Campeonato Scotiabank 2018: Fecha 9

8519 0

SUPERCLÁSICO NÚMERO 183

UNIVERSIDAD DE CHILE – COLO COLO 

A las 12:00 del domingo se vive el partido con más impacto en nuestro fútbol profesional, entre Universidad de Chile y Colo Colo. Con el Estadio Nacional como escenario de fondo y bajo la batuta de Roberto TT_UTbar Zorrar Tobar azules y albos se enfrentan en la versión número 183 en situaciones diametralmente opuestas que pasamos a explicar a continuación.

UNIVERSIDAD DE CHILE

Nueve partidos sin perder, seis victorias consecutivas en el torneo nacional son el balance de esta auspiciosa temporada 2018 para el Romantico Viajero que lo encumbra en la punta del torneo con 21 unidades, compartiendo el primer puesto con la Universidad Católica pero con mejor diferencia de gol (+9 contra +8 de la UC). En la fecha pasada la Universidad de Chile se impuso ajustadamente a Curicó Unido con un 2-1 bastante entretenido. Lo bueno de la victoria es que el venezolano Yeferson Soteldo por fin pudo anotar un gol oficial y mostró una leve mejora de lo que venía haciendo en esta temporada. El primero ya lo había hecho Jean Beausejour desde los doce pasos… en realidad pegó en el palo y rebotó en la espalda de Deschamps. También el brasilero Vaz siguió sumando minutos y mostró un correcto nivel y puede ser un perfecto reemplazo en caso de lesionarse alguno de los de atrás.

En cuánto a lo táctico, Guillermo Hoyos ha dado en la tecla y de pasar a un magro segundo semestre del 2017 -donde no había claridad táctica, buen funcionamiento colectivo ni destellos individuales-  a un equipo con una estructura defensiva sólida, con una idea a que se juega y con jugadores de alto rendimiento. Con un 3-5-2 bien formado con Echeverría como principal elemento en la zaga y acompañados de unos correctos Vilches y Jara. En el mediocampo, David Pizarro tomo las riendas y ya más recuperado físicamente acompaña a Lorenzo Reyes. Arriba la sorpresa ha sido el ex-CDA Angelo Araos que ha sido un buen elemento en ofensiva para habilitar a Mauricio Pinilla, con menos protagonismo que el semestre anterior pero con más oficio. Soteldo ha sido titular y a ratos se nota que todavía le queda harto por madurar, aunque cada cierto tiempo puede deslumbrar con alguna buena asistencia. Eso si, la única falencia que ha tenido la Universidad de Chile ha sido cuando tiene que ser el protagonista absoluto, careciendo de peso e ideas ofensivas, tal como ocurrió con Racing a mitad de la semana pasada o contra Everton. De 3/4 de cancha hacia arriba suele tener pocas variantes y eso se nota sobre todo si Soteldo no anda inspirado. Eso si, hay que recordar que a principios de este 2018 nadie daba un peso por esta Universidad de Chile en la Libertadores y hasta ahora su rendimiento ha sido más que interesante. En el torneo local la diferencia se nota más y los laicos, a pesar de perder en la primera fecha y presentar algunos equipos mixtos, han podido sacar la tarea adelante sin tantas dificultades.

La cojera de perro también se hace presente en el Centro de Entrenamiento Azul ya que Mauricio Pinilla presentó algunas molestias en la previa al duelo ante Curicó Unido y está en dudas para este Superclásico. Al parecer estaría en cancha al igual que Gonzalo Jara, quien también está recuperado. Con ello la idea de Hoyos sería poner a los mismos once jugadores que estuvieron presentes ante Racing Club de Avellaneda.

Sin embargo, hay que constatar que la ardua pelea en los dos frentes puede traer resultados adversos. Así, la U juega el jueves ante Cruzeiro en un duelo de vital importancia para determinar si este equipo tiene chapa de candidato para pasar a la próxima fase de la Libertadores. A ello hay que sumar la magra estadística de los azules, que desde el año 2014 que no le ganan un Superclásico a Colo Colo en el Nacional ni hablar del Monumental. Estos elementos hay que considerarlos para ver la energía con la que sale el León el día domingo.

Alineación probable:

Johnny Herrera; Christian Vilches, Rodrigo Echeverría, Gonzalo Jara; Matías Rodríguez, Lorenzo Reyes, David Pizarro, Jean Beausejour; Angelo Araos, Mauricio Pinilla, Yeferson Soteldo. DT: Guillermo Hoyos.

