Primer punto en Buenos Aires: ARGENTINA – CHILE (1996)

4305 0

En un importante ejercicio para rescatar la memoria colectiva del fútbol nacional nace esta sección denominada ÁREA GRANDE DE NUESTRA MEMORIA. Existiendo tan poco material sobre nuestra vasta historia -más llena de fracasos que de éxitos- es que intentamos recobrar la importancia de antiguos futbolistas que dejaron un granito de arena en nuestra historia futbolística. Porque antes de las dos Copas América, antes de la U del 2011 y de Sánchez y Vidal como máximos exponentes existieron muchos otros héroes anónimos que merecen que se los destaque por las proezas que efectuaron entre las cuatro líneas de cal. El paso de los años nos dejan grabadas imágenes icónicas como el penal de Caszely, el robo de Independiente a Colo Colo el 73′ o la mano de Ronald Fuentes, ¿pero realmente nos acordamos de que fue lo que pasó? ¿Realmente fueron tan determinantes en el partido? También en un esfuerzo de sinceridad con nuestra historia, traemos esta sección que intentará contar con la mayor imparcialidad y realidad -sacándose la camiseta de los ojos(?)- los noventa minutos de los partidos más importantes -en lo posible los buenos, pero sin olvidar los malos- del fútbol chileno. En nuestra primera entrega les dejamos el mítico partido en que Chile obtiene su primer punto en clasificatorias frente a Argentina en el Monumental de River para Francia 1998.

ANTECEDENTES

Imagen relacionada

Chile marchaba quinto -ocho goles a favor y también en contra- en las clasificatorias para Francia 1998 y en la séptima jornada tenía que enfrentar a una Argentina que estaba cuarta. La escuadra nacional tenía en su registro dos victorias importantes ante Ecuador (4-1 en noche lluviosa y a Uruguay con gol de Salas), ambas de local. De visita sólo había rescatado un empate ante Venezuela en la segunda fecha y perdido apenas ante Paraguay y por goleada ante Colombia. En la misma cantidad de partidos, los trasandinos habían cosechado ocho puntos gracias a dos victorias (Venezuela de visita por 2-5 y 3-1 a Bolivia de local), dos empates (Paraguay en Buenos Aires y Perú en Lima) y una derrota (en Ecuador). Colombia, Paraguay y Ecuador ocupaban los primeros lugares y Perú con Uruguay tenían uno menos que Chile. En la fecha pasada la Roja había vencido por la mínima en el Nacional ante Uruguay con gol de Marcelo Salas de cabeza, por su parte una criticada Argentina que recién había vuelto a sacar la chapa de clasificación venciendo de visita a Venezuela por 5-2, tras una seguidilla de resultados incómodos.

 

PLANTEAMIENTO TÁCTICO

Chile entró con un 4-4-2 defensivo, con Ronald Fuentes y Pedro Reyes como centrales, desplazando a Margas como lateral izquierdo -para impedir la subida de Ortega- y Cristián Castañeda por derecha. En el mediocampo, Cornejo, Chavarría y Mora se encargaban de labores defensivas y Victor Hugo Castañeda –no al 100% físicamente- encargado de habilitar a los solitarios Salas y Rozental. Respecto del partido anterior, ante Uruguay de local, NBA sólo hace una variante: En el medio saca a Luis Pérez y  ordena el ingreso de Cristián Mora.

PRIMER TIEMPO: BIEN PLANTADOS ATRÁS Y SIN COMPLICACIONES

En los primeros minutos, Argentina salió a proponer con Morales y Ortega como principales armadores de juego por las bandas -sobre todo por la derecha- y Batistuta como principal riesgo. La última línea chilena se plantaba a unos pocos metros del área grande de Tapia y la línea de volantes también estaba muy compacta.  El gran arma de ataque ideado por NBA(?) era lo que Salas pudiera hacer en tres cuartos de cancha hacia adelante y los balones parados.

La primera –y única- llegada de peligro de la Roja en el primer tiempo vendría a los 8’ cuando un córner por izquierda sería cabeceado por Pedro Reyes, pasando cerca del arco protegido por Caballero.

Durante los primeros minutos, Argentina se hace con la posesión del balón, pero sin muchas ideas, con Morales y Ortega teniendo mucho rato la pelota y sin compañeros desmarcados. Batistuta siempre estaba seguido de cerca por Reyes o Fuentes. A los 10´ el Burrito entra en el área y es bajado por Fuentes con una fuerte barrida, penal claro no cobrado por el árbitro. Viva el fútbol de los 90(?).

