La galucha, ahí el Barti de Liverpool le pega cuchillazos a los otros simios hinchas de su equipo.
La galucha, ahí el Barti de Liverpool le pega cuchillazos a los otros simios hinchas de su equipo.

La vuelta al mundo en 80 estadios: Anfield Road

Como el profesor Hoznet nos enseñó, cada vez que se visita una nueva ciudad es menester ir a recorrer y sacar fotos de los estadios de fútbol repartidos a través del orbe en vez de sacarle fotos a las minas sin su consentimiento, enfermos culiaos. Como no todos los UGiles gozan de #SueldoUG y, por ende, no puede darse el privilegio de ir a pasear a otros países, esta serie de historias futboleras nace como una forma de acercar los estadios y sus tours a la comunidad. La idea es relatar al más puro estilo UG, y cruzando a la mayor cantidad de usuarios, qué tal han sido las experiencias visitando estadios de fútbol en otros países. Además, es una excelente excusa para venir alumbrar con sus viajes a Europa #Entroper.

Corría el año 2014 y por cosas del destino (?) me pegué el pique al Reino Unido, oportunidad perfecta para visitar algunos de los estadios de la Premier League. Uno de mis destinos fue Anfield Road, el mítico estadio del Liverpool FC (en estos momentos Liverpooliano está teniendo un orgasmo de proporciones). Por lo que recuerdo, para llegar al estadio desde la estación de trenes es necesario tomar una micro, la cual pasa por todo el barrio que se encuentra alrededor del coloso de Liverpool, un detalle que no siempre se da en los estadios que habitualmente están construidos alejados de barrios residenciales para que los monos cxliaos no hagan destrozos. Ese vínculo del club con los alrededores también se ve reflejado en que vi niños de 7-10 años que iban al tour del estadio con toda la indumentaria de los Reds: camiseta, shorts, calcetas, y zapatillas, todas adornadas con el pájaro culiao #ProfesorRossa Liver bird. El sentimiento de pertenencia al club se apreciaba desde que se llega a la ciudad.

Tres cracks esperándome a la entrada.
Tres cracks esperándome a la entrada.

 

En el punto de encuentro nos recibió una gigantografía de Luis Suárez, (DE PIE) Steven Gerrard (NI CAGANDO SENTARSE), y Philippe Coutinho, como figuras y símbolos del equipo en ese entonces. Obviamente el weón a cargo de darnos el tour era un fan acérrimo del club, nacido y criado en los alrededores del estadio, que había trabajado ahí por años, y que, obviamente, modulaba como el pico. El estadio abrió en 1884 y albergó al Everton FC (el inglés, no el mexicano) hasta 1891. Desde 1892 hasta la actualidad acoge el glorioso Liverpool FC, y ha sido testigo privilegiado de acontecimientos históricos como el resbalón de Gerrard que los hizo perder el título de la EPL unos meses antes de mi visita.

Welcome to Anfield.

 

Sala de conferencia de prensa. Charcha y mufa.
Sala de conferencia de prensa. Charcha y mufa.

El tour parte con la visita a la sala de conferencia de prensa. Para ser un estadio de un grande de Europa igual que colocolito en América, deja harto que desear: una pequeña mesa con dos sillas son el lugar donde se sienta el técnico y el weón de turno que lo acompaña. El amigo guía contó la anécdota que la sala antes era más pequeña porque había una muralla en medio que la dividía, pero que se derribó para ampliarla y desde ese entonces que no han ganado una Premier #MufaLiverpool. La última que ganaron fue la temporada 89-90, incluso llevan más tiempo que la U sin un título. 25 años les costooo (8).

Camisetas adorno conmemorando viejas glorias.
Camisetas adorno conmemorando viejas glorias.
Camarín con las camisetas de los jugadores del actual plantel.
Camarín con las camisetas de los jugadores del actual plantel.

Para seguir tirando toda la carne a la parrilla, procedimos a visitar el camarín, el cual cuenta con la correspondiente camilla de masajes y una que otra imagen motivacional para enfrentar al rival. Las camisetas de cracks como Mignolet, Skrtel, Gerrard, LU-CAS-LEI-VA, Coutinho, Suárez, Sturridge, y Sterling cuelgan de la pared para indicar qué puesto es de quién; los espacios que sobran están adornados por tablas con forma de camisetas que conmemoran glorias del pasado, como el 4-0 que le propinaron al Real Madrid en la Copa de Europa 2008-09 #VivenDelPasado. Como el estadio es bastante antiguo, las instalaciones no son tan modernas como las de otros estadios, lo que de cierta forma le da un toque de #amateurismo.

THIS IS ANFIELD, GILES CULIAOS.
THIS IS ANFIELD, GILES CULIAOS.
El escudo presente en todos los pasillos del estadio.
El escudo presente en todos los pasillos del estadio.

La salida del camarín da directo a la manoseada placa “This is Anfield”, famosa por ser el lugar donde cada nueva contratación del club posa para las cámaras. La placa está hecha para amedrentar al equipo rival y hacerle sentir la presión de estar en un estadio con tanta historia y del calibre de Anfield Road, a la vez que de fondo se escuchan los hooligans liverpoolianos gritando y alentando a su equipo. De hecho, para darle color y realismo a la cosa, ponen de fondo una grabación de los hooligans liverpoolianos cantando el “You’ll never walk alone” que te pone la piel de gallina (?) mientras uno sale al campo de juego.

