Historia de la Eurocopa

aporte de Krakenzero (Nilton_Nillas)

La primera vez que se propuso fue por parte del secretario general de Jules Rimet en la FIFA en 1927, el también francés Silvestre Tornasol(?) Henri Delaunay. No obstante, no se decidió llevar a cabo sino hasta 1958, 3 años después de su muerte. En conmemoración, el trofeo de la copa pasa a llamarse Henri Delauney (aunque no importa porque todos le dicen Eurocopa). (N del A: Extraña costumbre de los franceses, el ser trofeos en vez de ganarlos (?))

trofeoDelaunayEl trofeo actual junto a su creador

Los inicios: Todos contra la URSS

Los primeros torneos se caracterizaron por el poco interés de la prensa y afición en general lo que redundó en un bajo público, junto con la evidente influencia del contexto político internacional en el torneo. Si bien Francia (que a fines de los 50 contaba con un equipo notable en el que destacaban Just Fontaine y Raymond Kopa) había organizado el torneo para ganarlo, en las primeras ediciones se vio eclipsado por las 2 fuerzas que ya dominaban el continente a nivel de clubes, y trasladaron su dominio y su conflicto político al fútbol de selecciones. Nos referimos, por supuesto, a la España franquista (representada a nivel de clubes por el Real Madrid multicampeón de la época) y a la Unión Soviética comunista (de la que el Dínamo de Moscú era la expresión más fiel).

La edición 1960 a disputarse en Francia estuvo casi siempre en riesgo, consiguiéndose con muchas dificultades los 17 equipos que disputaron la fase de clasificación al torneo. Fiel a su enfrentamiento habitual con Francia (?), Inglaterra había desistido de participar; también lo hicieron otros como Alemania Occidental, Holanda e Italia, despejando claramente el paso de las naciones en la órbita soviética. En las fases previas España, Francia y la Unión Soviética aparecían como los principales favoritos; los galos sortearían con facilidad sus series clasificatorias al igual que las potencias orientales de Checoslovaquia y Yugoslavia. La polémica se trasladó a la serie entre la URSS y España, que habían barrido con sus rivales en primera ronda y se debían enfrentar en partidos de ida y vuelta en lo que era casi una final anticipada del torneo. No obstante, Franco nos dejó con las ganas de ver el duelo Yashin – Di Stéfano y prohibió a la selección viajar a Moscú a disputar el partido de ida. Los leguleyos franceses (?) no tardaron en dar la clasificación a la URSS por walk over, completándose así los cuatro clasificados a tierras galas.

euro1960Imágenes del primer torneo que terminaría en manos de los soviéticos

Una vez allí, era evidente que el favoritismo era compartido entre locales y soviéticos; desafortunadamente para los primeros, llegaban con una ausencia clave: el artillero Just Fontaine había sufrido la primera de sus gravísimas lesiones que terminarían por retirarlo del fútbol poco después. Pero bueno, aún les quedaba Kopa (?) y en la primera semi se las arreglaron para ponerse 4-2 por sobre Yugoslavia a tan solo unos 15 minutos del final. ¿Qué pasó? La francesearon (?) mientras los serbios, de la mano del entonces desconocido Drazen Jerkovic, protagonizaban uno de los #lodamosvuelta más notables del futbol mundial.

Con la eliminación gala el torneo parecía servido para la URSS, que en la segunda semifinal derrotaría con facilidad 3-0 a Checoslovaquia (los checos a su vez vencieron 2-0 en el partido por el tercer puesto a los ya rendidos franceses –no pun intended-). No obstante, los serbios darían guerra a los soviéticos en una épica final disputada ante apenas 18 mil personas (!) en el Parc des Princes, y sólo caerían derrotados una vez Ponedelnik pusiera el 2-1 en el minuto 23 del alargue. Así, en un marco de poco público, con muchas ausencias en el torneo y un local caído en desgracia, la URSS celebraría su –hasta hoy, considerando a Rusia- único título profesional adulto a nivel de selecciones. (Algunas imágenes aquí: https://www.youtube.com/watch?v=QYm1u-GgiOg)

