[NBA] Último Punto presenta: La Burbuja de Disney #1

AvatarPosted on at 13:09
909 0

This is going to be the toughest championship you could ever win.

Giannis Antetokounmpo refiriéndose a la temporada 2019-2020.

 

Hola, tanto tiempo.

Es complicado empezar a hablar sobre la NBA y esta nueva sección cuando han pasado muchas cosas a lo largo del año. Luego de tener una agencia libre que cambió por completo el panorama de la liga, han pasado muchas noticias extradeportivas que han mermado la temporada regular. Conflicto en el mercado más importante, la muerte de dos de los mayores personajes de los años 90 y 2000, la llegada de una pandemia mundial y la involucración de deportistas en la lucha racial son los hechos que han marcado una temporada atípica, rara y difícil. Y acá estamos, con la esperanza de que unos de los planes más alocados de la historia del deporte mundial resulte en unas de las estrategias más prometedoras para el negocio, marketing y, sobretodo, en el deporte del baloncesto.

Bienvenido ÚltimoPunto en la burbuja Disney. Empezamos desde el principio de todo esto. 

La agencia libre, el conflicto con China y la muerte de dos leyendas

La NBA empezó la temporada con una de la agencia libres más históricas y que cambiaba todo el panorama en su competitividad. Ya no teníamos a los superequipos de antaño sino que parejas o plantillas más estructuradas. La llegada de Kawhi Leonard a Clippers, Kevin Durant a Nets o de Anthony Davis a Los Angeles Lakers, la reestructuración del proyecto Warriors y la llegada del rookie Zion Williamson a Pelicans hacían suponer que estábamos en presencia de una temporada pareja e impredecible, dependiendo solo y exclusivamente en como iban a agarrar rodaje durante los partidos. Sin embargo, empezaron a llegar uno a uno los coletazos que traería el año.

Las declaraciones de Daryl Morey dando apoyo a las protestas hechas en Hong Kong no cayeron bien en el otro lado del globo y eso mermó sus relaciones con la NBA y en específico con Houston Rockets, que era de los equipos que más estaba involucrado en el mercado chino, haciendo que la liga y jugadores de prestigio tuvieran que contener la avalancha de perdidas monetarias, transmisión de los partidos y de sponsors. Jugadores como LeBron y Curry tuvieron que dar apoyo y Adam Silver desde su oficina mandaba un comunicado desligandose de las declaraciones de Morey. Un terremoto que parecía menor, pero que terminó con consecuencias monetarias.

A pesar de eso, la temporada seguía en su transcurso normal y, de cierta manera, seguía mostrando lo que se decía en las predicciones en un principio. Nada hacía presagiar que estaríamos en presencia de la pérdida de dos de los mayores personajes de la historia de la NBA, que marcaron un antes y un después desde su aparición. Estamos hablando de David Stern y de Kobe Bryant, que no solamente enaltecieron la liga y fueron actores directos a lo que conocemos la NBA al día de hoy, sino que también lograron llevar al máximo nivel la competitividad, el marketing y el negocio. Esto significó para muchos jugadores una pérdida importante, no solamente desde la vista emocional, sino que también como guías y como referentes para llegar a ser mucho más allá. Un golpe duro tanto para el mundo NBA como para el mundo deportivo. 

Pero lo peor estaba por venir.

La pandemia y la suspensión

Muy lejano se ve a principio de marzo cuando Rudy Gobert de manera irresponsable bromeaba con el tema del momento. El COVID-19 se convertía en la mayor amenaza del mundo y la NBA no estaba ajeno a eso. Esa misma noche en Oklahoma, el jugador francés se convirtió en el primer jugador que dio positivo para el virus.

Suena ya lejano ver la suspensión de la liga desde ese entonces, algo inédito en la historia de la NBA y en la historia del deporte. Nadie en ese momento sabía el alcance que iba a tener todo esto, ya que muchos jugadores, personas que trabajan en los equipos y público se contagió de la enfermedad, y la presión de volver crecía más al pasar de los días. Era algo incierto cómo, cuándo y, sobretodo, el porqué había que volver, si el espectáculo era mucho más que la salud de los jugadores. Las pérdidas de dinero, de prestigio de las cabezas que dirigían la NBA  y la expectación de los fanáticos ya era grande y además, se luchaba contra la historia: Nunca se había dejado una temporada desierta y sin finalizar.

Los jugadores ejercían presión para volver mientras subían gameplay desde su casa de los juegos de moda o mostraban su vida a través de Instagram o en TikTok. Todo era caótico e incierto, y que se agravó en un hecho que remeció a todo EEUU. 

