, lesión que lo tuvo por lo menos 2 meses afuera y que originalmente lo iba a dejar afuera del torneo continental. Sin embargo, Carepato se recuperó y ya ha disputado varios partidos, entre ellos la promoción alemana como titular y marcar el gol de la salvación del Hamburgo. En definitiva, va a llegar, pero tampoco sabemos en que nivel, por lo que cabe preguntarse ¿quién podría ser el reemplazo de Carepato? Acá muchos se preguntarán ¿cual es la relevancia de poner a un jugador que da pases intrascendentes, que trota y que quita pocos balones?  ¿Por qué no mejor poner a alguien que ataque o defienda como loco?

En primer lugar, tenemos que entender que la labor de Marcelo Díaz es estéticamente pobre – e incluso fea – si la comparamos a los regates de Alexis o el recorrido de Vidal. Su función en el terreno de juego es simple y poco vistoso. Es básico pero juega un rol fundamental en el funcionamiento colectivo. En pocas palabras: es el nexo entre la defensa y el ataque. La defensa recupera el balón o se inicia la jugada desde el fondo y Jara, Medel o cualquier otro, para evitar los pelotazos y, en general, las malas salidas, se la entregan a Díaz. También es una forma de impedir que los atacantes como Alexis bajen a pedirla a mitad de cancha. Una vez con la pelota, Marcelo Díaz distribuye una salida limpia (lo que el ugil que no sabe de fútbol entiende por pases para al lado). Esta función de Carepato se reduce básicamente en recibir el balón de la línea defensiva y entregársela redondita a los pies de los mediocampistas mixtos, externos, delanteros, por ejemplo a Aránguiz, Vidal o Sánchez, para que estos desde una mejor posición puedan acelerar y armar un ataque más organizado. Marca el inicio de la transición entre defensa y ataque, dándole una salida clara y limpia. El movimiento del 21 es clave para estar presente cada vez que se requiera transitar entre la defensa y el ataque, sobre todo si se trata de un ataque escalonado y organizado.

XVariantes
Posibles variantes. El último recuadro son los reemplazantes.

En el empate táctico(?) con Holanda, dentro de los muchos factores del juego, uno que influyó en el toque de balón chileno fue la marca pegajosa de los mediocampistas holandeses, sobre todo de Sneijder a Carepato. Sin esa conexión, Chile dependió en exceso de los pases largos de los defensas o de Alexis bajando a buscar el balón para mandarse una patriada. Sin Díaz, Chile no tenía una salida limpia y generalmente terminaban las pelotas en pelotazos largos, pelotas divididas y de nuestros jugadores recibiendo de espaldas al arco y en posiciones incómodas. También en el último amistoso con Brasil, Chile no tuvo claridad en la salida, pero ésta vez porque nadie asumió esa labor, Millar era el encargado originalmente y no cumplió en esa labor. Para algunos, la función de Díaz es irrelevante, básicamente porque no aportaría sustancialmente en ataque ni en defensa, privilegiando solamente la posesión. Y precisamente los problemas de Chile no están tanto en el mediocampo, sino que en la creación de jugadas de ataque y concreción, por lo que no sería tan necesario en el esquema de Sampaoli.

Entonces, surgen las preguntas: ¿Es relevante la función de Díaz en el equipo, o simplemente se dedica a dar pases para el lado? ¿Es trascendente en el terreno de juego?. Si la respuesta es afirmativa ¿Hay que jugar con Díaz o con algún reemplazante? O ¿simplemente buscamos variantes y no ocupamos la posición y función de Díaz ? ¿De preferencia a Pizarro? ¿Prescindir de Díaz y buscar mayor verticalidad? 

Cuando hablamos de los posibles reemplazantes, el primero que se viene a la mente es David Pizarro. El fantasista es el que corre con mayor ventaja para ocupar esa posición e incluso pelearla con Marcelo Díaz. Maneja los tiempos y cumple acertadamente con la misma función que Díaz, incluso con algo más de quite. En la Fiorentina ha  jugado en esa misma  posición durante la última temporada. La ventaja que ofrece el oriundo de Wanderers, es el pelotazo largo y preciso, aunque también puede ser un defecto – en caso de abusar de él -, ¿el defecto? La velocidad puede jugarle en contra sobre todo por el #ritmoinfernal que busca Sampaoli. Otro  podría ser Rodrigo Millar (ultraputeado acá en UG), Felipe Gutierrez (en mal estado físico). Eventualmente Charles Aranguiz también podría ocupar esa posición, pero perdiendo así su gran plus ofensivo.  Si dejamos a Díaz en cancha, ¿quién podría acompañarlo? ¿Sólo Aránguiz o también Vidal? ¿Carmona podría ser?.

XPizarri
El que ríe de último, ríe mejor.

¿Se puede jugar con otro jugador que ocupe la misma posición que Díaz pero que cumpla una función diferente? Es perfectamente posible, como en el caso de Carmona. El de Atalanta se dedicaría exclusivamente a funciones de defensivas y de corte, y ahí la salida tendría que ser cubierta por Aránguiz, Vidal o incluso los defensas , asumiendo los defectos de sus propios ripios.

¿Se puede jugar sin Díaz? Otra propuesta que podría ser interesante, sería prescindir de Díaz y jugar con Vidal y Aránguiz en la contención. En ese caso se priorizaría la velocidad y los pases largos, por sobre la salida ordenada y clara. Acá, ambos mixtos tendrían que sacrificarse e ir intercambiando las labores de defensa y ataque. Lo anterior limitaría fuertemente la posibilidad de ambos – quizás su mejor cualidad – de descolgarse y ser un sorpresivo agente de ataque. Incluso, se podría jugar con 3 mediocampistas: Díaz en el centro y ligeramente hacia los costados Aránguiz y Vidal. Así jugó Chile ante Australia en el Mundial. Eventualmente podría servir ante equipos en que haya que asumir más riesgos, dejando a Díaz sólo en el medio del campo para repeler a los mediocampistas ofensivos.

En definitiva, los invitamos a responder las siguientes dudas, si ustedes fueran el Director Técnico de la selección chilena,  ¿Hay que jugar con Marcelo Díaz? ¿Díaz sólo al medio o acompañado? ¿Carmona acompañando en la labor defensiva? ¿Aránguiz podría cumplir el rol de Díaz? ¿Vidal y Aránguiz como tandem defensivo? ¿ ¿Prescindir de la labor de Díaz? ¿Cuál es el mediocampo que debe tener Chile en la Copa América? ¿Dependerá exclusivamente del partido? ¿Hay alguna variante que no se consideró en este post? ¿Cuál sería y quién podría cumplir dicha función?