ionac8

[Última Amargura] Historia de la Copa América: Un torneo de mierda(?).

Aporte de: @Krakenzero.

En esta edición generalmente nos aplicamos con la autoflagelación y el permanente recuerdo de los infortunios y pellejerías del fútbol chileno en su pasado, presente y futuro: hoy dejamos todo eso atrás para develar la inconmensurable mentira que son algunos torneos que nunca ganamos como la Copa América, torneo de selecciones más antiguo del mundo y próximo a cumplir 99 años de vida, quedando a sólo uno de alcanzar el récord de #100años de la ya extinta British Home Championship (LTA inglés puto(?)).

Pero, para para, un momento: ¿99 años? Se me han hecho más largos #MTT ¿Todos esos jugándose en Sudamérica, un continente que en ese período de tiempo pasó por todos los cambios imaginables? Esto mínimo levanta un par de preguntas sobre la estabilidad y estructura de este torneo, cómo se desarrolló y en qué circunstancias se vio envuelto. Justo, ¿cierto?

EL INICIO DEL CUENTO

Partamos por el principio: En 1910, 2 años antes de que fuera oficialmente afiliada a la FIFA, la Asociación de Fútbol Argentino decidió prenderse con eso de los festejos del Centenario de la Revolución de Mayo (hito que inició el proceso independentista de su país); y claro, qué mejor que hacerlo invitando a las selecciones vecinas a participar: como Brasil a esa altura no había logrado una organización suficiente como para formar una selección nacional (!), en Paraguay andaban con problemas para juntar 11 varones (no sé si con o sin (?)) y en ese tiempo los desplazamientos de personas a grandes distancias eran un problema, los disponibles invitados fueron los incipientes combinados de Uruguay y Chile. El triangular se disputó entre fines de mayo y principios de Junio, Chile jugó (y perdió 0-3 ante Uruguay) el primer partido de la competencia y los locales se alzarían con el torneo amistoso tras derrotar a adelantandinos(?) y charrúas por 5-1 y 4-1 respectivamente.

Como la idea prendió y esto del foot-ball estaba agarrando vuelo, en 1913 la misma AFA propuso la realización de un torneo anual, invitando a las federaciones chilena, uruguaya y brasileña a participar. Todo bien, en 2 de los 4 saben que la pelota no es cuadrada (?) y el correspondiente relleno para darse importancia. Finalmente, 3 años después (!) se aprobó la idea y se decidió formar una Confederación que uniera a estas 4 asociaciones: en unos meses nacería la prístina y diplomáticamente inmune (?) CONMEBOL.

1
Imagen del primer partido de la Copa América entre Uruguay y Chile, con triunfo 4-0 para los charrúas. Dicen que el abuelo de Waldo Ponce todavía está buscando a Isabelino Grandín, figura ese día (?). PD: Sí, el jugador charrúa lleva un sombrero. PPD: I must go, my planet needs me (?)

Con la mesa puesta, en Julio de 1916 se disputó el primer torneo. Con formato todos contra todos, todo estaba pensado como un pasillo para que Argentina y Uruguay se enfrentaran en una final luego de derribar a las selecciones menos serias: tan así fue que para que volvieran rápido a casa, Chile disputaba los primeros 3 partidos del torneo (!) y seguidamente Brasil los suyos. Pero algo les salió mal a los locales, que fueron sorprendidos por un seleccionado brasileño que les robó un punto (algo entendible considerando que a última hora un miembro del equipo no llegó y debieron recurrir a un jugador de Huracán que estaba de espectador en el estadio (!) y anotó el único gol del combinado (!!!), inventando el concepto del Galleta(?)) y les obligó a ganar en la última fecha si querían evitar que Uruguay se llevara el título para la casa. Gran expectación se produjo en la fanaticada local, que el día del partido aglomeró cerca de 30 mil personas a un evento controlado por once efectivos policiales (aunque parece que nadie llevó gas mostaza ni un dron (?)) . La multitud invadió las tribunas y parte de la cancha (!) para poder acomodarse y ver el partido. Una vez los once policías y los veintidós futbolistas consiguieron despejar el terreno de juego, el juez chileno Carlos Fanta sentenció el inicio del partido: esto duraría cinco minutos, cuando la cancha se vería desbordada nuevamente por el público y se decidiría suspender. Ahí comienza el show: los arcos fueron arrancados por la multitud enardecida. Uno de los arcos fue llevado, como trofeo, delante del palco oficial en donde los directivos de los equipos sudamericanos y el resto de los invitados se mantenían petrificados por el miedo. Incendiaron una de las redes. También, la tribuna popular de madera que daba al río y se prendió fuego.