La cancha, un lugar sagrado y de peregrinación para todo Liverpooliano.
Butacas que sirven de banca, aún calientitas desde el paso de Mark González por los Reds (?)
Butacas que sirven de banca, aún calientitas desde el paso de Mark González por los Reds (?)
La galucha, ahí el Barti de Liverpool le pega cuchillazos a los otros simios hinchas de su equipo.
La galucha, ahí el Barti de Liverpool le pega cuchillazos a los otros simios hinchas de su equipo.

La salida da directamente al lado de las butacas que sirven de banca para el cuerpo técnico y los suplentes. Luego el recorrido continúa con una pequeña caminata por el lado de la cancha para llegar a la “galería”, esas en donde los asientos forman el L.F.C. distintivo del estadio. Como el recinto no es tan grande, no hay mucho más que ver, por lo que la última parada fue el museo. En el camino para allá se puede ver en un pasillo un memorial para las 96 personas que perdieron su vida en aquella semifinal de la FA Cup 1988-89 contra el Nottingham Forest, hecho conocido como la tragedia de Hillsborough.

Hillsborough memorial mosaic, en recuerdo a los caídos en tal fatídico evento.
Hillsborough memorial mosaic, en recuerdo a los caídos en tal fatídico evento.
El museo, en donde hay secciones dedicadas a jugadores dependiendo de su posición en el campo de juego.
El museo, en donde hay secciones dedicadas a jugadores dependiendo de su posición en el campo de juego.
Más escudos.
Más escudos.
Indumentarias del club a lo largo de su historia.
Indumentarias del club a lo largo de su historia.
Algunos de los jugadores más actuales que la rompieron en el mediocampo, como el crack Lucas Leiva.
Algunos de los jugadores más actuales que la rompieron en el mediocampo, como el crack Lucas Leiva.
La historia de Anfield.
La historia de Anfield.
Bufandas cayendo del techo, el adorno para el camino al gran finale.
Bufandas cayendo del techo, el adorno para el camino al gran finale.

El museo, como es típico, aprovecha sus vitrinas para mostrar trofeos, indumentaria, e ídolos, tanto del presente como del pasado. Mezcla secciones dedicadas a porteros, defensas, mediocampistas y delanteros, alternando entre el actual plantel y notables personajes históricos. Es por eso que se puede ver a PE-PE-REI-NA al lado de un crack como Jerzy Dudek, o ver en una misma vitrina las camisetas de Xabi Alonso, Steven Gerrard, y LU-CAS-LEI-VA. Michael Owen y Luis Suárez también tienen sus esquinas conmemorativas como artilleros destacados de los Reds. El museo continúa con un pasillo que resumen la historia del estadio y del club, el cual está adornado con las conocidas bufandas que sujetan los hooligans cada vez que alientan a su equipo colgadas desde el techo. Según mi percepción, esta parte fue de las más llamativas de todo el tour.

Testimonios de los protagonistas de la final ganada en Estambul en 2005.
Testimonios de los protagonistas de la final ganada en Estambul en 2005.
Ovación para los héroes que regresan a casa.
Ovación para los héroes que regresan a casa.

Como lo mejor siempre se deja para el final, la última parada es la habitación con las 5 copas de la UEFA Champions League (antigua European Cup) que ha ganado el Liverpool. Las del 76-77, 77-78, 80-81, 83-84 son réplicas, pero el haberla ganado por quinta vez en 2004-05 los hizo acreedores de quedarse con el trofeo original, grupo de privilegio que además comparten con el Real Madrid CF, AC Milan, FC Bayern Munchen, y FC Barcelona. (Este último alcanzó ese estatus después de mi visita a Anfield) Las paredes están llenas con narraciones de la heroica noche que vivieron los Reds, donde #LeDieronVuelta el partido al Milan luego de ir perdiendo 3-0 al final del primer tiempo y ganarles en penales. Además hay un televisor que muestra una y otra vez los goles que los llevaron a la gloria, y en las paredes cuelgan fotos mostrando el recibimiento que les hizo la gente de Liverpool una vez que estuvieron de vuelta en casa con el trofeo.

La sheeeeeeempions.
La sheeeeeeempions.

Cada tour de estadio que uno tome te va a vender la pomada de que es el mejor, de que han ganado este y este otro (?) premio. Estar en Anfield Road es estar en un ambiente de gloria y tradición, donde la identificación de la hinchada con el club es fuerte, y eso se puede ver en la ligazón que hay con el barrio y la ciudad. Los cabros chicos se crían viviendo el club no como los putitos de la VIII que son todos de la UC, los mismos que después asisten a las tribunas a cantar el You’ll never walk alone para apoyar a sus gladiadores. Lamentablemente el estadio es pequeño y el tour deja harto que desear en cuanto a marketing, sobretodo si se compara con, por ejemplo, el estadio del Manchester United que está hecho para generar dinero con los putazos orientales que lo visitan. Para las próximas entregas tengo en mis archivos los estadios del Manchester United, Bayern Munich, y Boca Juniors. Desde ya dejo la invitación hecha a quien quiera aportar, especialmente a los putitos de la #BancadaEuropea y a los que se gastan el #SueldoUG viajando a través del mundo. Hasta la próxima.

Epílogo: Como recuerdo me compré un llavero de la Orejona con un escudo del Liverpool, ya que, como pertenecen al selecto grupo de los clubes que han ganado la copa en 5 o más ocasiones, tienen los derechos de vender ese merchandising. La weá se me cayó, no sé cómo, ni cuándo, ni dónde. LTA no más, Limón culiao.

Post traído a ustedes por @Zico_Limon.