Ya en 1964 la idea prendió más, y 29 selecciones participaron en la fase clasificatoria en lugar de las 17 del torneo anterior. Inglaterra e Italia lo hicieron por primera vez, pero fueron eliminados tan rápido que casi ni se notó (?). Mientras la Alemania buena (?) seguía sin participar, la democrática (???) daba uno de los grandes batacazos eliminando a Checoslovaquia (recordemos, 3ra de Europa y vicecampeona del mundo) antes de caer estrechamente ante Hungría. Los nuevos magyares fueron la sorpresa de esta edición al eliminar seguidamente a Gales, la RDA y Francia para meterse en la fase final. Como era esperable los locales avanzaron sin grandes sustos al igual que la URSS. El cuarto cupo era prácticamente de relleno y se lo adjudicaría Dinamarca de la mano de Ole Madsen (el mejor jugador danés de la historia previo a los Laudrup) tras un duro sorteo (?) que los emparejó con Malta, Albania y Luxemburgo.

golMarcelino1964El gol de Marcelino a los soviéticos que le daría su único título a España en casi medio siglo.

Una vez llegada la ronda final y adjudicada la localía a España, estos (ya sin Di Stéfano ni Gento) debieron recurrir a un gol de Amancio en el alargue para derrotar 2-1 a la complicada Hungría ante apenas 35 mil personas (!) en el Santiago Bernabeu, mientras que por la otra semi la URSS derrotaba sin demasiado sufrimiento por 3-0 a un conjunto danés sorprendido de encontrarse tan arriba (?). Mientras en el tercer lugar ante 4.000 (!!!) personas en el Camp Nou los magyares derrotaban 3-1 a los daneses en el alargue, al día siguiente la final entre fascismo y marxismo tendría un estadio a dos tercios de su capacidad para presenciar un estrecho triunfo de España, con el 2-1 decisivo de Marcelino Martínez llegando recién a los ’84. Así, la segunda edición de la Eurocopa desvirgaría a una nueva selección en un fútbol europeo lleno de ausencias y politización. La final completa está aquí, mientras que acá se puede encontrar un breve resumen del campeonato.

Para 1968 el torneo ya parecía más consolidado y 31 equipos se enfrentaron en un preclasificatorio jugado en grupos, donde los 8 ganadores se enfrentarían en duelos de ida y vuelta en cuartos de final de modo de obtener los 4 pasajes a la fase final. La fase grupal tiene dos pecheos interesantes: por un lado el de Checoslovaquia que, ad portas de eliminar a la campeona, pierde inesperadamente con Irlanda en casa y le entrega a España la clasificación en bandeja. Por otro lado el incomprensible descuido de Alemania Federal (vicecampeón mundial a esta altura con un joven Franz Beckenbauer como líder), que necesitando un triunfo en su partido final ante Albania iguala sin goles, yéndose eliminado y dándole la clasificación a Yugoslavia. En fin, el fútbol de la Guerra Fría siempre da sorpresas(?).

Ya en la ronda final, la azurra se enfrenta a la durísima Unión Soviética, a la que no consigue superar como local en el tiempo regular (aquí puede ver 18 minutos de ese 0-0) frente a un Estadio San Paolo de Nápoles lleno hasta las banderas. Afortunadamente el destino ataca otra vez, y una moneda (!) decide que los soviéticos queden fuera y los locales avancen a la final. En la otra semi en Florencia, y en otro resultado que podría considerarse sorpresa, Yugoslavia derrota agónicamente 1-0 a la Inglaterra campeona del mundo y se mete en la final. Mientras los ingleses se sacan los balazos con los soviéticos en el partido por el tercer lugar, la final termina en empate tras los 90 reglamentarios (Italia consigue igualar a 10 minutos del final) y, como es feo decidir con una moneda (???), se decide jugar un desempate 2 días después. Allí, finalmente y ante apenas 33 mil personas (el desempate se juega en día de semana), la azurra se impone por 2-0 y se convierte en el primer equipo en ostentar en su palmarés los títulos mundial y europeo. Dino Zoff, Gigi Riva y el capitán Giacinto Facchetti son las figuras del equipo que deja la cuenta 2 a 1 entre fascistas y comunistas (?). Acá podemos ver un breve resumen del torneo.