COLO-COLO

La Supercopa de Chile ante Wanderers, ocho duelos disputados en el Campeonato Nacional y tres en la Copa Libertadores es lo que ha jugado Colo-Colo este año 2018: El saldo total indica cuatro triunfos en el torneo, dos empates (uno de ellos en La Paz), cinco derrotas (dos por Libertadores y una de ellas ante un equipo que tiene un D-E-L-F-Í-N en su escudo), una renuncia con elástico del entrenador, juramentaciones varias, un jugador separado de hecho (?) del plantel, una crisis en ciernes, un presidente de una sociedad anónima que tambalea en su puesto, y muchos posibles nombres que pueden verse en las oficinas de la concesionaria en unas semanas más. Es demasiado brusco el cambio en un club que hace cuatro meses festejaba la ansiada estrella 32 en el Defensores del Choclo.

La fecha anterior fue, en palabras de Gastón Gaudio, “la misma mierda con más ganas”, en este equipo que tiene una ansia de vivir con el peligro (?). Una merecida derrota por la mínima diferencia ante San Luis no solo permitió a los canarios salir del fondo de la tabla, si no que también mandó a los albos una vez más a piso cuando pretendían recuperar sensaciones luego de la impresentable derrota ante los ecuatorianos de Delfín por la Libertadores, y el aún más impresentable episodio de la renuncia con elástico de Pablo Guede a solo dos días de jugar ante los quillotanos. De la derrota del domingo podemos decir que Colo-Colo quedó sexto en la tabla con 13 unidades, que los juramentados a sacar la situación adelante jamás se encontraron en la cancha, que se tuvo una chance muy clara en el primer tiempo en los pies de Octavio Rivero pero se le fue ancha, que San Luis lo superó físicamente e incluso tuvo que haber estado en ventaja mucho tiempo antes (no se dio por la injusta invalidación de un gol legítimo) y que inclusive, ni siquiera darle ingreso a Esteban Efraín en modo “entrá y arreglá esto” fue suficiente. Lo malo es que el goleador y máximo referente albo pasa por un mal momento futbolístico, lo bueno es que solo este partido puede darle un nuevo aire al capitán colocolino.

Lo táctico ha pasado incluso a un segundo plano gracias a lo ocurrido con el entrenador. Pablo Guede ha dilapidado una vez más todo el crédito que llegó a ganar con los títulos que ha obtenido en el club y ahora está al fondo del abismo. Y ojo, no es solo por su polémica con el mejor defensa central que tiene en el plantel, también es por la nula capacidad que ha tenido de plantear los partidos, incluso, los duelos vistos como “más fáciles” por el pxeblo albo. Lo que ha planteado hasta ahora Guede, independiente de jugar con tres centrales o con una línea de cuatro defensores, es tener la pelota con Valdés o Valdivia y aglutinar gente cerca del área rival, perdiendo así la capacidad de sorpresa con un desborde por afuera y ‘ensanchar la cancha’. Jugadores que en la campaña de #La32 eran vitales como Óscar Opazo u Octavio Rivero han quedado relegados a un segundo plano, Jorge Valdivia intenta sus 54026 pases gol por segundo pero si nadie se le muestra (o si el rival cierra bien los espacios) no sirven de nada, el declive físico de Jaime Valdés es claro y así podríamos seguir… Tan convulsionado está el ambiente en Macul que ni siquiera se dieron el tiempo de usar la ya clásica carta de la “cojera de perro”, las tradiciones se están perdiendo, viejo (?).

En cuanto a las bajas, Julio Barroso no será convocado y probablemente esté cerca de vivir sus últimos días en Macul si es que Guede continúa en su cargo luego de este semestre. Lo positivo es que volverá a las citaciones el defensa Felipe Campos, lateral derecho devenido a comodín en la defensa que si bien agarró titularidad en el semestre de #La32, un esguince de tobillo lo apartó del verde césped a mediados de marzo. A priori, quizás veamos un esquema similar al que Guede usó en la última victoria alba, ante la Católica en el glorioso Monumental, con la salvedad del ingreso del “Murci” Campos como lateral derecho, moviendo al “Torta” Opazo para que juegue por izquierda y además, que a Gabriel Suazo lo devolverán al banco de suplentes a punta de patadas en la raja.

Así llega el Popular al partido que por más mal que pueda llegar, no se puede perder por ningún motivo. Pasar a octavos de final de Libertadores es una quimera pero si intentar que eso se haga realidad es lo que motivará a partir de ahora al cuerpo técnico y a los jugadores… bueno, que de algo sirva (?). Lo concreto es que el orden y el buen ambiente del cual se vanagloriaban tanto el entrenador como los jugadores a comienzos de año se perdió y ahora todos (o casi todos, ¿o no Julio?) se juegan lo que les queda de semestre (y quizás de año) a una sola baraja: ganar este domingo.

Alineación probable:

Agustín Orion; Felipe Campos, Matías Zaldivia, Juan Manuel Insaurralde, Óscar Opazo; Carlos Carmona, Claudio Baeza, Jaime Valdés; Jorge Valdivia; Octavio Rivero, Esteban Efraín Paredes Quintanilla. DT: Pablo Guede