5 reflexiones que dejó la Fecha 7 del Torneo de Primera División

1820 0

La jornada 7 del fútbol chileno estuvo marcada por una programación poco habitual (los partidos comenzaron el martes y terminaron recién hoy) y por lo que ya parece una constante en 2020: uno que otro match suspendido y reprogramado. Y pese a que fue una fecha de muchos empates, el fútbol chileno siempre nos deja algo destacable. No mucho, pero algo.

1. El perro

En la última década fútbol chileno ha modernizado su estructura, sus estadios y en general todo lo que rodea al espectáculo. Pero eso no logró borrar la tradición milenaria del perro metiéndose a la cancha, como ocurría antaño y como sigue ocurriendo ahora. En el Curicó-Huachipato de la fecha 6 un can lo hizo, aunque no interrumpió el juego ni nada. Pero ahora, en la fecha 7, se subió la apuesta: en el Calvo y Bascuñán de Antofagasta un perro entró, se metió en medio de una jugada, hizo que detuvieran el partido por un minuto y no contento con eso, defecó en plena cancha antes de retirarse, ganándose la ovación del respetable.

Un evento como este bien puede ser una metáfora de lo que es el fútbol chileno hoy, a tenor de las participaciones en la Copa Libertadores: cualquiera viene de afuera, se mete en una cancha local, se caga en todo y luego se va.

2. Los necesitados

El partido entre Colo Colo y La Serena era definitivamente un duelo de necesitados que comparten (o compartían) una zona similar de la tabla de posiciones. Nadie hubiera esperado lo anterior hace no mucho tiempo atrás, pero lo cierto es que ambos llegaron al encuentro habiendo ganado solo 1 de sus 6 partidos disputados hasta entonces. En el caso de La Serena, una situación así puede ser entendible dado el contexto en el que ascendieron y el plantel con el que cuentan, pero no así en el de su rival.

Así las cosas, el partido se jugó como todos los de la parte baja de la tabla, con harto empuje y no tanta precisión. El gol de César Fuentes pareció de otro partido, ya que tanto el primer gol de Colo Colo (autogol de Montoya) como el empate de La Serena (Cortés sigue entregando carcajadas a cada partido que juega) nacieron de errores más o menos groseros. Ambos equipos, sin duda, necesitan subir mucho su nivel para alcanzar las metas mínimas de cada uno; los locales juegan bien, pero pierden igual y así parecen condenados a pelear el descenso. ¿Colo Colo? Con DT interino y jugando entre mal y horrible, están lejos de lo que se supone era su objetivo: pelear el campeonato. Y todavía quedan cinco partidos internacionales por jugar.

Aquí Valdés lloran2

3. Así se pelea la punta

Universidad Católica, puntero del campeonato, quedó libre en esta fecha a causa de un partido suspendido. Por lo tanto, era la chance para Universidad de Chile y Curicó Unido de agarrar la cima, igualando al primero en el caso de los azules y quedando exclusivamente arriba en el caso de los torteros. ¿Y qué ocurrió? Ninguno pasó de las tablas; la Chile no le pudo hacer goles a Herrera en su regreso al Nacional y Curicó Unido se tuvo que conformar con el no tan mal empate de visitante frente a Antofagasta.

Más allá de los casos puntuales -no es malo para ninguno de los dos estar arriba luego de un 2019 para el olvido-, esto también muestra la relativa poca exigencia que está teniendo Universidad Católica en la parte alta de los torneos: nadie es capaz de apretarlos, aún cuando no juegan. Y cuando sí lo hacen, ganan casi sin despeinarse, como ha sido la tónica hasta ahora. Lo cual obviamente termina repercutiendo a la hora de competir afuera y claro, vienen equipos internacionales a pasearse, porque seguro alguien les dijo que en Chile no se corre mucho y el campeón no está acostumbrado a que lo apreten. Así nos está yendo en LALI.

“Punteros sin jugar papá!”

4. Casi nos rompen a Cecilio

La fecha 6 fue la jornada de gloria para Cecilio Waterman, que le amargó la tarde a Colo Colo. Pero el fútbol es así: una semana estás arriba y a la siguiente te dan un patadón que casi te rompe el tendón. En el empate a dos goles entre la U. de Concepción y Cobresal, una patada que no pareció gran cosa terminó en una imagen bastante dura en camarines: el tobillo del delantero panameño con un pedazo de piel menos y el tendón de Aquiles a la vista.

Esta lesión la lamenta Waterman y también su equipo, que se queda sin una de sus principales figuras en la lucha por escapar del fondo. Frente a Cobresal sumaron un punto y es más que sabido que en estas instancias todo suma, pero se les avecinan partidos complicados frente a Audax Italiano de visita y contra la Unión Española de local y claro, tener de baja al único jugador que marcaba ciertas diferencias genera problemas a cualquier equipo. Y más a uno como la Universidad de Concepción.

Recupérate crack

5. Herrera, el último ídolo

El dato duro dirá que, por primera vez, Johnny Herrera no recibió goles jugando frente a su exequipo Universidad de Chile, cosa que no ocurrió en todos los encuentros anteriores en los que, defendiendo las camisetas de Audax Italiano y Everton, sí se fue con algún gol en la canasta. Pero el partido entre Everton y la U pasará al recuerdo por el afectuoso final entre Herrera y Los de Abajo, en lo que pareció la despedida definitiva.

Más allá del bajo nivel que mostró Herrera en su último año en Universidad de Chile, también vale mencionar que si fuera por nivel, muchos jugadores de la U 2019 no deberían estar en el plantel actual. Pero lo cierto es que, a juzgar por cómo ha sido su participación en Everton, Johnny Herrera no parece un tipo al borde del retiro ni mucho menos: ha tenido actuaciones más que aceptables y no se ha comido goles estúpidos como los que sí se comió en 2019. Por lo mismo, no está demás preguntarse qué tanta influencia tuvo en su nivel las constantes tensiones con la dirigencia, que siempre tuvo a Herrera en la mira por sus críticas a la gestión del club (o mejor dicho, la sociedad anónima). Quizás aquello hace aún más valorable el actuar del portero, que más allá de lo bien o mal que puedan caer sus dichos, pareció siempre tener claro qué era lo que estaba mal en la U.

Jocelyn-Holt 2025 (?)