dooooonGerdMullerGerd Müller, figura consular de los alemanes en los ’70s

Enter the German

Las primeras ediciones fueron creciendo en importancia, pero todavía les falta algo para consolidarse como ediciones de un torneo mayor. Uno de los ingredientes que faltan es entregado por la Alemania setentera, que con Sepp Maier, Franz Beckenbauer y Gerd Muller a tope se convierten en el primer gran equipo del torneo.

La fase de clasificación de 1972 (en igual formato que la del 68) tiene poca historia, salvo quizás por la clasificación de Bélgica en cuartos por sobre la campeona Italia y la decepcionante actuación de la Holanda de Johann Cruyff, eliminada por Yugoslavia. Del resto, Alemania y la URSS llegan casi en piloto automático y el último cupo es ocupado por Hungría, el sobreviviente europeoriental de turno (?). Una vez en Bélgica en la fase final la película se la roba Gerd Müller, quien con dos goles en la semifinal ante los locales (2-1) final y dos en la final ante los soviéticos (que cierran un ciclo de dominación importante en el fútbol europeo) entrega a los teutones su primer campeonato y los consolida como equipo de temer a nivel europeo. Podemos ver un resumen aquí, así como la final vista desde el lado campeón.

Tras un notable final de Mundial de 1974 entre Alemania y Holanda, para la Euro del 76 sólo se esperaba la revancha entre los equipos de Beckenbauer y Cruyff por un lugar en la historia (esta vez sin Gerd Müller para desequilibrar la balanza). No obstante, la aparición de Checoslovaquia sorprendió a todos: primero al eliminar en semifinales a la Naranja Mecánica en el alargue (diría que en buena parte gracias a la estupidez que hace Neeskens #tomismo, minuto 3:30), y luego al vencer vía lanzamientos penales a los alemanes en la final en Bruselas, en la única definición de ese tipo que alguna vez perdió el conjunto teutón. Si bien el poderío checo era conocido, no se esperaba que fueran capaces de contrarrestar a los dos mejores equipos del momento, convirtiéndose esta en una de las más grandes sorpresas del torneo a la fecha. Además, como guinda de a torta, el último penal servido por los checos en la final (anotado por Antonin Panenka) terminaría iniciando una tendencia a nivel mundial por lo peculiar de su ejecución: suave y bombeado, al centro del arco, un remate cuya efectividad depende casi exclusivamente de la capacidad del ejecutante de engañar al arquero haciéndolo escoger un lado.

panenkaEl penal decisivo que daría paso a un estilo que perdura hasta nuestros días

Llega 1980, Italia es designada nuevamente como la sede y se cambia el formato de la fase final, permitiendo el ingreso de los ganadores de los 7 grupos de la fase grupal. El sorteo es descaradamente favorable al local: comparte un grupo con Bélgica y los venidos a menos España e Inglaterra mientras por el otro lado Alemania, Holanda y Checoslovaquia chocaban en un grupo de la muerte frente a una Grecia que fue a hacer amigos (?). Ya sin Maier, Beckenbauer y Müller pero con Harald Shumacher, Klaus Allofs y Karl Heinz Rummenigge, los teutones se vengaron de los checos, volvieron a derrotar a los tulipanes (ya sin Cruyff) y se clasificaron a la final frente a la sorprendente Bélgica, que había superado en su grupo a los anfitriones merced a las atajadas del recordado golero Jean Marie Pfaff. Tras un tercer lugar que volvió a confirmar a los checos como máquinas infalibles en los penales al superar 9-8 (!) a la selección local, vino el turno de la final en el Olimpico de Roma donde los alemanes se erigieron vencedores por 2-1 (con un gol agónico de Hrubesch en el 88’) y se convirtieron en el primer bicampeón del torneo del que podemos ver un resumen aquí.

