Guelasilo contra la opresión (8)
Guelasilo contra la opresión (8)

#ElMejor día de mi vida: Un Ugil en la Final de la Cartonario.

por Zico Limón

Debo reconocerlo, cuando salieron las entradas para la final no me atreví a comprar una debido a todos los miedos que años de dar la cacha en el fútbol han forjado en mi (#cartón), así que cuando Chile pasó a la final me puse a buscar entradas como weón. Lamentablemente los mexicanos y los colombianos putos habían agotado todos los tickets creyendo que sus selecciones llegarían a tal instancia (ja, ilusos!), por lo que los precios se dispararon. De todas formas estaba dispuesto a gastar unos morlacos para ver a Chilito, pero sólo por una ubicación decente. Esta es la historia de cómo un UGil llegó a estar en la final de la Copa América Centenario y de la alegría de dejar a todo un estadio con un LTA gigantesco.

#ElMejor recuerdo
#ElMejor recuerdo

El mismo dia de la final en la mañana aún no tenía entrada. Había estado revisando las páginas de reventa desde que Chile le ganó a Colombia, pero en ticketmaster no bajaban de los 350 dólares en el tercer piso del estadio. A través de craigslist (el mercadolibre gringo) contacte a cuanto weón se me ocurrió para conseguir un ticket, pero entre charlatanes (ejem, ejem, sin ofender) y aprovechadores no había ninguna oferta seria. Por suerte un weón desesperado por vender su entrada me ofreció una ubicación más que decente por la módica (?) suma de 250 dólares cada entrada, así que quedamos de juntarnos afuera del estadio para verificar que las entradas fueran verdaderas.

El transporte quedó a cargo de uno de mis tres amigos con los que fui. El weón se consiguió transporte gratis con una amiga de su tío, siempre y cuando le consiguiéramos una entrada a la vieja (si, era vieja, sé que no quieren fotos), así que por el mismo craigslist le consigue una entrada VIP (buffet + bar abierto) para la señora. La vieja entonces puso su camioneta para el viaje, y partimos. Era resimpática la vieja, buena pa’ la chuchá y pa’ tirar la talla, pero, como nada es gratis en la vida, durante el viaje tuvimos que aguantar frases como “yo me vine al país de la libertad en tiempos de <em>mi general</em>” #arcadas #vómitos. El viaje fue bastante tranquilo, excepto por el saco’eweas que me llamó para ofrecerme entradas pero me terminó puteando (!!!) porque no podía juntarse en el estadio conmigo, gil culiao.

No shores por mi, Lavaloza.
No shores por mi, Lavaloza.

Íbamos un poco atrasados para juntarnos con el loco de las entradas luego de 4 horas de viaje, pero aun así nos dimos el tiempo de parar en una panadería chilena antes. Fue #emoción volver a ver alfajores, chilenitos, pan de huevo, torta de mil hojas, brazos de reinas, y un sinfín de cosas que dejarían llorando a Lavaloza por meses. Por culpa de esa parada tuvimos que picarla para que el tipo no nos dejara botados— el weón las había comprado pensando que USA iba a llegar a la final #HasbúnHasbún. El plan era que nos pasara una entrada, uno de mis amigos entraba al estadio para verificar que no fueran truchas, y después de eso yo le pasaba las monedas. Todo salió bien, al igual que con la entrada VIP de la vieja, así que una vez pasados los detectores de metales y la seguridad empezamos a celebrar de la #emoción de haberla hecho.

#PorFin en el estadio, chupala Chalo.
#PorFin en el estadio, chupala Chalo.
La Marea Roja con un lienzo de Mat14s
La Marea Roja con un lienzo de Mat14s

Ya en las gradas, Argentina ganaba por paliza en cantidad de gente. Fácilmente el 80%-90% del estadio eran camisetas albicelestes dándole su apoyo a la mentira Messi, entre mexicanos (LTA), colombianos (LTA), africanos (!!!), y asiáticos (putazos) dándole hijos. En otro aspecto donde Argentina daba clase magistral era en calidad de minas (royp58 hubiese estado orgulloso de su patria al ver a las damicelas chilenas). Igual yo fui a ver fútbol, así que ni las pesqué cuando se me lanzaron deseosas de que un UGil promedio les mostrara de lo que es capaz; historias de un tal Carpa habían llegado a sus oídos y querían comprobar el mito.

Putazos orientales, #LosPeores
Putazos orientales, #LosPeores
Argentina is white I
Argentina is white I
Argentina is white II
Argentina is white II
Argentina is white III
Argentina is white III
Ni el papa los salva, giles culiaos
Ni el papa los salva, giles culiaos

Al calentamiento previo salió primero Argentina, y el estadio explotó con la salida de Messi. Los conos amarillos (no me refiero a Isla) esperaban a los jugadores albicelestes quienes empezaron sus ejercidos en perfecta sintonía: todos haciendo los mismos ejercicios de estiramiento, para luego terminar en un círculo dando pases. Más desordenada fue la historia con Chile: primero salieron los arqueros. Bravo trotaba cuando llegó cerca de donde estaba y le grité “Vamos Claudio, den todo hoy weones!!!” (si ustedes creen que MaF es real, déjenme creer que me escuchó, por favor). Luego fue el turno de los jugadores, cada uno haciendo sus ejercicios por su cuenta, para luego juntarse para una pequeña charla técnica y una que otra instrucción.

