Último Touchdown – 23 minutos de locura (Semana 4)

La NFL sigue su curso tras una semana llena de acción, tanto dentro como fuera de la cancha. La polémica de las protestas (justificadas) de los jugadores como respuesta a las críticas del payaso culiao Presidente Trump que pedía despidos a todo aquel que no estuviera de pie durante la interpretación del himno.

El día domingo arrancó en Wembley con la sorpresiva victoria de Jacksonville (la 3ra seguida en Inglaterra) ante unos inexistentes Ravens que fueron bordeados por 44 a 7.

Por el contrario, la tarde estuvo llena de emoción y definiciones en los últimos instantes, especialmente en el cierre de la tanda de las 14:00 donde las miradas de todos (gracias RedZone) estuvieron puestas en las visitas de Cleiton Xavier por Chicago, Detroit, Philadelphia y Foxborough.

Primero, los Bears estaban sorprendiendo en casa a Pittsburgh al irse con ventaja de 17-7 al descanso, aunque finalmente los Steelers consiguieron remontar y forzar la prórroga. Ya en el tiempo extra, Chicago tardó apenas 4 jugadas en definir el partido (con touchdown anulado incluído):

A la misma hora, Philadelphia veía como los Giants anotaban 3 touchdowns en el último cuarto (!) para remontarles un partido que tenían más que controlado a esa altura. Tras un par de field goals para dejar el marcador empatado a 24 y un 3-y-fuera de los Giants, el pateador novato Jake Elliott le dió la victoria a Philly (y dejó a Carson Wentz sin su sueldo) con un gol de campo de 61 yardas (récord del equipo) cuando apenas quedaba un segundo para el final:

En Detroit, Matt Stafford parecía concretar su enésima (?) remontada de último cuarto luego de que Golden Tate se metiera en la endzone de Atlanta tras un acarreo de una yarda. Sin embargo, los árbitros dijeron que se quedó corto además de dejar que se consumieran los últimos segundos del reloj para darle la victoria a los Falcons por 30 a 26:

En Foxborough, en un partidazo en que Patriots y Texans intercambiaron la ventaja hasta en 7 ocasiones, Houston ganaba 33-28 con apenas 2 minutos restantes. Tiempo suficiente para que Tom Brady conectara 5 pases para llegar a la endzone de la visita para terminar con una tremenda recepción de Brandin Cooks y la posterior conversión de 2 puntos para dejar el triunfo en casa:

Semana 4

Ya hablando de la cuarta fecha, que ya arrancó con el triunfo de los Packers sobre Chicago, otra vez tendremos duelo en Londres: Miami hará de “local” ante New Orleans en el segundo y último partido de la temporada en Wembley.

En Minneapolis, Vikings y Lions jugarán buscando un triunfo para no perderle pisada a Green Bay en la carrera por el título del Norte de la Conferencia Nacional. Una derrota podría aquí terminar pesando mucho al final de la campaña en las aspiraciones de ambos de llegar a postemporada.

Baltimore quiere mejorar ante Pittsburgh la pobre imagen mostrada en Londres.

En otro choque divisional, los Pittsburgh Steelers viajan a Baltimore para medirse a los Ravens. Los dos equipos vienen de sendas derrotas ante rivales que se perfilaban completamente accesibles, por lo que ambos llegan con la necesidad de obtener un triunfo que, además de servir como envión anímico, los dejaría como punteros en solitario del Norte de la Americana. Bengals y Browns, los otros dos equipos de la división, juegan en Cleveland pero al estar ambos 0-3 no nos interesan (?).

En lo que por nombres es el encuentro más atractivo de la semana, Patriots y Panthers jugarán en Foxborough el séptimo partido del historial entre ambos (3 triunfos para cada uno). Pese a que ambos llegan con 2 triunfos y una caída, el momento anímico es muy distinto: mientras NE viene de remontar ante Houston, Carolina fue bordeado en casa por New Orleans.

Eli Manning #ElPeor y los Giants son otros que están necesitados de ganar tras comenzar con 3 caidas en los 3 primeros partidos, y para revertir la situación tendrán que ir a Tampa Bay para sacarle un triunfo a Jameis Winston y sus Bucs.

En la segunda tanda sobresale otro duelo divisional, ésta vez por el Oeste de la Americana, la más competitiva de la liga: Denver Broncos vs Oakland Raiders en Mile High.