La era de los debutantes

euro1984Platini con el primer trofeo para Francia, mientras que ya en esos años podemos ver ayudas para España (?)

La consolidación del formato con 8 participantes y la aparición de notables equipos como la Francia de Platini, la Alemania de Matthaus, la Holanda de Gullit y Van Basten, la España de Butragueño y Michel y la Dinamarca de Schmeichel y los Laudrup, además de una Italia que volvió a tener equipos decentes y un casi remember (?) de la URSS hacen que esta era fuera una de las más competitivas de la Copa y cuando termina de consolidarse como un minimundial con el detalle de no tener a Brasil ni Argentina (?).

La edición de 1984 se realizó nuevamente en Francia, pero a diferencia de 1960 los galos estarían a la altura de las circunstancias. Para ello contaban con un equipo fuerte y parejo con una figura consular: el mediocampista Michel Platini, goleador y mejor jugador de la Copa en una de las actuaciones individuales más notables del torneo. El 10 marcó en todos los partidos, incluyendo 2 hat trick (a Bélgica y Yugoslavia en la fase grupal), el gol decisivo en el último minuto del alargue en la semi (vibrante 3-2 sobre el sorprendente Portugal) y la apertura del marcador en el 2-0 ante España en la final.  La presencia de los hispanos en el último partido constituyó toda una sorpresa, dado que no contaban con un equipo particularmente potente y habrían quedado eliminados en la fase previa del torneo ante Holanda de no ser por un polémico y recordado 12-1 (!) ante Malta en el último partido, resultado exacto que necesitaban para superar a los tulipanes en su grupo (hasta aquí, Siempre Pasa Algo Holanda(?)).

Tras quedar eliminado traumáticamente en la edición anterior y luego de 2 finales mundiales seguidas perdidas (!!), Alemania Federal se preparaba para la Eurocopa de 1988 confiada en romper la sequía y quedarse con el título en casa de la mano de su cerebro Lottar Matthäus y su goleador Rudi Vöeller. Avanzaron tranquilamente en su grupo igualando con Italia, derrotando a Dinamarca y vengándose con un 2-0 ante España de la derrota de 1984. No obstante, 2 equipos en apariencia inferiores se encargarían de dar la sorpresa desde el otro grupo: por un lado una sólida Unión Soviética, que en sus últimos años de existencia estuvo al borde de alcanzar la gloria pasada de la mano de Oleg Protasov, su último crack. Por el otro una interesante pero hasta entonces decepcionante selección de Holanda, que tenía a Ruud Gullit como figura pero aún esperaba algo más del todocampista Frank Rijkaard y no encontraba un delantero fijo para hacer cuajar su esquema.

euro88-92Van Basten y Van Wijk (?), las grandes figuras en 1988. A su lado Brian Laudrup levantando el trofeo de 1992.

Y vaya si lo encontró en este torneo: tras partir la Eurocopa en el banco en su derrota inaugural 0-1 ante la URSS, Marco Van Basten entró desde el inicio ante Inglaterra y se despachó inmediatamente con un hattrick. Tras asegurar la clasificación ante Irlanda, se encontrarían ante la selección local en un partido que tenía aires de revancha desde los ’70. Y esta vez, por fin, Holanda se impondría a Alemania Federal en tierras germanas: todo gracias a un 2-1 agónico marcado en los ’88 por el mismo Van Basten, consumando una nueva decepción alemana. En la final tocaría revancha con los sorprendentes soviéticos (que habían batido a Italia en semis), y con goles de Gullit y nuevamente Van Basten la selección holandesa pagaría al fin parte de la deuda de la Naranja Mecánica entregándole a los tulipanes su primer título.

