xederportugal

[Cambio de frente] Hay que respetar al fútbol

Lastimosamente, se acabó el fantástico mes futbolero de junio y julio y con ello se puso término a los dos torneos continentales más importantes del mundo, como son la Copa América Centenario y la Eurocopa (que posiblemente no volverán a toparse nunca más en la historia). Antes de volver a nuestro querido y rasca torneo nacional si es que empieza aprovechamos el espacio para sacar una idea fundamental de lo que ocurrió mediáticamente en ambos campeonatos, antes de dejar en nuestros imborrables recuerdos el penal final del Gato Silva y el golazo de Eder. Aquí va un comentario en forma de editorial(?) que rescata lo que para  muchos es lo más esencial de este deporte .

HAY QUE RESPETAR AL FÚTBOL

El triunfo de lo colectivo sobre lo individual

Este post se grafica con la frase del periodista Christian Bozzo frente a los periodistas mexicanos después de la victoria de Chile frente a los trasandinos. La frase señalada es algo así como: “Hay que respetar el fútbol, el fútbol es más que Messi, es más que Maradona, es más que Pelé”. Si bien, la idea era buscar que se hablara del campeón, usamos esa misma frase para describir algo parecido pero que no es lo mismo: El fútbol es un deporte colectivo y es y será siempre más que sus individualidades. Como se estila por ahí(?) ningún jugador puede ganar por si solo un partido.

Lo anterior no significa que no se pueda hablar de las figuras de cada selección y lo fundamental que son para sus equipos. Pero al final siempre lo colectivo será más rutilante que lo que haga la estrella de turno cada equipo. Por mucha idolatría que se le dé a Maradona o a Pelé, ninguno de los dos habría subido al primer puesto del Olimpo del fútbol sin un Negro Enrique, Burruchaga, Valdano, Tostao, Jairzinho, etc. Lo anterior se aplica con mayor razón a dos monstruos del fútbol moderno como Messi y CR7, que están uno o dos peldaños debajo de los mencionados al principio.

Ok, sabemos que ante el periodismo esta es una carrera perdida, pero como última reserva moral del país y al parecer del mundo(?) no podemos dejar de traslucir la verdad oculta (?): Ganaron los equipos y no ganaron o perdieron los jugadores ni las estrellas, aunque los diarios, canales de televisión, radios, sitios web, periodistas de mierda nos intenten engañar de lo contrario con el constante bombardeo de reportajes, peinados, jugadas trascendentes e intrascendentes, datos freaks, mejores momentos de Lionel Messi y Cristiano Ronaldo en los respectivos torneos. Y lo peor, de su rivalidad (obviamente fomentada por el poderoso caballero). Es como si el mundo se hubiera transformado en un Marca versus Sport amplificado, o sea, ASCO.
Y en estos torneos no hubo otra respuesta más que la siguiente: El Fútbol fue el que primó por sobre las estrellas, para ambos lados, para el victorioso y para el perdedor.

Descripción gráfica de este post.

En la Copa América Centenario, Chile se alzó con el trofeo continental a expensas de una nueva segundona subcampeona Argentina. En el papel y a priori, la albiceleste contaba con figuras sobresalientes que discutiblemente tenían un mejor plantel que la roja. Sin embargo, Chile con un correcto plan de juego y tremenda organización colectiva – y gran nivel de algunos referentes- pudo neutralizar a Argentina y arrebatarle el trofeo en los penales que no son ruleta rusa.

Esta vez, el semidios Messi no fue capaz de vencer a la táctica y funcionamiento colectivo y en ningún momento de los 120 minutos estuvo cómodo para frotar su varita mágica y ser desequilibrante. Sus compañeros de equipo fueron superados como conjunto, sin saber a que jugaban ni cual era la idea principal. Para peor, el astro del Barcelona se perdió un penal clave para la consecución del título – Baggio, Maradona, Riquelme, Platini, Trezeguet, Sócrates también-, por lo que parte importante de la hinchada y la prensa sorra lo crucificó. Y para opacar todo esto, El p*tito renunció y el mar de lágrimas se transformó en océano, convirtiéndose todo en un festival mediático que nos generan vergüenza ajena tanto de los medios, sus periodistas, las redes sociales y la maquinaria sensacionalista. Lo peor de todo es que tapó el fracaso de Martino para armar una idea de juego, desaprovechando a las figuras que tenía a mano y tapando lo rasca y ordinario de Argentina en la final. También se escribieron ríos de tinta sobre algo tan simplista y maniqueísta como el cagonismo de sus jugadores, pero eso es harina de otro costal. En suma, CHILE, mejor equipo, derrotó a ARGENTINA y de paso a su gran figura LIONEL MESSI. La figura levantada a costa del periodismo amarillista se fue derrotada contra un equipo. El ganador fue Chile. 