Los bomberos recién lograron apagar los incendios a las diez de la noche (N del A: el partido inició a las 3:30). De las tres tribunas populares no quedó nada. El palco oficial se salvó. Hubo cuatro detenidos (N del A: asumo que cada detenido fue custodiado por 2 a 3 policías (?)). El lunes 17 se jugó el partido final en el antiguo estadio de madera de Racing de Avellaneda. Empataron sin goles y Uruguay consiguió el primer título (N del A: Produciéndose el primer “campeón en tu cara” en canchas sudamericanas (?)). Esa vez se vendieron una cantidad específica de entradas y no bien pareció que las tribunas ya estaban bastante llenas, se suspendió la venta (Fuente: http://blogs.lanacion.com.ar/historia-argentina/deportes/incidentes-en-el-futbol-1916/)

Después de un evento como el anterior, es esperable que se hiciera una evaluación y un análisis crítico de qué pasó y ver si las precarias capacidades organizativas daban para mantener un evento de esta naturaleza año a año. Pero bueno, es sabido que la gente del pasado era más ruda, caminaban 800 kilómetros de la salitrera a la casa y no se quejaban ni se teñían el pelo (?), así que la Asociación se apuró en calificar el evento como un éxito (!) y ofreció al campeón Uruguay organizar la siguiente.

LOS PRIMEROS AÑOS: PRECARIEDAD ETICA Y ORGANIZACIONAL

El coqueto (?) campeón de 1919 y el inicio de la moda de los zapatitos blancos
El coqueto (?) campeón de 1919 y el inicio de la moda de los zapatitos blancos.
Friedenreich, autor del gol del título y considerado uno de los más grandes jugadores de la historia de Brasil. A la derecha el equipo que llevó Chile: nótese el uso de cinturones (!).
Friedenreich, autor del gol del título y considerado uno de los más grandes jugadores de la historia de Brasil. A la derecha el equipo que llevó Chile: nótese el uso de cinturones (!).

Hasta el momento hemos presentado con lujo de detalles lo ocurrido en el precursor directo y en la primera edición del torneo, lo que da la impresión de que no va muy bien la cosa (?). Para lo que sigue apretaré un poco el acelerador de manera que vaya cabiendo todo en una sola edición. En 1917 se repitió el pasillo para Uruguay y Argentina, con los primeros obteniendo el bicampeonato , primer título en casa y primer trofeo: la edición anterior no contaba con uno, al considerarse parte de las actividades del Centenario de la Independencia Argentina. Un apunte: la selección argentina no contaba con permiso laboral para asistir a los partidos, por lo que debía volver a su país tras cada match. Otro apunte: el campeón jugó con varios suplentes (!) al no participar sus astros de color, Juan Delgado e Isabelino Grandín.

En 1918 el torneo se iba a disputar por primera vez en Brasil, pero fue suspendido por un brote de gripe (quizás la primera decisión acertada en la historia del torneo (?). Lamentablemente ese brote de cordura no se repetiría en 1919 cuando la federación brasileña no iba a dejar que detalles tales como las reglas del juego (los arbitrajes localistas son la tónica) o la muerte del arquero rival a pocos días del partido final (el uruguayo Roberto Chery, por estrangulamiento de hernia) detuviera su camino al título, que sólo se logró en el cuarto tiempo del alargue (!) por medio de Arthur Friedenreich. Pero bueno, luego jugaron un amistoso para recaudar fondos para trasladar su cuerpo, así que supongo está bien (?) (Fuente: http://museuvirtualdofutebol.blogspot.com/2014/04/copa-america-3-brasil-1919.html )

