La “Roja” será la “Pizzineta” (?): ¿qué esperar? (Parte I)

 

Por Krakenzero

El período entre Noviembre de 2015 y Enero de 2016, tan solo meses después del logro futbolístico más importante de nuestra centenaria historia, se convirtió en un período sumamente movido para el chileno futbolero promedio: ni bien había caído nuestra primera derrota oficial del año en el Centenario de Montevideo supimos que Sergio Jadue se había ido de vacaciones con su familia, pero debió interrumpirlas debido a unos asuntos personales que lo retuvieron en Miami (?) y el puesto de presidente quedó vacante; mientras esto sucedía estallaban el lío por la salida del ayudante técnico Sebastián Becaccece a la U (con demanda incluida), el lío por los múltiples contratos y acuerdos de palabra de Jadue con el entrenador Jorge Sampaoli, el lío por el interminable Wanderers-Colo Colo, el lío por los derechos de televisación del torneo y los goles, el lío por la búsqueda del consenso para una nueva directiva de la ANFP, la salida de Juan Manuel Lillo y finalmente la renuncia de Sampaoli de la banca de la selección, lo que obligó a la búsqueda (apresurada) del neófito directorio por un nuevo entrenador.

Tras la consideración y posterior negativa de algunas de las alternativas serias (Pellegrini y Berizzo con contratos vigentes; Bielsa y Sabella sin club), la evaluación de algunas de las menos serias e incluso la consideración de un interinato hasta Junio, se contactó al técnico argentino nacionalizado español Juan Antonio Pizzi, que se encontraba trabajando en el León de México y que (tal como su antecesor) había comenzado a consolidar su carrera como entrenador en el fútbol chileno, tras sus pasos por Santiago Morning el 2009 y Universidad Católica el 2010-2011. Desde diversos medios probablemente ya hayan recibido distintas reacciones a la llegada del entrenador (por ejemplo “¿otro argentino? ¡Hasta cuándo! Confiemos en los chilenos, si es chileno es bueno” o bien “si es un caballero y paga sus impuestos estamos mejor que antes” o “el entrenador da lo mismo, el equipo juega solo y lo que importa son los jugadores”); nosotros intentaremos darle una visión a la trayectoria de Pizzi para que pueda ud. hacerse una idea, y elegir cuál de las 3 anteriores le acomoda más(?).

JUAN ANTONIO PIZZI TORROIJA

pizzi2pizzi3

Macanudo defendiendo a su patria adoptiva y a su amor Rosario Central

“Macanudo” nació el 7 de Junio del glorioso año 68 en la ciudad argentina de Santa Fe, desde donde se hizo hincha del Colón de aquella ciudad. Desde pequeño lo tiraron las pasiones del fútbol y la medicina, razón que creemos usó Caruso Lombardi para luego bautizarlo como Pizzirrucho (?). No sabía que recién a los 18 años, estudiando medicina en Rosario (luego abandonó) y jugando en las inferiores de Central, sus vocaciones se mezclarían de la peor forma: un choque con el joven golero Roberto Bonano le significó una lesión en un riñón que obligó a extirpar (el órgano, no el arquero(?)) y que puso en duda su continuidad en el fútbol. Afortunadamente, el médico del club le dijo “si tenés una idea, dale” (?) y Juancho apostó por jugársela en el deporte rey.

Un día después de cumplir 20 años debutó contra River, recibiendo un golpe que lo dejó inconsciente. Pero nuestro héroe no entendería las indirectas (?) y seis meses después marcaría su primer gol ante el mismo rival en el estadio Monumental. Fue agarrando titularidad y caracterizándose por su olfato goleador: en su primera temporada hizo 13 goles y en la segunda 17, con lo que llamó la atención del Toluca mexicano. Allí anotó 14 goles más y agentes del Tenerife de España lo tientan para que parta a jugar con los suyos. En las temporadas 1991/1992 y 1992/1993 anotó 15 tantos por temporada y ayudó a arruinarle 2 ligas al Madrid, con lo cual de inmediato pasa a ganar nuestro favor (?).

Tras un breve paso en el Valencia marcado por las lesiones y los pocos goles, en 1994 vuelve a Tenerife y vuelve a marcar 15 goles. Como a esta altura cambiarse de club ya le parecía poco, decide cambiarse de selección (?) nacionalizándose español y convirtiéndose en el primer argentino que marca (no autogol) a la selección argentina. Cuando parecía destinado a ganarse el mote de “delantero rendidor, pero nada extraordinario y un poco pijama(?)” se manda un 1995/1996 extraordinario y anota 31 goles, coronándose pichichi de la Liga, goleador histórico del Tenerife y clasificando a su club a la copa UEFA. Además, en algo mucho más importante para él, logró cambiar de club (?) y llegar a un Barcelona que se encontraba en transición y necesitaba triunfos.

pizzi4 pizzi5

Pizzi con EL Fenómeno y destilando #majia en Tenerife

Si bien ese Barcelona fue bastante exitoso en las 2 temporadas en que Pizzi estuvo allí (ganó 2 copas del Rey, 2 Supercopas, 1 Recopa y 1 Liga), se cree que tuvo que ver más con la presencia del otro refuerzo en delantera que trajeron, un tal Ronaldo. Detalle curioso: en ese Barcelona se encontraban al mismo tiempo Luis Enrique y Pep Guardiola como mediocampistas y José Mourinho como ayudante técnico. Todo un INAF(?). Aunque Pizzi marcó respetables 18 goles en el conjunto catalán, terminó volviendo a Argentina donde comenzaría la fase descendente de su carrera: pasos poco destacados por River Plate, Rosario Central, el Porto de Portugal, Rosario Central otra vez y por último el Villarreal de España, donde anuncia su retiro. Entremedio también había alcanzado a jugar un Mundial y una Eurocopa por España, pero como eran los buenos tiempos(?) ambos fueron fracasos sonados y el ex argentino no pudo convertir para cambiar la suerte de su patria adoptiva.