El campeón luso. Adivinen quién no celebra con todo el plantel.

Al otro lado del óceano, Portugal sorprendió a propios y a extraños, coronándose campeón y sacándose lo ocurrido hace 12 años en su casa frente a Grecia. Y de la misma forma se despachó a la local y favorita – tal y como ellos en 2004- Francia. Un equipo obrero, lleno de muertos jugadores del montón, que clasificó como mejor tercero sin ganar ningún partido en fase de grupos. El que más brillaba antes del torneo era Cristiano Ronaldo. Y el jugador del Madrid tuvo un buen campeonato y fue importante para que los lusos llegaran a la final, eso no lo podemos desmentir. Sin embargo, en la final un golpe típico de fútbol, lo dejó lesionado y llorando por retirarse del campo de juego. Cuando todos los periodistas, no UG obviamente(?), creía que Portugal era sólo CR7, los dirigidos de Fernando Santos mostraron su mejor cara. Como si sacarse al acaparador de las cámaras les diera menos presión y más respiro. Con una sólida defensa, un tosco pero defensivo mediocampo y tres puntas rapidísimos, supieron causarle daño al favorito y también lo neutralizaron durante los 120 minutos. Tuvo que ser el malo culiao Eder, quien le diera el primer título de su historia a Portugal, ni Eusebio, ni Figo, ni Pauleta, ni Rui Costa, NI CR7…EDER que tras una jugada brillante definió el campeonato. Eder y el resto de los 11 compañeros que aguantaron estoicamente la avalancha desordenada francesa y que en base al juego colectivo, el cerrojo defensivo, la perfecta comunicación entre defensa-mediocampo y los contraataques sincronizados de sus delanteros, pudieron ganar el partido y la copa. En definitiva, fue la consagración del equipo portugués, de los Fuste, Rui Patricio, Quaresma, Nani, Eder, Renato Sanches, no de Cristiano Ronaldo, SIN CRISTIANO en la cancha.

Lo peor de todo es que la celebración de CR7 tapó lo brillante de Fernando Santos para armar una idea de juego, aprovechando a los futbolistas que tenía a mano. Tapando lo ordinario de CR7 en la final. También se escribieron ríos de tinta sobre algo tan simplista y maniqueísta como el lloriqueo y forma de celebrar del 7 portugués, pero eso para el fútbol es y será siempre irrelevante. En suma, PORTUGAL, el mejor equipo, derrotó a FRANCIA, con un plantel que tenía a una gran figura como CRISTIANO RONALDO. La figura levantada a costa del periodismo amarillista fue eclipsada por su equipo. El ganador fue Portugal. No nos olvidemos que EDER fue el que le dio el título a la figura. 

Al final, que las fotos de Messi llorando por el penal perdido y de Cristiano levantando la copa no tapen ni obnubilen lo importante: El fútbol es y será siempre un juego de 11 jugadores, BASTA DE MESSI, BASTA DE CRISTIANO RONALDO, BASTA DEL APARATAJE MEDIÁTICO QUE BUSCA SACAR UNA TAJADA DEL DINERO QUE PRODUCEN, BASTA DE TAPAR LO COLECTIVO CON EL “BRILLO” DE UNO SOLO, BASTA DE LA PSEUDOLUCHA(?) ENTRE LOS UNOS COMO BUENOS Y DE LOS OTROS COMO MALOS, BASTA DE LA COMPETENCIA INVENTADA ENTRE LAS DOS FIGURAS PARA GENERAR MÁS DINERO, BASTA DE COMERSE EL CHAMULLO DE LOS MEDIOS MADRIDISTAS Y CATALANES. BASTA.

HAY QUE RESPETAR AL FÚTBOL.