El conflicto racial: Un tema de años

NBA

La muerte de George Floyd a mano de policía locales en Mineapolis abría nuevamente una lucha que ha costado más de 400 años a los EEUU y significaba también tocar una de las fibras más históricas de la liga. Si se piensa más allá, la NBA incluso se involucra directamente existiendo, entre otras cosas, fechas para conmemorar personajes históricos contra el racismo (MLK Day). Atrás quedaron la brecha de jugadores blanco y negros de los 50-60 o las rivalidades de Magic-Bird en 80, en donde la NBA siempre está más allá desde ese ámbito. 

Así fue como muchos de los jugadores fueron disidentes en volver. Argumentaban que no se podían volver con la imagen tan reciente de un asesinato que agrietaban las relaciones raciales y que solo la vuelta significaría circo. Muchos jugadores NBA fueron a protestar a la calle y las voces de los jugadores más importantes se hicieron escuchar. La NBA se alineó con los jugadores e hizo que lemas como Black Live Matter fuera el lema que iba a tener en este conflicto.

Todo muy raro, todo muy noticioso. Y todavía faltaba resolver si volvía la liga. Hasta que llegó la idea más inverosímil y ambiciosa de todas.

Mickey Mouse y la NBA

La idea que empezó a tomar fuerza desde mayo, más o menos. ¿Qué era? Que se hiciera una especie de burbuja, un lugar donde pudiera coincidir los 22 equipos NBA más importantes de la temporada y que tuvieran ciertas opciones de poder llegar a ser campeones, todos ellos encerrados durante 3 meses (lo más afortunados) en un complejo deportivo increíble, donde pudiera tener canchas de entrenamiento, comidas, piscinas, centro de entretención y, por sobre todas las cosas, lugares habilitados para jugar sin público, donde se minimizara la posibilidad de contagios con la pandemia. Y todo esto sin perder la espectacularidad que se caracteriza la liga. Todo esto con una mini fase regular para luego pasar a jugar los PlayOffs en formato habitual, todo esto antes de la primera mitad de septiembre. 

Parecía inviable desde un principio, pero muchos equipos empezaron a tomarle el gustito a la idea. Primero se habló de Las Vegas, después se habló de terminar la temporada y finalmente se llegó al punto de consenso. Con 29 a favor (solo Portland Trail Blazers votó en contra), la NBA anunciaba con bombos y platillos que volvía en una burbuja en Orlando, específicamente en una zona de Disney. Una luz al final del túnel que costó más de 180 millones de dólares de la NBA y que va a empezar con 0 contagios a principio de la temporada, con test semanales de de PCR, cuarentenas preventivas y ya todo lo mencionado. 

Un alivio, luego de todo lo que ha pasado en el año.

Vamos a lo importante

Metiéndose al ámbito deportivo serán 22 equipos que van a estar en esta burbuja, en donde serán 13 equipos de la Conferencia Oeste y 9 de Conferencia Este. Muchos de estos equipos ya están clasificados a Playoffs, pero los que aún tienen posibilidad de clasificar, se jugará una mini-temporada regular de 8 partidos para ver los últimos puestos y el orden de clasificación. Así que equipos como Memphis Grizzlies, New Orleans Pelicans, Portland Trail Blazers, Washington Wizards y Brooklyn Nets se jugarán la vida para poder llegar a la  a las instancias finales de la NBA, en unos Playoffs normales. 

Conferencia Este:

Conferencia Oeste:

Solo queda disfrutar

Será una locura. Será posiblemente uno de los hechos históricos que van a marcar un antes y un después en cuanto a como una organización puede hacer algo tan espectacular en tan poco tiempo de planificación. Y es que la NBA es así: Siempre primará el espectáculo y la deportividad por sobre todas las cosas, haciendo hasta lo imposible para poder llegar el deporte al máximo nivel y siempre encontrando soluciones. 

Solo queda disfrutar, no solamente del deporte en sí, sino que también del entorno y como una liga puede aterrizar una idea con alta probabilidad de fracaso a una realidad que promete muchísimo. No está llamado a ser un hecho histórico, sino que ya lo es, en un lugar donde puede pasar de todo y, a pesar de eso, sabemos de antemano que nunca nos va a decepcionar. Porque es así, la NBA tiene esto, que a pesar de todo lo mal que ha pasado a lo largo del año siempre el basquetbol de EEUU hará noticia.

Que ruede la naranja, y que comience el show.