le motard chilien Carlo de Gavardo brandit son trophée, le 19 janvier 2003, à Charm el-Cheikh (Egypte), à l'issue de la 25ème édition du rallye-raid "Dakar". De Gavardo termine 8e de la catégorie moto, sur KTM. AFP PHOTO / PATRICK HERTZOGChilean Carlo de Gavardo celebrates 19 January 2003 in Sharm el Sheikh after the last stage of 25th Dakar Rally. Gavardo placed 8th in the motorbikes category. AFP PHOTO / PATRICK HERTZOG

Carlo De Gavardo [1969 – 2015]

Aporte de: @el_deportero.

carlos_de_gavardo

Era la segunda mitad de la década de los ’90 cuando el nombre de Carlo de Gavardo comenzó a inscrutarse en el inconsciente colectivo chileno. Las noticias mostraban a un motorista nacional que se atrevía a correr uno de los rallys más extremos del mundo: El Paris – Dakar, que por esos años se realizaba aún en África.

La pasión de Carlo de Gavardo por las motos comenzó temprano, a los 6 años de edad, influenciado por su padre Giorgio de Gavardo. Sus comienzos fueron en el enduro, categoría donde destacaría, al punto de ser nueves veces campeón chileno entre 1986 y 1994.

La idea de que Carlo de Gavardo corra en el París – Dakar viene de parte de Pedro Palacios quien corrió el rally en 1991 en autos, pero no logró terminarlo. La promesa era ir juntos y ser los primeros motociclistas criollos en competir. A meses de la carrera, el huelquenino se quedó solo en el proyecto, por una lesión a la rodilla de Palacios. De esta manera De Gavardo sería el primer motociclista chileno en correr y terminar un Dakar.

Auspiciado por pinturas Ceresita y KTM Chile, además de una recolección de fondos realizada para llegar a este torneo denominada la “Carlotón”, De Gavardo viajaba a competir en la versión de 1996, terminando en el puesto 17 en una participación que incluyó una caída a un río (““No sabía nada. Ni navegar ni leer la hoja de ruta”, comentó después), un atropello e incluso prometiendo no volver más al Dakar.

A medida que pasaba el tiempo los auspiciadores comenzaron a creer en el, mientras que respondía con notables actuaciones que lo llevaron a subirse al podio del Dakar tras llegar tercero en el año 2001. No solo eso. En tres oportunidades logró el campeonato mundial en la categoría 450 cc (2001-2004 y 2005). En 1996 el Comité Olímpico Mundial y posteriormente de la Federación Internacional de Motociclismo (FIM), le otorgó el Premio Fair-Play por ayudar al piloto mongol Shagdarsuren Erdenebileg que sufrió en carrera la rotura de cuatro vértebras con resultado de una hemiplejia irreversible. Carlo no solo renunció a ganar un puesto en el podio, sino que arriesgó su vida yendo en sentido contrario de las motos y autos para avisar del accidente y conseguir una ambulancia.

Las muertes de Richard Sainct y Fabrizio Meoni hacen que comience a forjarse en el chileno la idea de dejar las motos, categoría a la que diría adiós en el año 2007 cuando decide pasarse a las competencias en autos.

En el momento de la despedida, quizás sean las palabras del mismo Carlo de Gavardo las que mejor lo definen:

 degavardo_165440

 “Mi pasaporte dice que tengo 42 años. Mi cuerpo, por los porrazos y las quebraduras, tiene 69. Y en mi cabeza tengo 18. No por inmadurez, sino porque un cabro chico logra los objetivos sea como sea. Así me siento.”