La edición de 1920 se juega en el Sporting de Viña del Mar y Uruguay seguiría dominando sin contrapeso. Hasta el momento han ganado todo, incluso con equipo B, y tuvieron que matarle a alguien (!) para derrotarlos. En 1921 la Roja decide sacarse para protegerse (?) y su lugar lo ocupa Paraguay, que a modo de trolleo logra un triunfo en su primer partido. Fuera del triunfo y primer título de Argentina en su casa (gracias principalmente a las ausencias en Uruguay), la de Chile sería la primera deserción del torneo y un preámbulo de lo que se viene. En 1922 la organizaría en principio Chile, pero debido a la solicitud de Brasil de organizarla por sus festejos de Centenario de la Independencia nos quedaríamos con el LTA. Para seguir con la tradición, los partidos de la Roja seguían programándose agolpados al principio del torneo para así poder volver a casa pronto. En el fútbol competitivo (?) Uruguay llega a la última fecha invicto y sin goles en contra y necesita un empate para ser campeón en tierras brasileñas, pero justo les toca un arbitraje sospechosamente parcial de un local (!) ante Paraguay, lo que los hace retirarse antes de tiempo con el marcador 0-1 en contra. Brasil llega a los últimos partidos necesitando un milagro matemático para ser campeón y justo misteriosamente (?) se empiezan a dar. Con el retiro charrúa, Brasil gana fácilmente el desempate ante un Paraguay que nunca pensó en ganar el título. La falta de jugadores claves en los equipos rioplatenses y un bajo marco de público terminan de sepultar el prestigio de este torneo.

En 1923 se nota esto: Chile deserta ofendido por la afrenta de 1922, mientras que Paraguay participa pero le cede la organización a Uruguay. Argentina presentó una selección de Rosario (!) mientras que Brasil sólo a futbolistas de Rio de Janeiro y Salvador. Los charrúas repiten organización y título en 1924 (cuando desertó Brasil por diferencias con la asociación charrúa), habiéndose llevado hasta entonces 5 de 8 campeonatos que ya empiezan a decaer en interés.

selección chilena que conquistaría su primer triunfo en su séptima participación.
selección chilena que conquistaría su primer triunfo en su séptima participación.
La selección derrotada, un combinado universitario boliviano con mononucleosis(?).
La selección derrotada, un combinado universitario boliviano con mononucleosis(?).

En 1925 Argentina solicita la organización, pero no hay casi nadie dispuesto a jugar (!): Uruguay y Chile se retiran y las 3 selecciones restantes deciden jugar a 2 ruedas en Buenos Aires para alcanzar un número razonable de partidos. Demás está decir que el local la gana con comodidad. En 1926 Chile vuelve pero también lo hace Uruguay, con lo que sólo queda conformarse con pelear el segundo lugar. Brasil también deserta (y no volvería en un buen rato), con lo que sólo queda invitar a Bolivia que asiste con un combinado de universitarios (!). En 1927 se suma Perú como organizador y participante, aunque este año hay casi tantas deserciones (3) como participaciones (4): convengamos que trasladar a una delegación hasta Lima en esa época era una proeza económica (ya llevar equipos a Chile era complicado). El torneo fue un mano a mano entre Argentina y Uruguay que ganarían los primeros, en lo que a esa altura ya era un clásico entre las 2 selecciones serias que seguían participando. En 1928 se suspende el torneo por los Juegos Olímpicos (un claro síntoma de su pérdida de prestigio a estas alturas) y en 1929 Argentina intentaría revivirlo sin gran éxito (4 participantes de 7, bajo público salvo en la última jornada) con el clásico formato “pasillo hasta la final rioplatense”. Tras los incidentes vividos en la final del Mundial del 30 las asociaciones de Argentina y Uruguay (que esencialmente mantenían vivo el Sudamericano) rompen relaciones, entrando el torneo en su primer paréntesis indefinido.