Calentamiento previo
Calentamiento previo
Guelasilo contra la opresión (8)
Guelasilo contra la opresión (8)

El himno, como siempre, resonó en todo el estadio. Comenzó el partido y los chilenos se seguían haciendo notar mucho más que los argentinos. Éstos últimos callados mientras La Marea Roja métale bombo y cánticos para alentar a sus gladiadores, con EL-CHA-PU-LIN (nefasto culiao) entre ellos. Los gringos putazos de la fila de adelante se daban vuelta a grabarnos a los 4 weones alentando a Chile — quizás que weá parecíamos. Igual todos nos quedamos callados con la expulsión de MD21 excepto panxita, mientras los otros culiaos celebraban. Se olía un LTA de proporciones para nosotros y el viaje que nos habíamos pegado, pero todo volvió a la normalidad con la roja a emeerredieciseis (así le dicen los cuates en sus transmisiones xD), patada que por cierto se vio brutal en el estadio y que me dejó pidiendo cárcel para ese culiao. Gracias Vidal por la magnificación.

Paramédicos reparando el arco luego de que el Gary lo quebrara
Paramédicos reparando el arco luego de que el Gary lo quebrara
ROJA PARA MR16, CRIMINAL CONCHETUMADRE!!!
ROJA PARA MR16, CRIMINAL CONCHETUMADRE!!!

El resto del partido fue harto pobre en cuanto a llegadas, excepto por las llegada de Higuaín (malo reculiao), el cabezazo de Vargas, y la tapada de Bravo (GIGANTE CAPITÁN!). El público putazo se entusiasmaba con cada balón que agarraba Messi. El “Messi, Messi, Messi!” se escuchaba en cada córner y tiro libre que el 10 argentino servía, y resonó aun más fuerte antes del penal. (#spoiler, el culiao se lo perdio jeje) Asi llegó la tanda de penales, que supongo nadie de los putazos argentinos se lo esperaba… al igual que el Helado traidor, creían que nos iban a golear. “Pero, ¿por qué mierda tenemos que sufrir tanto?” era mi pensamiento desde mi asiento, nuevamente.

Vamos Chile CTM!!!
Vamos Chile CTM!!!

Primer penal, el Rey Arturo. El estadio explota en celebración mientras los chilenos con cara de LTA enorme. De nada había servido volver a cantar el himno nacional antes de los pénales (?); Romero se lo había atajado. Después, Messi. La gente seguía extasiada, el “Messi, Messi, Messi!” otra vez se escuchó, ahora mucho más fuerte, sólo para agrandar el LTA de los mapochinos. Lo mandó a las nubes y lo celebré como si hubiera sido un gol nuestro. Alrededor de nosotros gente con miradas perdidas, sin saber cómo fue que Messi —la superestrella— había fallado en su especialidad, buscaba explicaciones. Mis amigos gritando “Messi cagooooooon, cagoooooon!”, mientras el bombo chileno rompía el silencio de casi todo un estadio perplejo e incrédulo. El “Vamos, vamos chilenos” revivió y se escuchó en todo el puto estadio.

El Rey Arturo preparándose para tirarle el penal a las manos de Romero
El Rey Arturo preparándose para tirarle el penal a las manos de Romero

Asi pasaron el resto de pateadores: Castillo, Mascherano, Charles, Agüero, Beausejour, hasta Biglia. Bravo le tapa el penal y nuevamente la celebración se desata. Silencio total por parte de los argentos y los putazos que los apoyaban, mientras los chilenos métale gritos y cánticos. Gato Silva era el elegido para cerrar una noche espectacular, y no defraudó. Alcancé a grabar su penal, pues sabía que era un momento histórico (hablando de histórico, ORELLANA CONCHETUMADRE!), pero apenas marcó el gol solté la cámara y me fui a abrazar con mis amigos. Tremendo.

GOOOOOOOOOOL CONCHETUMADRE, CONCHATUMADREEEEEE!!!!!!

Celebran nxestros gladiadores
Celebran nxestros gladiadores

Cuatro años ya lejos de la Madre Patria, en los que la selección y UG sigue siendo uno de los vínculos más fuertes con mi país. El 2014 la tristeza me dejó llorando por dos días consecutivos a causa de esa eliminación contra Brasil. Un año después, las lágrimas eran de emoción al ver a mi selección campeonar por primera vez en su historia, y envidiaba a todos quienes estaban en Chile para aquel hito. Ahora, 2016, la selección vino al país donde vivo a conseguir su segundo título y a regalarme uno de los mejores días de mi vida. Ni imagino la felicidad que debe ser para aquellos que llevan mucho más tiempo fuera del país, haciendo patria por otras partes del orbe.

Dale campeooooon, dale campeoooon, dale campeón, dale campeón! (8)
Dale campeooooon, dale campeoooon, dale campeón, dale campeón! (8)
Argentino, argentino, que apagado se te ve, Messi no tiene los huevos, que tiene Gary Medel (8)
Argentino, argentino, que apagado se te ve, Messi no tiene los huevos, que tiene Gary Medel (8)
Un poco de efectos especiales hollywoodenses, dirigidos por Michael Bay
Un poco de efectos especiales hollywoodenses, dirigidos por Michael Bay

La gente se vuelve looooooooca

El resto es sólo para cerrar un día redondo: celebración y cánticos durante la premiación, y sobretodo a la salida del estadio. Cada vez que aparecía un grupo de chilenos nos poníamos a cantar, saltar, bailar, y abrazarnos. Incluso en el camino de vuelta, cuando paramos en una bomba para llenar el estanque y comprar algo para comer, nos encontramos con otro grupo de chilenos y volvimos a celebrar. Ya de vuelta en Boston, a eso de las 5AM (mis amigos tenían que trabajar a las 8AM de ese día, por eso nos devolvimos al tiro) voy caminando al metro y sale un negrito de una tienda y nos grita “hey!”. Nos damos vuelta y nos dice “Chile, Chile!” =)