A partir de ese momento, el partido entra en un valle, con Argentina entrampada entre la mitad y ¾ de cancha y Chile mucho más cómodo, rezagado y sin complicarse en reventarla. En ofensiva, los dirigidos de NBA sólo logran salir por medio de pelotazos y VHC -aunque este es irregular, combinando buenas y malas- sin suficiente claridad para tocársela a Salas o Rozental. Las únicas combinaciones decentes -de 4 pases- de la Roja llega a los 16’, donde se logra pasar mitad de cancha sin mayor peligro, y a los 20’ donde en una buena transición Rozental habilita a Salas, aunque el línea marca un offside inexistente.

Pasado el primer cuarto de partido, el correcto entramado chileno permitía neutralizar la ofensiva trasandina. La llegada más clara del local sería recién a los 28’ con un tiro libre de 25 metros pateado por Batistuta que Tapia alcanzaría a rozar para enviarla sobre el travesaño al córner.

El primer momento bisagra ocurre un par de minutos después. Después de un tiro libre mal ejecutado por Rozental, que da en la barrera, Argentina sale a toda velocidad y Luis Chavarría baja a Albornoz con un violento foul pasando la mitad de la cancha. “Foul táctico” con la rusticidad propia del Chiqui. Merecida segunda amarilla y bien aplicada la expulsión. No hay mucho que replicarle a Chavarría, quizás podría haber sido más sutil en la falta y así –quizás… sólo quizás porque eran los 90- se habría salvado. En fin, Chile con 10 a falta de 14 minutos del cierre del primer tiempo.

Argentina no saca tanta ventaja con un hombre de más (a pesar del ingreso de Abel Balbo por un horrible Albornoz). Cristián Castañeda saca providencialmente un centro por la derecha de Ortega y más adelante Zanetti y Morales rematan desviado desde lejos.  En lo táctico, VHC ya no está tan suelto como antes, ocupando la misma línea que Cornejo y Mora. Se termina el 1T con una sensación de un correcto partido de Chile, maniatando a una pobre Argentina.

SEGUNDO TIEMPO: GOLES Y EMOCIONES

En el complemento, ambos técnicos movieron sus piezas y Gustavo Lopez reemplazo a Vivas para dar más proyección por izquierda. Acosta, fiel a su estilo, sacó a Rozental y metió  a Marcelo Miranda. Margas pasaría a ocupar ahora el centro de la defensa con Reyes y Fuentes. El ingreso de López le dio nuevos aires a Argentina, inclinando el ataque por izquierda, pero con centros sin mucho peligro, salvo un cabezazo de Balbo que pasó cerca.

NBA en su máxima expresión

A los 50’ Marcelo Salas recibe un balón pegado a la línea de banda, cerca de la mitad de cancha y en una patriada magnífica logra atravesar 25 metros y llegar a escasos metros del área donde es derribado por dos argentinos. La única que tuvo Salas con algo de espacio. El juez cobra tiro libre.

Y el jugador que menos tocó la pelota se transformó en el héroe: FERNANDO CORNEJO sacó un derechazo que se coló al lado izquierdo del meta Caballero. A primera vista, pésima reacción del guardavallas local, sin embargo, analizando con más detalle, el balón pasa por el lado de la barrera a media altura y justo un chileno -Marcelo Miranda- logra agacharse para que la pelota pase colada y se coloque con efecto cerca del primer palo de Caballero, que de todas maneras dio un paso fatal hacia el centro del arco. ¡1-0 con uno menos en el Monumental de River! No vamos a ser ratas(?), acá está la jugada de Salas y el golazo de Cornejo:

Con la ventaja visitante, Argentina empieza a desesperarse y a presionar por medio de Ortega, López y Morales en menor medida. Un buen centro de López casi termina en golazo de cabeza de Balbo. Con los argentinos volcados en ofensiva, Salas empieza a tener un poco más de espacio y de desahogo con VHC. En una de esas jugadas, Roberto Ayala le pega un manotazo en la cara al Matador y el referee saca la roja directa y lo manda a las duchas para que ambos quedaran con 10 jugadores. Roja bien aplicada.