El resumen de estos primeros 12 Sudamericanos sería entonces: 11 trofeos entregados, 12 deserciones, 8 títulos del local, 1 fallecido, 1 estadio destruido, 2 torneos con más de 4 participantes, 0 triunfos de Chile ante países con litoral (?).

AÑOS 30 Y 40: DESENCUENTROS, GUERRAS Y FALTA DE COMPETENCIA

Así es UGiles, la Roja fue campeona en 1935 tras golear a Argentina en la final. No, no me tomé nada (?).
Así es UGiles, la Roja fue campeona en 1935 tras golear a Argentina en la final. No, no me tomé nada (?).

La crisis económica, la ausencia de Brasil y la tensión entre las federaciones rioplatenses habían sepultado a la hasta entonces tambaleante Copa América, que vio como algunos intentos por restituirla fueron interrumpidos además por la Guerra del Chaco, uno de los conflictos armados más absurdos de la historia (en serio, investíguenla un poco). Como sea, en 1935 se acercaba el cuarto centenario de la fundación de Lima, y el gobierno militar peruano pidió (?) a su federación reeditar el torneo. Ante la negativa inicial de Argentina y Uruguay de participar en un nuevo Sudamericano, se decidió conferirle a éste la calidad de Extraordinario (otra curiosidad es que Argentina jugó con camiseta blanca y Uruguay con una roja). Chile completó la lista de invitados, de manera que el local pudiera retirarse con algún triunfo. No obstante lo más sabroso vendría en el partido final entre charrúas y trasandinos: el delantero argentino Masantonio golpearía varias veces en el rostro a su marcador Fernández antes de ser detenido por una patada voladora por detrás por parte del charrúa Ciocca. El mítico Héctor “Manco” Castro ya había pateado en el estómago al portero argentino en la jugada del primer gol ante la complicidad del árbitro chileno. Argentina debió hacer otros 2 cambios en ese partido por violencia, uno para sustituir a un jugador que había recibido un botellazo en el partido anterior (!). En fin, los charrúas ganaron 3-0 y se quedaron con el título, aunque en esta edición nuevamente no se entregó trofeo (Fuente: http://www.elliberal.com.ar/ampliada.php?ID=2800 ).

En 1937 Argentina se la juega por volver a los triunfos y organiza la, quizás, mejor edición del torneo hasta este momento, con highlights que incluían a 6 participantes (incluido el regreso de Brasil), 4 estadios, el juego de partidos de noche, cambios e incluso la entrega de un trofeo (?). Otro apunte interesante fue que Brasil debió usar las camisetas de Independiente y Boca Juniors para jugar contra Perú y Chile respectivamente, ya que no poseían recambio. Además, en un emocionante final a la altura del torneo, Argentina derrotó a Brasil en la última fecha y forzó un desempate, que terminaría ganando en tiempo adicional. Otro hito: ¿se acuerdan de la definición del sudamericano pasado? Bueno, será en ESTE (!) cuando se produciría el primer expulsado en la historia del torneo (el uruguayo Juan Emilio Piriz en la derrota de su selección por 3-0 ante Chile). Parecía que el Sudamericano recuperaba terreno y podía volver a consolidarse, pero nones: las potencias de Brasil (con Domingos da Guia y Leonidas da Silva entre otros) y Argentina se bajan del torneo, lo que junto a la decadencia uruguaya deja la mesa servida para que el local se consagre como nuevo campeón del torneo. Bolivia (aún golpeada tras la guerra del Chaco) declinó participar, aunque sí lo hizo Ecuador alcanzándose ocho equipos participantes en la historia de la competición.