La edición de 1992 es historia aparte por varias razones: en primer lugar, una selección clasificada se disolvió (!): la URSS dejó de existir en enero de ese año y su cupo como selección clasificada fue ocupada por una inédita Selección de la Comunidad de Estados Independientes (que, entre otras curiosidades, adoptó la 9na sinfonía de Beethoven como su himno), que al fin y al cabo fue eliminada sin ganar ningún partido aunque sí consiguió igualarle a las favoritas Alemania y Holanda. En segundo lugar, otra selección clasificada fue sancionada por la ONU (!) con lo que no pudo asistir: se trataba de Yugoslavia, que luego de eliminar estrechamente a la selección de Dinamarca en la fase previa se vería impedida de participar por estar en plena Guerra de los Balcanes, cediéndole su cupo a los daneses cuyos jugadores ya estaban de vacaciones y que tendrían una ausencia sensible en un renunciado Michael Laudrup.

Como sea, la tercera historia es la más interesante pues (tal como en 1988) dos selecciones se encargarían de dar las grandes sorpresas: por un lado la local Suecia que se impondría con autoridad en su grupo antes de perder estrechamente con la Alemania campeona mundial en semifinales; por el otro la ya mencionada Dinamarca, que pasó de entrar al torneo por la ventana a resultar campeona (!!!) eliminando consecutivamente a los 3 grandes candidatos. Primero fue la Francia de la dupla Cantona-Papin, la que se inclinó ante la selección de Peter Schmeichel y Brian Laudrup con un gol agónico del suplente Lars Elstrup. Luego la notable selección holandesa de Rikjaard, Gullit, Van Basten y Dennis Bergkamp, que venía por una revancha tras su decepcionante Mundial 1990 y se llevaría otra decepción tras caer 5-4 a penales ante los daneses en un partido donde Schmeichel fue figura. Con todas las apuestas en contra, la final se convertiría en un partido incluso tranquilo, donde derribar 2-0 a la favorita Alemania pareció casi natural. Tras la hazaña de los checos en 1976, la Eurocopa vivía su segunda gran sorpresa en la historia.

euro1996Klinsmann y Sammer fueron, junto a Bierhoff, las claves del título alemán en Inglaterra

La nueva Eurocopa

La primera edición con 16 equipos participantes llegaría en 1996 junto con la primera localía de Inglaterra. Los británicos apostaban a quedarse con el título en su casa tal como 30 años antes en el Mundial que organizaron, apostando a una gran generación de jugadores como Paul Gascoigne, Teddy Sheringham y su goleador Alan Shearer. No obstante, tras una buena fase grupal (goleada a Holanda incluida) y eliminar a España vía penales, se encontrarían con la Alemania de Matthias Sammer en semis y se irían eliminados tras un dramático 5-6 en penales. Los pocos goles y los penales fueron la tónica en la fase decisiva, con 4 de los 7 partidos de eliminación directa llegando a esta instancia: quizás tuvo que ver el hecho de que en este torneo se instauraba por primera vez la regla del “gol de oro” (que otorgaba el triunfo al equipo que anotara primero en el alargue) lo que derivó en equipos especulativos y siestas de 30 minutos.

