[Copa Confederaciones 2017] Grupo A: Rusia-México / Portugal-Nueva Zelanda

Se cierra la fase de grupos en la Copa Confederaciones Rusia 2017 y el día de hoy se define el grupo A. Tres equipos tiene posibilidades de avanzar a la próxima fase, siendo Portugal uno de los fijos en semifinales. El segundo cupo lo pelearán a muerte el local Rusia y México, mientras que Nueva Zelanda, ya eliminada, buscará no ser goleada por Cristiano Ronaldo y compañía. Pasen a comentarlo acá en Последняя цель.

A partir de las 11.00 se jugará el partido más importante de la jornada entre Rusia y México. Será el partido clave y definirá cual de los dos equipos seguirá con vida en este torneo. Los mexicanos tienen ventaja ya que suman 4 puntos y diferencia de gol de +1, mientras que los rusos sólo suman 3 unidades pero con una diferencia de gol de +2. En definitiva, Rusia debe ganar si es que quiere avanzar y a México le basta con una victoria y un empate.

La escuadra local no ha podido cumplir con su papel de anfitrión y hasta ahora ha mostrado por lo general un juego deslucido, sin una idea clara en ataque y sin una figura que pueda romper la displicencia rusa. En defensa, al menos, el equipo es ordenado y tiene en Akinfeev una figura clave en el pórtico siberiano. Después de un correcto partido ante Nueva Zelanda, Rusia tenía una prueba más difícil contra Portugal para demostrar que estaba para algo más. Sin embargo, los rusos no mejoraron, de hecho los rusos empezaron perdiendo rápidamente, con un buen gol de cabeza de Cristiano Ronaldo para el 1-0 que a la postre sería definitivo. En el primer tiempo Rusia no fue capaz de llegar con peligro al arco lusitano y sólo en el segundo tiempo estuvieron más cerca del empate, con un par de buenas jugadas pero con más ganas que ideas colectivas.

Este partido con México será la verdadera prueba de fuego de los rusos, que tienen que empezar a demostrar más de lo que han mostrado hasta ahora si es que quieren hacer un correcto papel en su mundial el próximo año.

MAJIA

El elenco azteca sudó sangre para poder vencer por un ajustado 2-1 a Nueva Zelanda. Y esta bien, eso está muy bien(?) porque el profesor Juan Carlos Osorio decidió continuar con sus famosas rotaciones y sólo mantuvo a 3 hombres que jugaron ante Portugal -los defensas Salcedo y Reyes y delantero Raúl Jiménez- dejando en la banca a figuras como Chicharito, Vela y Guardado. Al quebrar la columna vertebral -además de ser una falta de respeto al rival-, generó una ola de confusión en sus dirigidos provocando que el primer tiempo de México fuera desastroso. Los neozelandeses, con sus ripios y todo, pusieron en serios aprietos al campeón de la Copa Oro y abrieron la cuenta gracias al capitán y goleador Chris Wood, quien aprovechó a los 42′ un buen pase filtrado para definir con todo el tiempo del mundo ante Alfredo Talavera. De hecho, si no fuera por el madera(?) Wood, el primer tiempo debió haber terminado por lo menos con un 2-0 a favor de los All Whites.

Ya en el segundo tiempo, Osorio se despabiló tras gritarle improperios(?) al DT de Nueva Zelanda y les recordó a sus dirigidos como jugar. Con más ganas que buen juego lograron darlo vuelta, primero con un gran remate de Raúl Jiménez a los 54′ desde el límite del área grande y el del triunfo llegó a los 72′ por la izquierda tras gran corrida de Javier Aquino, que tiró un centro de la muerte que fue definido perfectamente por Oribe Peralta. Con el 2-1 definitivo, Nueva Zelanda pudo empatarlo pero le faltó jerarquía.

Para este vital match, Juan Carlos Osorio no podrá contar con Carlos Salcedo por lesión en el hombro ni tampoco Héctor Moreno por lesión muscular. Tampoco hay claridad respecto a los once que entrarán al estadio

Ambas selecciones han disputado sólo dos duelos y ambos han sido amistosos con victorias rusas. En 1992 ganó la ex-URSS por 2-0 y dos años después nuevamente ganarían los rusos por 4-1.

A las misma hora se juega también el segundo duelo del grupo A entre el prácticamente clasificado Portugal y la eliminada Nueva Zelanda. La gran pregunta que nos haremos es por cuántos goles ganarán los Lusitanos a los Kiwis.

Portugal es un equipo más maduro y se nota. El equipo que ganó la Eurocopa el año pasado está mucho más aceitado y con un CR7 más experimentado, que ya no tiene la misma resistencia que antes pero con la edad ha aprendido a escoger mejor los momentos para demostrar su supremacía futbolística. Ojo, sigue siendo un equipo que presenta ciertas falencias defensivas y en ofensiva le cuesta generar jugadas de peligro y tiene una cristianodependencia importante. Con todo esto, es el rival más complejo del grupo A y es probable que clasifique en el primer lugar.

En esta segunda fecha se impusieron al local Rusia con un ajustado 1-0 gracias a un buen cabezazo de Cristiano Ronaldo. En el primer tiempo también tuvo un par de oportunidades para aumentar la ventaja pero la impericia y Akinfeev fueron la clave para no seguir aumentando el resultado. En el segundo tiempo, los rusos salieron en búsqueda del empate y dejaron más espacios en la retaguardia. Espacios que fueron aprovechados por Portugal, provocando bastante peligro pero sin poder ampliar el margen de la victoria. Con esto sumaron 4 puntos y con una diferencia de goles de +1, quedando en segundo lugar debajo de México.

Es posible que el entrenador Fernando Santos haga algunas rotaciones en su oncena titular, para darle descanso a sus principales figuras, con el objetivo de darles descanso para la etapa de semifinales.

Ahora CR7 si celebra con sus compañeros

De Nueva Zelanda no hay mucho que decir, salvo que hicieron un correcto partido ante México, donde empezaron ganando con gol de su figura Chris Wood. A pesar de los buenos 45 minutos, la falta de jerarquía y el despertar(?) de México hizo que terminaran sucumbiendo. Los All Whites dejaron una positiva imagen, un equipo ordenado y con algunas cositas interesantes en ataque, todo bajo la atenta mirada del bielsista DT Anthony Hudson. Al menos dejaron una mejor impresión del fútbol oceánico después del paseo(?) de Tahiti en la Confederaciones de Brasil 2013.

Torneo Scotiabank Transición 2017