x1

[Cambio de frente] (Casi)Siempre lo mismo: horrible presentación en torneos continentales

No pasaron más de 180 minutos y el veredicto es claro como el agua: 3 de los 4 equipos chilenos quedaron en el camino en la segunda copa en importancia de clubes de América. La única que pudo superar, con complicaciones, su llave fue la Universidad Católica. Lindo(?) panorama que nos hace pensar seriamente en una política de abstención de equipos chilenos en las próximas competiciones internacionales por un par de años. Y para peor, Cobresal tiene que jugar la próxima CLA(!!). Vuelve una nueva edición de [Cambio de frente] repasando la amargura para variar y planteando la siguiente incógnita: ¿Qué les pasa chilenitos a los equipos chilenos? Siempre pasa algo.

Después de este partido, con Pizarro, la rompemos y campeonamos(?).

Desde un punto de vista estadístico, los números son brutales. Sólo uno de los cuatro equipos participantes de la Sudamericana queda en carrera. No sólo eso, dos de ellos, Huachipato y la Universidad de Concepción perdieron categóricamente en el global, 4-0 y 5-2. Santiago Wanderers no pudo imponerse ante Libertad y perdió por 2-1 con dos penales dudosos (jugando a nada). Sólo la UC, como sólo los equipos grandes pueden hacerlo dirán algunos, pudo superar a un humilde Danubio por 3-1. Lo anterior es una triste pero real tendencia de los chilenos a nivel continental: desde que fue instaurada la Sudamericana en el año 2002, sólo en 15 oportunidades un equipo chileno sobrepasó la segunda fase del torneo de un total de 37 participaciones. En los últimos cuatro años de la Sudacup, en que han participado 4 equipos chilenos (salvo el 2012, donde participaron 4 más la U campeona del 2011), 8 quedaron fuera en primera fase y 3 quedaron en segunda fase, 3 quedaron en octavos de final, 1 en cuartos y 1 en semis (la UC el 2012). En otras palabras, 11 de 17 equipos no ganaron ninguna llave o ganaron sólo una.

It’s always the same it’s just a shame, that’s all.

¿Por qué pasan estas derrotas?

Revisando los 8 partidos que se disputaron, se pueden sacar ciertas conclusiones que también son aplicables para las ediciones anteriores, o sea, elementos que en general le han faltado a los equipos chilenos en fases finales de torneos continentales. Ojo, exactamente aplicable a la Copa Libertadores.

Uno de los elementos, quizás el más importante a la hora de definir una llave de ida y vuelta en el ámbito internacional es el oficio. Hay que saber trabajar al rival e intentar explotar las ventajas propias y amplificar los defectos del rival, como también saber minimizar los propios.

La falta de oficio se notó, sobre todo en los partidos de ida de Huachipato y la Universidad de Concepción. Equipos que estaban manejando el balón y en general el encuentro, no son capaces de convertir varias ocasiones claras. La UdeC llegó 8 veces al arco en Paraguay, metió 1, 2 fueron al arco y 5 afuera(!!). De esas 7 que no fueron gol, a lo menos tuvieron 3 claras que no pudieron anotar. Peor el caso de Huachipato, llegó 11 veces, 3 de las cuales fueron al arco y 8 afuera(!). En esta edición, Huachipato y la UdeC no supieron mantener buenos resultados de visita, en circunstancias que tenían mayor posesión del balón e ideas más claras. Los rivales paraguayos se caracterizan precisamente por el oficio: con planteles iguales o peores que los chilenos, son capaces de hacer daño al rival en 2 o 3 jugadas y manejan muy bien los resultados de la llave.

Otro punto a considerar es el bajo nivel de los jugadores y aquí quiero hacer un hincapié en los delanteros. A diferencia de nuestros rivales, ningún delantero de una escuadra nacional era capaz de imponerse físicamente a los defensas y ser un verdadero agente de peligro. El pájaro Gutierrez fue el único que marcó la diferencia y en los demás, ni siquiera el “experimentado” Carlos Muñoz pudo sacar grandes ventajas ante las férreas defensas. Es un punto a considerar, sobre todo porque los uruguayos y paraguayos si tienen 9 de peso, o jugadores que son capaces, por su potencia, de generar mayor peligro en el área rival. A lo menos que sean letales y en este caso ni siquiera eso. Y ojo que los planteles de Santiago Wanderers y en menor medida los de la octava región tenían en el papel buenas chances de clasificar.

Tranquilo muchachos, por suerte(?) la próxima semana volvemos a jugar un sólo partido por semana.

Tampoco se salvan los entrenadores nacionales. Por ejemplo, Astorga no ha sabido imponer el estilo de juego que hizo brillar a los caturros el año pasado, sin establecer a lo menos un estilo claro. Los demás juegan a algo, pero tácticamente no supieron responder ante las circunstancias cambiantes de los partidos.

La fragilidad física y mental también es un factor preponderante. En el partido de Huachipato y la UdeC, hasta los 60 minutos las escuadras cumplían un buen papel en la cancha pero, ya sea por mala administración de los recursos o simplemente porque no había más, el cansancio dejó la cagá(?) y los goles de Olimpia y El Nacional no se hicieron esperar. Lo mismo respecto a lo mental, Huachipato se derrumbó de visita después del gol paraguayo y lo mismo en la visita, al igual de la UdeC. Otra manifestación de esta “debilidad” mental se tradujo en los partidos de local, sólo 1 victoria de la UC. Wanderers simplemente decepcionó en el puerto, pudiendo haber sacado ventajas contra Libertad. Prefirieron un empate a 0 que arriesgarse a buscar el partido contra un rival que tampoco hizo mucho para empatar.

Finalmente, ¿podría pensarse que los equipos no están bien elegidos? Santiago Wanderers clasificó a este torneo por un gran final de 2014, ¿por qué tiene que jugar un torneo 6 meses después y con un plantel completamente distinto? O ¿basta de equipos chicos en torneos, para que dejen de dar la cacha? (Eliminar la prohibición de participar en los dos torneos continentales anuales?

Sólo para grandes(?), papagh.

Seguro que se me quedan miles de argumentos para considerar otros factores, pero la idea no es extenderse en demasía. Entonces, los invito a opinar:

¿Cuáles son los principales factores para la temprana eliminación de los chilenos en la Sudamericana? ¿La falta de oficio? ¿No saber manejar bien los partidos? ¿Ponerse extrañamente nerviosos? ¿La falta de calidad en los planteles de los equipos nacionales? ¿La impericia de los delanteros? ¿La incapacidad de los DT’s nacionales? ¿La falta de fondo físico y mental? ¿Poco roce internacional?