¿El Huevo o la Gallina?

4394 0

Desde la dolorosa derrota ante Brasil y su consecuencia de no poder clasificar al tercer mundial consecutivo (algo nunca antes logrado), hace más que evidente el término del ciclo más exitoso en la historia de la selección aunque le duela a Chomsky y Guarello. Luego de una sentida despedida, Juan Antonio Pizzi cumplió con su contrato y dejó el mando del seleccionado chileno, en un momento donde no se ve claro qué sucederá con nuestro equipo nacional.

Numerosos medios han especulado, usando el comodín de las “fuentes al interior de la ANFP” que hay una serie de DTs que ya habrían dejado su CV en Quilín 5635, desde los más naturales como Manuel Pellegrini (íntimo amigo de Arturo Salah, Presidente de la ANFP), Marcelo Bielsa (ex DT de Chile y actualmente despedido del Lille), hasta los más extraños como Miguel “Piojo” Herrera (ex DT de la selección mexicana), Juan Manuel Lillo (que ya trabajó con Jorge Sampaoli en la Selección) y Sven-Goran Eriksson (!!!!) estuvieron sonando en los primeros días.

Los finalistas de la Copa Sudamericana 2017 suenan para hacerse cargo de La Roja

Al pasar las semanas se han ido cayendo todos estos nombres (incluso el mismo Pellegrini lo desmintió al llegar al país ) estarían quedando solo 2 nombres: Reinaldo Rueda (ex DT de las selecciones de Colombia, Honduras y Ecuador, clasificando con las 2 últimas), actualmente en Flamengo finalista de la Copa Sudamericana 2017 y Ariel Holan, ex DT de Independiente de Avellaneda, campeón de la Copa Sudamericana 2017 y que estuvo sonando en la U antes de la llegada del profesor Hoyos. Con 2 entrenadores con tan distinta filosofía de juego, se hace evidente cuestionar nuevamente el método de seleccionar un entrenador para el combinado nacional, tal como pasó cuando llegó Borghi o Pizzi, tras los exitosos ciclos de Bielsa y Sampaoli.

Se sabe que la ANFP, ente rector del fútbol profesional de Chile, desde hace años no tiene un proyecto deportivo para sus selecciones nacionales. Aunque nuestra selección ha tenido destacados DTs a nivel mundial como Marcelo Bielsa o Jorge Sampaoli, la verdad es que ni la dirigencia ni los cuerpos técnicos que han pasado por La Roja han planteado un proyecto que vaya más allá del combinado adulto. No ha habido una conexión entre el trabajo de los últimos 4 seleccionadores de la adulta (Bielsa, Borghi, Sampaoli y Pizzi) y los seleccionadores sub 20 que hemos tenido estos últimos 10 años (Sulantay, Basay, Vaccia, Salas, Tocalli, Córdova, Robles). De hecho, de esa lista solo 2 sobrevivieron más allá de un proceso mundialista (Sulantay 2005-2007) y Robles, que fue confirmado en el cargo pese a no clasificar al Mundial sub 20. Además podemos sumar el fracaso de la Sub 17 en el Mundial de India, a cargo del DT Hernán Caputto. Si analizamos un poco las maneras de jugar de todos esos DT, prácticamente no concuerdan con ninguno de los seleccionadores con los cuales debieron haber compartido una filosofía de juego como país. Y eso tiene muchas explicaciones, pero la principal es que desde la Federación de Fútbol de Chile, ente encargado del manejo de las selecciones nacionales, en la práctica no existe.

DON(?) Miguel Nasur, uno de los primeros presidentes de la FFCh en conjunto con la ACF (predecesora de la ANFP)

Es difuso encontrar el origen de esta fusión en la práctica, pero la podemos encontrar cercana a la fundación de la ANFP, como sucesora de la ACF (Asociación Central de Fútbol) y se encuentra ligada completamente a la Federación desde que asumió Sergio Stoppel, castigado luego por el episodio del Maracanazo. Este unión se ve en la práctica revisando en la página de la ANFP, donde podemos encontrar al directorio de la FFCH, compuesto por Arturo Salah como presidente (Presidente de la ANFP a la vez), su vicepresidente es Justo Álvarez (Presidente de la ANFA, Asociación Nacional de Fútbol Amateur), su secretario es Sebastián Moreno (mismo cargo en la ANFP) y 2 de sus 3 directores también cumplen el mismo rol en el ente rector del fútbol profesional chileno (Juan Carlos Silva y Hugo Muñoz). En tanto Tesorero es el vicepresidente de la ANFA Elías Vistoso y el otro director es director de la ANFA a la vez (Norberto Olivares).