A pesar de la igualdad númerica, Argentina mantiene el protagonismo y continúa con los ataques , aunque los remates y cabezazos se van desviados o le quedan fáciles a Nelson Tapia. A los 65’ hay un nuevo cambio y Wilson Conteras reemplaza a Victor Hugo Castañeda, posición por posición y Pasarella reacciona metiendo a Camps por Morales.

Con el paso de los minutos, el cerrojo rojo empieza a estacionarse a pocos metros de su área grande, con 8 jugadores en labores defensivas. Mientras, la albiceleste merodeando constantemente en ¾ de cancha pero con poco tino en el último cuarto de cancha. Quedan más espacios en la zaga argentina y Salas y Contreras tienen un poco más de espacio para tener la pelota y dar algunos segundos a la defensa chilena, constantemente asediada.

Hasta que llega el fatídico empate. A los 70’ un pase largo en diagonal es controlada por el Burrito con el pecho, logrando meterse al área donde es derribado por Fuentes con una barrida en un claro penal. Una barrida completamente innecesaria de parte de chilenita, porque Ortega se iba abriendo en diagonal hacia afuera. Gabriel Batistuta lo transforma en el empate -Tapia nada que hacer- y a sufrir en los últimos 20’.

Sin embargo, salvo los ataques iniciales y momentos de histeria(?), Chile vuelve a reordenarse y a controlar a Argentina. En eso, Salas sale de la cancha por Zamorano –nuestras fuentes(?) nos dicen que no fue titular por una fiebre que tuvo días antes, con él en cancha el trámite habría sido distinto-, lo que le da un pequeño impulso a Chile para salir del fondo por medio de Contreras y un incombustible Cristián Castañeda.

El susto no desapareció del todo, ya que Ortega casi puso el segundo de no ser por el travesaño y Batistuta tuvo una clara, cuando recibió sólo en el área un pase en diagonal. A un segundo de definir, Pedro Reyes estuvo providencial para empujarla desde atrás y permitir a Tapia capturarla sin problemas. Antes de esta última, un pase largo y bombeado de Castañeda había sido conectado por Bambam, sin riesgos para Caballero.

Avanzaron los minutos y Argentina no pudo inquietar más, hasta el pitazo final que decretó el histórico puntito inteligente desde Buenos Aires.

LO BUENO: El resultado y el planteamiento táctico chileno, rozando la perfección(!). La defensa y el sacrificio de Marcelo Salas en ofensiva. Mención a los volantes de corte: Mora y Cornejo. Acertados cambios de NBA para darle aire y piernas al equipo.

LO MALO: El penal innecesario de Fuentes, hasta ahí el partido estaba controlado por Chile (con un poco de suerte histórica -que no teníamos en esa época- no habría sido tan loco llevarse los tres puntos). Los inconvenientes de Zamorano que no le permitieron ser titular. La falta de pases en el medio y VHC sin compañeros a quien entregar el balón.

LO CURIOSO/FEO: Milton Millas como comentarista, Cristián Sánchez como periodista en cancha(!!), las voces envasadas(?) detrás del relato, los acertados comentarios de Mario Wenner, el doctor Orozco(!!) y el profe Massardo.

MEJOR JUGADOR: Junto a Marcelo Salas, destacaron Javier Margas, Pedro Reyes. En labor silenciosa Cristián Mora y Fernando Cornejo, este último por el gol.

PEOR JUGADOR: Sebastián Rozental. No lo vamos a matar(?) al rubio porque era un partido ingrato. De su tiro libre y posterior inmovilidad sale la contra que termina en expulsión de Chavarría.

CONCLUSIONES: Un gran partido de Chile, sobre todo en el plano defensivo, manteniendo bajo control a Argentina y al Bati durante los 90’. Labor de joyería de Nelson Acosta. Con una eficiencia conmovedora y con un Salas sacando agua de las piedras, lo de Cornejo fue un accidente del destino, pero que sirvió para que Chile se consolidará en su posición con un hombre menos. Incluso con el empate, Chile no se derrumbó. Comentario aparte para Argentina, todos horribles salvo Batistuta, Ortega, López y algo de Morales. Con otra albiceleste el resultado habría sido el de siempre, derrota allá. Por todo esto es que el resultado es histórico e inusualmente merecido empate, sin pasar tantas zozobras como habríamos pensado.

PRÓXIMA ENTREGA: COLOMBIA 2-4 CHILE (2009)