Entre tanto, quien daría la sorpresa metiéndose en instancias finales sería la República Checa (Ex Checoslovaquia). Los checos contaban con un mediocampo lleno de talento, donde destacaban Karel Poborsky y un joven Pavel Nedved, y que tras caer en su debut ante Alemania llegaron a la final luego de eliminar a italianos (que con un gran equipo se fueron en la fase grupal), portugueses y franceses. Así, se repetía la misma final que hace 20 años, y los checos amenazaron con seguir dando la sorpresa tras ponerse 1-0 arriba con penal de Patrick Berger. No obstante, los teutones lo dieron vuelta sacando la solución desde la banca: ante la decepcionante actuación de Kuntz y Klinsmann en el ataque, aparecería el tanque Oliver Bierhoff para primero igualar la serie y luego anotar el primer gol de oro oficial de la historia, entregándole a Alemania su tercer título.

franciaeuro2000Francia consolidaba en la Euro 2000 sus pergaminos tras proclamarse campeones del mundo dos años antes

Las innovaciones se mantendrían en el 2000, ya que con el contexto de la formación de la Unión Europea se festejaría el primer torneo organizado por dos naciones conjuntamente. Holanda y Bélgica serían los encargados de organizar el evento y de desafiar a las grandes candidatas: la campeona europea Alemania y la campeona mundial Francia. Lo que no se esperaban era el súbito desplome alemán, que en un grupo duro resultó colista ante un sorprendente Portugal que incluso se dio el lujo de golearla por 3-0 con triplete de Sergio Conceicao(!). No serían la única decepción: los vicecampeones checos perderían sus dos primeros duelos y quedarían en el camino, mientras la local Bélgica quedaría fuera en primera fase ante la Turquía de Hakan Sukur. Tras unos cuartos de final bastante predecibles llegan las semis que enfrentarían a Francia (con Zidane, Henry y Vieira a la cabeza) con el Portugal de Luis Figo y a una notable Italia (con Nesta, Cannavaro, Maldini, Totti y Del Piero entre otros) con una igualmente fuerte y local Holanda donde entre Van der Sar, Davids, Stam y De Boer destacaba especialmente la combinación Bergkamp – Kluivert – Overmars en ataque.

Ambas semis tienen su historia: mientras Francia debió recurrir a un gol de oro de Zinedine Zidane en el ‘117 para dar vuelta el resultado ante un tempranero gol lusitano (el empate parcial lo marcó Thierry Henry), el poderoso ataque holandés fue incapaz de batir a la defensa tana en 120 minutos y debieron definir a los penales. Una vez ahí Italia se sacó la mufa de 3 mundiales seguidos (!) perdidos en esta instancia y eliminó por 3-1 al local con penal de cuchara de Francesco Totti incluido. La inédita final entre galos y tanos sería otro thriller: la azzurra se puso en ventaja con un gol de Marco Delvecchio, tío de Emiliano (?) antes de que Francia lo igualara con gol de Sylvain Wiltord a los ’94 del tiempo regular (!!!). En el alargue un nuevo gol de oro, esta vez del francoargentino David Trezeguet, convertiría a Francia en el segundo equipo (tras la Alemania setentera) en ostentar los títulos europeo y mundial a la vez.

euro2004Ni siquiera el estar 150/1 en las apuestas impidió a Grecia aguar la fiesta preparada para el equipo de Figo y CR7

La Euro 2004 parece tener un guión a estas alturas ya conocido: selección en gran momento (esta vez Portugal con Luis Figo y un juvenil Cristiano Ronaldo a la cabeza) quiere aprovechar su localía para asegurar el título y, pese a que se ve beneficiado por la caída tempranera de algunos candidatos (España, Italia y Alemania se van en la primera ronda y la campeona Francia en cuartos de final), terminaría sufriendo una decepción importante en una instancia decisiva. También algún equipo del Este metería una gran campaña (otra vez fue República Checa, con Petr Cech con 22 años (!), Nedved y la dupla Jan Köller-Milan Baros como estandartes), pero en última instancia no lograría capitalizar y convertirlo en un título. No obstante, esta Eurocopa no será recordada por ninguno de estos eventos: esta es la Euro de la hazaña griega.