A la vista de estos antecedentes parece claro que los intereses del fútbol de selecciones en nuestro país no es la prioridad para la Federación, que a la vez tiene la labor primaria de velar por los intereses económicos de los clubes profesionales y amateurs federados a la ANFP y ANFA. Aunque del producto Selección si interesa una cosa: la rentabilidad que ha tenido los últimos años. Es tan difusa la división de ambas organizaciones que no se sabe con claridad si las finanzas de ANFP y FFCH están divididas(!). Lamentablemente, este tema escapa al objetivo de esta columna y podemos tratarlo en otra ocasión.

¿Cuánto tiempo pasará para repetir esta escena?

Habiendo hecho hincapié en la extraña situación de la Federación de Fútbol de Chile, no es inusual que los mandamases de ésta no estén preocupados o no hayan buscado un plan a largo plazo, pese a que el tema ha sido criticado por muchos a lo largo del tiempo, siendo Nicolás Córdova el último en tocarlo en octubre pasado. Y es este punto el más importante, a mi parecer, ANTES de elegir un nombre propio que comande 2 hitos que se comienzan a dirimir recién en 2019: Clasificación a Mundial de 2022 y luchar por el Tri en la Copa América. Escuchando a Arturo Salah y otros personeros de la ANFP, no hemos escuchado en NINGUNA ocasión que la elección del DT esté supeditada a un proyecto de largo plazo para generar jóvenes promesas que sigan generando éxitos como los conseguidos en esta última generación.

El largo proceso del profesor Low ha traído éxitos a Alemania

Para buscar algún proyecto de selecciones exitoso basta con ver el ejemplo de nuestro último rival en copa confederaciones, Alemania. La Mannschaft luego del fracaso en la Eurocopa 2000 jugada en Bélgica y Holanda, donde cayeron en fase de grupos sin ganar ningún encuentro y terminando en último lugar. La asociación logró el compromiso de sus 36 equipos profesionales para formar academias de formación y se comprometió que las selecciones juveniles teutonas jugaran igual que la selección nacional. Se buscó identificar jugadores desde los 6-7 años, apoyando la formación hasta los 21 años. De hecho, nombres tan conocidos hoy en día como Jerome Boateng, Mesut Özil, Mats Hummels, Joshua Kimmich y Julian Draxler son fruto de estos programas. El resto es historia, éxitos como la Copa del Mundo 2014 o la Copa Confederaciones, además de torneos en categorías inferiores hacen al fútbol de selecciones germano uno de los más poderosos de la última década. Destacar que Low fue ayudante del ex DT de la selección Jurgen Klinsmann y se está preparando al próximo DT de la Mannschaft como ayudante de Low. Hay otros casos de éxito como el de España y Uruguay que merece la pena ver, como su línea de juego es distinguida y no depende del técnico de turno.

Sabiendo que no tendremos partidos oficiales hasta 2019, y teniendo la oportunidad de buscar mejores DT después del mundial (nada en contra de Rueda o Holan, pero del primero preocupa su alto valor y del segundo su limitada experiencia en clubes y nula en selecciones), ¿por qué no definimos un proyecto selección, de manera seria y definiendo todas las categorías (sub 17, sub 20, proyección y absoluta), una manera de juego a destacar de Chile, sabiendo que nuestros futbolistas tienen buen toque y baja estatura, que nos identifique y que perdure a pesar de los entrenadores que puedan venir, y que logremos pasar a la historia grande del fútbol latinoamericano, como el 4to grande que deberíamos ser, pero que aún no termina de convencer.