En 1941 y con motivo del cuarto centenario de la fundación de Santiago se juega un nuevo sudamericano extraordinario sin trofeo en juego, el primero disputado en el Estadio Nacional. Ante la definitiva baja charrúa Argentina demostraría que es el nuevo papá del torneo derrotando en el partido final a Chile pese a la resistencia de Sergio Livingstone, una de las figuras del torneo. De nuevo hubo sólo 5 participantes ante las deserciones de Brasil, Bolivia y Paraguay. Acá pueden verse algunas imágenes del evento:

En 1942 en Uruguay se jugaría el evento con mayor cantidad de participantes hasta ahora (7), y los locales romperían una racha de 7 años sin títulos al llevarse el ídem (?) de manera invicta. Habría otro breve paréntesis antes de hacer otro torneo sin trofeo en disputa en Chile en 1945, con las deserciones de Paraguay y Perú y con el Junior de Barranquilla representando a la debutante selección colombiana. Al menos nos fue bastante mejor y Chile alcanza a ilusionarse con el desempate con Argentina (a la postre campeón) antes de perder con Brasil el partido final. Igual filo, total no había copa (?). 6 equipos participan en la edición de 1946 en Argentina, donde el local se queda con el título (Copa tampoco hay) y ratifica su predominio casi total en esta era del torneo. Ecuador 1947 consigue el récord de 8 participantes y, a falta de Brasil, la selección albiceleste vuelve a correr sola al título, alcanzando el primer (y hasta hoy único) tricampeonato. Para 1949 Argentina se aburre de barrer a sus rivales deserta por privilegiar la liga local (!) y Brasil responde a su condición de local y favorito al título a pesar de un amago de cagazo frente a Paraguay.

Para fines de los 40 el torneo parece gozar de mejor salud, con 8 participantes fijos tras el retorno de Bolivia y una frecuencia de celebración cada vez más regular. Lo lamentable es que esto ha coincidido con una reducción dramática en la competencia: de las últimas 8 ediciones Argentina participó en 6, ganó 5 y perdió la otra en una literal batalla campal en la final. El único que le hace amago de competencia es Brasil, a esta altura notable desertor (?). De los demás, Uruguay se hace respetar en casa, y Perú logró el título cuando no estaban ni Brasil ni Argentina. En estas 9 ediciones se registran 5 copas entregadas, 1 batalla campal sin expulsados y al menos 3 selecciones regionales, junto con –a esta altura- incontables deserciones.

AÑOS 50 Y 60: INESTABILIDAD, AUSENCIAS Y PARALELISMOS

Al menos nuestros equipos ya se veían más serios…
Al menos nuestros equipos ya se veían más serios…

El inicio de los años 50 nos traería una gesta paraguaya en términos de épica e impresentabilidad (?): lo primero por llevarse su primer título de manera brillante tras un desempate ante Brasil, lo segundo por haber sido incapaces de organizar el torneo en su casa por lo que debieron hacerlo de forma remota en Lima (!). Brasil protagonizó otro bochornoso incidente al agredir varios de sus suplentes al árbitro tras su derrota ante Perú mientras Argentina seguía ausente, privilegiando su liga local. En 1955 Chile –con una gran generación- organiza el torneo e hizo todo para ganarlo, excepto invitar a Argentina (?) que se lleva la final. Un incidente adicional: existieron desórdenes en el acceso al estadio, causando que 7 personas murieran aplastadas contra las rejas de ingreso al Estadio Nacional. En definitiva, otra jornada de gloria para la Roja y para el torneo en general (?). Algunos videos pueden encontrarse aquí: http://www.t13.cl/videos/deportes13/programas/reporteros/tragedia-del-nacional-caos-y-muerte-en-copa-america-de-1955

En 1956 se volvió a hacer una edición extraordinaria sin trofeo, esta vez en Uruguay donde los locales mantendrían su invicto tras ganar en la fecha final a, adivine quién, Argentina. Los albicelestes se vengarían al ganar en Perú el sudamericano oficial del año siguiente y completar su onceavo título, lo que los tenía con tamaña confianza que se dignarían a disputar el Mundial del año siguiente en donde muy bien no les fue (?). La desorganización y los líos entre fechas, sedes, torneos ordinarios y extraordinarios tenían complicada a la CONMEBOL, que tras el Mundial del 58 en Suecia terminaría celebrando 2 torneos oficiales en el mismo año (!!!). El primero de esos torneos traería uno de los duelos más recordados en la historia de este torneo: la aún poderosa máquina argentina que las oficiaba de local, y el Brasil del aún adolescente Pelé, figura y goleador de ese torneo. Todo el torneo fue un pasillo hasta este último duelo, pero el empate de Brasil en su debut ante Perú los obligó a buscar el triunfo ante los locales, cosa que no se concretó. La otra cara de este torneo fue un historiado partido entre Uruguay y Brasil, que presentó una gresca fenomenal en el área charrúa. A partir del minuto 3 del siguiente video se pueden apreciar con claridad (??????) los hechos en cuestión:

OK, volvamos a la seriedad: el segundo sudamericano disputado ese añ.. qué?? ¿cómo?? Naaah #Peinetita… en fin, en Diciembre de 1959 Ecuador organizó su propio sudamericano oficial con juegos de azar y mujerzuelas, Brasil en vez de a los campeones mundiales envió a la Selección de Pernambuco (!!) y Uruguay pensó que jugaba en casa y goleó a todos de entrada, convirtiendo en un trámite el final del torneo. El prestigio del evento ya caía significativamente y tras el fracaso de las selecciones argentina y uruguaya en el Mundial de 1962 (incapaces de pasar de ronda pese a que arrasan en estos seudo hexagonales de verano (!)) esta tendencia se iría acentuando: en 1963 a Bolivia no asisten el último campeón (Uruguay) ni el vigente semifinalista del mundo (Chile, no invitado debido a un conflicto diplomático), asistiendo además Brasil sin sus mundialistas (!) y Argentina con juveniles (!!!!). Ante río revuelto ganancia de pescadores (no pun intended) y Bolivia se alzó con su primer –y hasta hoy único- título en su casa pese a tener que recurrir a algunas argucias como por ejemplo servir un corner con el rival aún festejando la atajada de un penal en la jugada anterior (!), como ocurrió en el duelo ante Argentina. Algunas imágenes de la finalísima aquí:

Hinchas bolivianos festejan su histórico título a orillas del Ganges (?)
Hinchas bolivianos festejan su histórico título a orillas del Ganges (?)

Un último intento rioplatense por revivir el torneo se hizo en 1967, en la que hasta hoy es la única Copa América con eliminatorias previas (las que fueron superadas por Chile y Paraguay). El defensor del título resultaría último sin goles a favor, confirmando su condición de mentira. Finalmente, para variar, Uruguay se quedaría con la copa tras ganar en la última fecha por 1-0 a Argentina. Brasil y Perú no participaron, y el torneo reconocería su segundo gran paréntesis. Los números hasta entonces son:

-29 ediciones (23 trofeos repartidos)

-12 títulos en 26 participaciones para Argentina (que organizó 7 ediciones ganando 6 de estas)

-11 títulos en 27 participaciones para Uruguay (que organizó 6 ediciones ganando las 6)

-3 títulos en 19 participaciones para Brasil (que organizó 3 ediciones ganando las 3)

Como se ve, salvo la sorpresa de le edición inaugural de 1916, los resultados del Sudamericano son absolutamente predecibles: cuando uno de los 3 grandes la organiza, la gana con total seguridad (lo cual podría poner cierto manto de duda sobre los arbitrajes de la época). Cuando se juega en otro país, ante el desinterés brasileño (fue a sólo 6 ediciones fuera de Brasil, Argentina y Uruguay y muchas veces lo hizo con combinados regionales o equipos suplentes) el título se lo lleva la potencia rioplatense que está más dulce (Uruguay hasta mediados de los 30, Argentina desde entonces). Cuando las potencias no participaron (1939) o lo hicieron enviando combinados por cumplir (1963), otros equipos pudieron cantar victoria (con la notable excepción de Paraguay el 53). Los torneos contaron con numerosas deserciones y muchas veces se calendarizaron como un simple preámbulo para hacer un Argentina-Uruguay (o alternativamente Argentina-Brasil) como final. Esto sumado a los numerosos escándalos, discontinuidades e improvisación constante harían pensar que ya va siendo suficiente como para darle una palada final al torneo.

(Continuará)