Grecia fue siempre un actor de tercer orden en el concierto futbolístico europeo: recién hace 10 años habían podido ir a su primer mundial y la actual era recién su segunda (!) participación en un Eurocopa. Tampoco contaba con una figura consular en el equipo: si bien tenía a algunos jugadores destacables como Karagounis o Charisteas, estos palidecían al compararse con las figuras de la mayoría de equipos en el torneo. En suma, no estaban en los pronósticos de nadie, y por eso llamó la atención que en el partido inaugural dieran la gran sorpresa derrotando con justicia 2-1 a los locales. Tras un discreto cierre de grupo en donde igualaron con España y cayeron con Rusia, volvían a llegar nuevamente como la Cenicienta de la fase de eliminación directa. Y ahí es donde se convirtieron en leyenda: con una estructura defensiva casi perfecta (destacando el golero Nikopolidis y el central Dellas) y una efectividad notable en los contragolpes se encargaron de derrotar seguidamente por la mínima a la campeona Francia, a la ya mencionada República Checa (en alargue con gol de plata, reemplazante descafeinado (?) del gol de oro) y en la final nuevamente a la local y favorita Portugal con gol de Charisteas para completar una de las sorpresas más grandes de la historia del fútbol mundial.

Nuestra era: El tiki-taka

españa2008El equipo que maravilló al mundo y luego volvió a España uno de los países más imbancables del planeta (?)

Tras la experiencia de las sedes conjuntas en la edición del 2000, la UEFA decidió redoblar la apuesta dándole las organizaciones del 2008 y 2012 a Austria/Suiza y Polonia/Ucrania respectivamente. En nuestra historia reciente, no obstante, el dominador principal del torneo ha sido España con sólo Alemania como equipo capaz de hacerle algo de frente.

En la edición 2008 los ibéricos ya llegaban como favoritos, aunque en primera fase la gran campaña de Holanda (especialmente los tulipanes que, liderados por Wesley Sneijder, eliminaron a Francia y fueron punteros con puntaje perfecto en el grupo de la muerte) y Croacia los alejaron de los primeros planos. Tras las sorpresivas eliminaciones de ambos en cuartos de final ante Rusia y Turquía, empezó a perfilarse a la Alemania de Bastian Schweinsteiger (si lo dice 3 veces en voz alta un argentino lo echará de TVN (?)) y Michael Ballack como la única capaz de hacer frente al notable equipo español, que –dirigido por Luis Aragonés-  combinaba la estética y precisión de su fútbol de posesión (con Senna, Xavi, Andrés Iniesta y Cesc Fábregas en mediocampo) con la efectividad en los metros finales de Fernando “El Niño” Torres y David “El Guaje” (que significa niño (?)) Villa, quien fuera a la postre el goleador del torneo.  No hubo caso: pese a necesitar de los penales para superar a Italia en cuartos, España superó sus tres duelos de eliminación directa sin recibir ningún gol, incluyendo la ya histórica victoria por la mínima sobre Alemania con gol de Torres en la final.

El imperio español había empezado, y tras su triunfo en el Mundial 2010 no tenía para cuando acabar: en la primera edición disputada en Europa del Este desde 1976, la otra Roja (?) continuó consolidando su lugar en la historia con otra victoria sin recibir goles en las fases finales. ¿Su secreto? El fútbol de posesión, columna vertebral del gran Barcelona de la época y producto de la filosofía de llevar el “defenderse con balón” a su máxima expresión posible, al punto de terminar el torneo jugando sin delanteros en un claro homenaje a la UC del Comandante (?). Algo ayudó también el hecho de que su principal oposición haya sido una discreta Italia con Mario Balotelli (!) como figura junto con una mezquina Portugal, una Alemania que se desmoronó inexplicablemente en semis y una Holanda vicecampeona mundial que ni siquiera pasó la fase de grupos. De cara a la próxima Euro España vuelve a ser favorita, aunque una buena generación de la local Francia y la Alemania campeona del mundo no olvidar a la Inglaterra de Wilshere (?) son las principales amenazas al que sería un inédito tricampeonato. ¿Tú quién crees que ganará?

Imágenes de todas las finales de la Eurocopa: