¿Por qué se anuló el gol de Holgado a Palestino?

3369 0

Mientras la mayoría de la gente estaba esperando ansiosa(?) la entrada de Ricky Martin en la inauguración del Festival de Viña del Mar 2020, en el Estadio Municipal de La Cisterna ocurrió algo digno de hacer revivir esta sección creada por el mismísimo @DragonCeleste, denominada Impartiendo Justicia, cuyo objeto es analizar, difundir y enseñar la compleja labor que tienen los árbitros en nuestro querido deporte llamado fútbol, dando a conocer y explicando situaciones que, a la rápida, pueden confundir a los televidentes y fanáticos en el estadio.

title=

El objetivo de esta edición es analizar en particular una acción ocurrida en los minutos finales del duelo entre Audax Italiano y Palestino y la resolución arbitral de la misma. Los árabes ganaban por la mínima gracias a un gol de Renato Tarifeño y la polémica llegaría los 86 minutos:

Todo parte tras un centro por la izquierda del delantero de Audax, Rodrigo Holgado, que termina con el guardameta árabe, Cristian Guerra, capturando el balón y en el piso. A raíz de la jugada, Holgado había salido del terreno de juego. Mientras el arquero se levanta con la pelota en las manos, fuera del terreno de juego Rodrigo Holgado se mueve sutilmente -siempre fuera de la cancha- y se posiciona detrás del palo y de la malla del arco. Guerra, ingenua y despreocupadamente continúa tranquilamente con la pelota en la mano y sale del área chica. En simultáneo, Holgado ingresa lentamente al terreno de juego a la espera de que el portero dejara el balón en el piso. Y efectivamente termina ocurriendo lo deseado por el delantero. Guerra deja el balón en el suelo y raudamente y por atrás Holgado le quita el balón, amaga hacia afuera y define sólo para el empate.

A continuación, la secuencia:

En un principio, el colegiado del partido, Christian Rojas convalida el gol. Sin embargo, ante la atenta(?) mirada del Video Assistant Referee, dirigido por César Deischler, se le comunica al árbitro que el gol puede ser anulado. Ante esto, Christian Rojas concurre ante la pantalla situada al borde del campo para ver la acción. Se percibe que la jugada le amerita ciertas dudas. Incluso llama al primer asistente para que lo vean juntos. En el intertanto, Ivo Basay gritaba desaforadamente que la jugada era inválida porque el jugador estaba afuera de la cancha. Retruca Meneghini señalando que cuando el portero deja la pelota en el piso, el delantero de Audax ya estaba en la cancha. Finalmente, Christian Rojas toma una decisión: El resultado del análisis es la anulación del gol y posterior tarjeta amarilla para el atacante itálico. 

Inmediatamente surgieron las dudas: ¿es porque estaba fuera de la cancha? ¿Había alguna especie de offside? ¿Se había sancionado una falta? ¿Había conducta antirreglamentaria? ¿Es ilícita la viveza del delantero?

Ante tanta incertidumbre y confusión fuimos corriendo(?) al librito de Reglas de Fútbol -además de consultar con un experto en la materia- y revisamos directamente la Regla XII del fútbol, que antes se llamaba “Faltas e Incorrecciones” y actualmente se denomina “Faltas y conducta incorrecta”. Si usted quiere revisar las reglas actualizadas, acá está el link. Los comentaristas del Canal del Fútbol dan por hecho que el referí determina que hay conducta antideportiva. Sin embargo, podríamos aplicar otras causales. Dentro de las Infracciones sancionables con amonestación, el reglamento señala que: “Un jugador será amonestado si realizara alguna de las acciones siguiente:

• Entrar o volver a entrar en el terreno de juego, o bien abandonarlo, de manera deliberada y sin permiso del árbitro;

• Conducta antideportiva;

Primero, existe una situación evidente, consistente en que el jugador de Audax sale del terreno de juego. Una interpretación posible es que el árbitro estimó que el jugador abandonó deliberadamente el terreno de juego. De hecho, se puede apreciar que Holgado tarda más de lo normal, se toma su tiempo en volver a ingresar, e incluso no vuelve inmediatamente, sino que hace una vuelta más larga para quedar apegado al palo del arquero. Para ese caso, el jugador que abandona deliberadamente la cancha, tiene que pedir permiso del árbitro.

La segunda hipótesis, es que Rojas estimó que el jugador realizó una conducta antideportiva. La pregunta que surge acá es ¿qué conducta antideportiva? El propio reglamento señala que debe entenderse por conducta antideportiva. Tienen el carácter de tal, por ejemplo, intentar engañar al árbitro aparentando haber sido objeto de una infracción o tocar el balón con la mano al intentar marcar un gol. Una de ellas -y la que probablemente pueda ser aplicada- es “mostrar falta de respeto al espíritu del fútbol”.

Ahora bien, ¿la viveza o picardía de Holgado transgrede el espíritu del fútbol? Acá entramos en un terreno más complicado, porque no hay ninguna regla sobre qué debemos entender por espíritu del fútbol. Sabemos que los árbitros deben aplicar las Reglas en sintonía con el “espíritu del fútbol” para fomentar partidos justos y seguros y que sus decisiones deben fundarse en las reglas del Juego y en dicho espíritu. También el reglamento señala que el espíritu del fútbol es el “Conjunto de principios o valores éticos propios del fútbol como deporte, pero también referidos a un partido concreto”. Para no extendernos tanto, pareciera ser que el hecho de que Holgado se intentara esconder detrás de uno de los verticales y a las espaldas del portero Guerra, sería un engaño susceptible de ser castigado.

La secuencia del gol anulado

Creemos que la primera interpretación fue la aplicada. Lo sancionado en este caso no es el engaño, sino volver a ingresar al terreno de juego sin la autorización del árbitro. Es más, si Holgado hubiese entrado inmediatamente al terreno de juego y hubiese efectuado la misma jugada -es decir, esperar agazapadamente esperando el descuido del portero rival- el gol habría sido lícito. Una jugada similar ocurrió hace un tiempo por Copa del Rey 2012, en el duelo entre Mallorca y Real Sociedad y que tuvo como protagonista al portero Eñaut Zubikarai. La jugada es muy similar a la de Audax-Palestino, pero con la diferencia que el delantero mallorquí entra directamente al campo de juego -no tenemos una toma perfecta- pero dejamos el video para el análisis. El gol es válido, aunque también podría discutirse.

¿Crees que la decisión fue acertada? ¿Salió deliberadamente Holgado del terreno de juego y debía pedir autorización para entrar? ¿La “avivada” de Holgado atenta contra el espíritu del juego?

Finalmente, será el informe del árbitro el que nos revelará cual fue el fundamento de la sanción y ahí podremos determinar si el colegiado actuó correctamente o no. No obstante, nunca está de más volver a repasar las reglas del Juego y en particular estas situaciones que pueden ocurrir en cualquier cancha de fútbol a nivel profesional como amateur.