Con todo, si lo revisamos, es una respetable carrera como jugador la que forjó: ligas, copas, pichichi, jugar con estrellas como Stoichkov o Ronaldo… todo dando un riñón de ventaja (?). Además, apuesto que de chico jamás soñó con jugar la Euro con su país(?). Por último, en ese tiempo España entregaba un curso especial de entrenadores para los ex jugadores de la selección española, así que Macanudo decidió probar suerte y compartir pupitre con Pep, Luis Enrique y otros.

Un resumen de la carrera de Piczi (?) como jugador

INICIOS COMO TÉCNICO

 

PIZZI GUARDIOLA Y LUIS

Pizzi, Pep y Luis Enrique, pasando el rato en la concentración de la Selección Española

Pasaría bastante tiempo hasta que tuviera la oportunidad de debutar como entrenador, y esa experiencia fue bastante traumática: haciendo dupla con otro conocido nuestro y en la precordillera, el peruano José Guillermo del Solar, duraría apenas 3 partidos dirigiendo a su querido Colón de Santa Fe en 2005 antes de ser destituido por malos resultados(!). Mala suerte Macanudo, nadie es profeta en su tierra. Tras descender al fútbol peruano (?) tuvo una nueva oportunidad en la Universidad de San Martín, club que en ese entonces contaba con casi 2 años de antigüedad. Allí tuvo una actuación bastante buena resultando quinto en el Apertura y el Clausura, aunque fue eliminado en primera ronda de la Copa Sudamericana 2006 por el Coronel Bolognesi de un tal Jorge Sampaoli, lo que impidió que pudiera enfrentarse al Colo Colo de un tal Claudio Borghi (notable el paralelismo… no, al Pachuca no lo dirigía Bielsa). A final de año decide partir del club, ignorando el hecho de que sólo 5 meses después la San Martín ganaría el primer título de su historia. Lo bueno es que el inició el proceso (?).

Tras un breve paréntesis para dedicarse a la política futbolera (la lista en la que iba perdió la final (?) de la elección de presidente de Rosario Central), Pizzi decide que es necesario partir de cero y reinventarse, ojalá en un lugar donde nadie se entere como Chile (?). Afortunadamente las gradas del Santiago Bueras de Maipú estaban disponibles (?) y a mediados de 2009 don (arcadas) Miguel Nasur (vómitos) lo presenta como nuevo entrenador del Santiago Morning. Los microbuseros pasaban por un veranito de San Juan dentro de su historia reciente, más ligada a los potreros: tras ascender en 2007 habían tenido un 2008 tranquilo, lejos de los puestos de descenso, y el 2009 de la mano de su entrenador José Basualdo (!) incluso habían llegado cuartos a playoff de la mano de una inspirada racha goleadora de Esteban Paredes. Tras la partida de Paredes, el Pollo Arancibia (?) y Jaime Goldona (????) Pizzi debe reforzar al equipo y acierta medio a medio con un nombre: el argentino Sergio Comba, quien formaría una dupla mortal con su compatriota Diego Rivarola, a la postre goleador del torneo. El final del torneo los vio sextos, clasificando a los playoffs donde -tras un heroico gol de último minuto del arquero Víctor Loyola– eliminarían a Audax Italiano metiendo unas semifinales inéditas para el club. Una vez ahí, serían eliminados con bastante facilidad por la U. Católica de Jay Jay Morales, Milovan Mirosevic y Pantuflas Díaz, la que terminaría siendo su próximo club. ¿Qué más? Ah, sí: consiguió que Santiago Morning fuera invitada a la Copa Ciudad de Rosario, donde cumplió una aceptable actuación quedándose con el tercer lugar del minitorneo y marcando un hito para el humilde club santiaguino.

La Pizzineta de cuerina (?) en Argentina

¿Cómo jugaba ese Morning de Pizzi? Mis recuerdos son frágiles pero creo que ese equipo componía un argentinísimo 4-3-1-2 con Rivarola y Comba (y ocasionalmente Reinaldo Navia) como puntas de ataque, presentando marcación zonal clásica en la zaga y un doble contención en el medio, dejando la creación en manos de Michael Ríos, un auténtico traficante (?) de pases al medio, y del talentoso “Jalea” Miguel Hernández. Lo otro: aun cuando este equipo anotaba seguido, también fue el 5to más goleado de la fase regular, y en la postemporada recibió 12 goles en apenas 4 partidos. Puede tener que ver con la ausencia de materia prima, pero también es necesario anotarlo.

NDLR: La próxima entrega trae desde la llegada a Universidad Católica hasta el presente.