Una carrera en GIFs: El Rambo Ramírez

1407 0

Gracias a una excelente (?) idea surgida en la Taberna actual de este distinguido sitio web, nace este artículo: un repaso en gifs de la carrera de Marcelo Antonio Ramírez Gormaz, mítico arquero de los 90 que dejó su marca en el fútbol local gracias a sus pasos por Colo Colo y la selección chilena.

Para la gran mayoría, el Rambo Ramírez se hizo conocido desde que atajó un penal en la definición de la Recopa en Japón, en 1992. Pero antes de eso, Ramírez era suplente en Colo Colo y además tuvo un paso por Naval, dado que con el Cóndor Rojas primero y Daniel Morón después, no tenía muchas chances de jugar.

El Rambo Ramírez, arquero espectáculo (?)

Del paso del Rambo por Naval no hay muchos registros pero los que hay dejan claro qué tipo de arquero era ya en ese entonces:

Rambo Ramírez

Ramírez volvió a Colo Colo en 1991 y fue suplente de Daniel Morón en la Libertadores de ese año, hasta que su momento de gloria llegó en la Recopa de Kobe en 1992. En aquel partido, Mirko Jozic entendió que con Morón no tenía ninguna chance de ganar una definición a penales, por lo que se la jugó por el cambio de arquero previo a la tanda y el tiempo le dio la razón:

En 1993, el Rambo se adueñaría del arco en Colo Colo y empezaría a repartir magia con sus voladas innecesarias pero que lo hacían salir muy bien en las fotos, o en este caso, los GIFs:

Al Rambo le encantaba el show, no solo al atajar un tiro con una #voladainnecesaria sino también post atajada, al ponerse de pie con un movimiento exagerado:

O derechamente, al estilo circense:

Desde la definición en Kobe, Ramírez se ganó una fama de atajador de penales a la que le hizo justicia sobre todo en el campeonato nacional. En defensa de los que pateaban, eso sí, debe decirse que el Rambo no exageraba solo en las voladas sino también en los adelantamientos que la mayoría de las veces los árbitros no veían por estar preocupados de salir a celebrar la atajada:

El penal de arriba fue un caso atípico, ya que el árbitro ordenó repetirlo por adelantamiento exagerado. Y el Rambo, adelantándose esta vez un poco menos, volvió a atajar el remate, ahora con las patas:

Cxriosamente (?), el momento cúlmine de Ramírez atajando penales coincidió también con el último que contuvo en su carrera. Fue en 1995 en un partido frente a Huachipato en el que el Rambo era suplente y en el que tuvo que entrar en el minuto 90 ante el penal cometido (con posterior expulsión) por el titular Luis Barbat.

Ramírez entró por el horrible comentarista de CDF Marcelo Vega y en el minuto 91, le tapó el penal a Luis Castillo:

El Rambo también estuvo nominado a la selección durante buena parte de la década de los 90, aunque sus actuaciones fueron menos lúcidas que lo que hacía en Colo Colo. Eso sí, tuvo una buena performance en el empate 1-1 que Chile consiguió de visita frente a Ecuador en 1997:

En el mundial de Francia 98 fue suplente de Nelson Tapia, pero en la Copa América del 99 fue el titular y tuvo algunas intervenciones bastante aceptables y muy en su estilo de exagerar todo:

Tristemente, su paso por la selección no terminó de gran manera. En el 2000, fue testigo privilegiado de la boleta propinada por la Argentina de Bielsa en la que, fiel a su ideología, hizo el clásico show de tirarse aún sin atajar nada:

Y el cierre en la selección fue todavía peor, porque comerse goles es aceptable pero empujar y botar al árbitro es menos defendible. Igual puede haber sido una hormiga cabezona la que hizo caer al referee Vivian Rodríguez, aunque a la luz del GIF eso parece poco probable:

De todas formas, estos leves excesos del Rambo Ramírez eran ya habituales. En la final del torneo de apertura de 1997, exageró al ir a recoger una pelota y pasó a rozar (?) al Beto Acosta. Fue expulsado y Colo Colo terminó perdiendo esa final de manera calamitosa por 0-3:

Marcelo Ramírez fue en general un arquero rebotero pero de tanto en tanto (?) atajaba una pelota sin tirarla lejos y una de esas fue en un clásico frente a la U: por supuesto, otra volada exagerada en la que extrañamente se quedó con la pelota entre sus guantes.

El último partido del Rambo Ramírez fue un clásico contra la Universidad Católica en 2001. Ese partido lo ganó Colo Colo y, por cosas del destino, el último gol oficial que recibió fue un penal que estuvo cerca de tapar. ¿El ejecutante? Su tocayo de apellido, Cheíto Ramírez:

En general, la carrera de Marcelo Ramírez fue sobresaliente; primero, porque fue un buen arquero y porque además ganó bastantes títulos. Desde que agarró la titularidad de Colo Colo el 93 salió pocas veces de la misma, siendo excepción las rotaciones con Arbiza o Barbat en algunas temporadas y una que otra lesión por ahí, entre la que se cuenta una grave rotura a los ligamentos. En la selección le fue menos bien, aunque principalmente porque se recuerda por el mal cierre que tuvo y porque además Nelson Tapia fue más titular en la época que el Rambo.

Ahora, cabe hacerse la pregunta si Ramírez sería un arquero del mismo nivel en el fútbol actual donde los arqueros tienden a jugar de otra forma y los excesos en los penales se castigan más, pero eso probablemente nunca lo sepamos. Como sea, el Rambo Ramírez será siempre recordado como uno de los jugadores emblema de los 90 y que, atajara algo o no atajara nada, siempre aseguraba espectáculo.