Battletoads 2020 busca revivir su espíritu noventero (y lo logra)

842 0

¿Cómo se puede, en 2020, revivir una franquicia de un género tan propio de los 90s sin que el resultado sea pasado de moda o fuera de lugar? Si me preguntan a mi, los juegos tipo beat ’em up (también llamados “yo contra el barrio”, según los españoles) como Battletoads, como Final Fight o como Streets of Rage se han empequeñecido con el paso del tiempo porque muchas cosas han cambiado: nacieron géneros nuevos, mutaron los gustos de la gente, la tecnología ha dado paso a otras ideas e incluso las costumbres de uso de los juegos o del tiempo que se le invierte a los juegos es diferente.

Dicho lo anterior, Battletoads como saga no es que tenga muchas opciones para resucitarse. Una opción sería hacer un juego de acción en 3D como la mayoría de los que salen a la venta; otra, sería mantenerse en 2D y tratar de recapturar el espíritu de, al menos, el Battletoads original. Y por espíritu no me refiero a que sea un juego imposible de pasar, porque ese juego fue como un trolleo de parte de los tipos que lo hicieron. En cambio, me refiero a más bien trasladar hacia el presente la idea de un juego que ya en su momento hizo muchas cosas distintas.

Battletoads 2020

Porque el Battletoads original en realidad era un beat ’em up bien flexible en cuanto a sus reglas. El primer nivel de ese juego era de agarrar a patadas a los enemigos, pero ya el segundo nivel cambiaba todo y había que bajar por una cuerda en un tunel y tratar de que unos pájaros no cortaran esas cuerdas. Después venía el infame nivel de las motos; más adelante aparecía otro nivel igual de terrible que se recorría sobre unas serpientes y entre medio de todo eso, de tanto en tanto aparecían los niveles más normales tipo beat ’em up.

¿Y qué pasa con el Battletoads 2020? A grandes rasgos, usa ese mismo esquema e incluso lo explota todavía más, al punto de que el último tercio del juego tiene apenas un nivel donde agarrarse a cachos (?) con los enemigos. La mayoría del tiempo en este juego se pasa entre varios minijuegos, desde una especie de cachipún hasta unos puzzles que aparecen entre medio de un nivel. No podían faltar las etapas de las motos, ahora con otra perspectiva, y también hay un puñado de secciones tipo twin stick shooter, controlando una nave con un stick y disparando con el otro. Hay unos minijuegos basados en quick time events e incluso existe un nivel que es como un homenaje/parodia al maravilloso Braid. Tal cual.

Entonces, a medida que se avanza en Battletoads aparece la pregunta de “qué diantres es esto” o “por qué hay tanto minijuego” dentro de un juego que se supone que es más simple que esto. Y en realidad esas preguntas tienen su respuesta en el origen de Battletoads: el primer juego Nintendo se recuerda más por lo difícil que llegaba a ser, pero no tanto por lo variado que era en mecánicas, que quizás hoy no parezcan gran cosa pero si pensamos en las limitaciones tecnológicas de la NES, Battletoads tenía muchas más cosas que el beat’ em up tradicional como los de las tortugas ninja, Final Fight o similares.

Y en ese sentido, este juego da en el clavo reviviendo Battletoads por el hecho de tener harta variedad en mecánicas y actividades. Si fuera por comparar con algo medio parecido, este juego es más completo que Streets of Rage 4, por ejemplo, un título que si bien está super bien hecho, es también mucho más monótono: se hace exactamente una sola cosa de principio a fin. En Battletoads 2020 en cambio, se hacen muchas cosas y si bien no todas son una genialidad ni van a cambiar el rumbo del diseño de videojuegos, que haya variedad sirve para que el juego fluya y no se haga ni muy monótono ni tampoco parezca más largo de lo que es. Aparte, hay una dificultad respetable incluso en el modo normal y aunque no está al nivel del original, lo normal va a ser perder y repetir secciones varias veces.

Battletoads motos
El infame nivel de las motos se repite, ahora desde otra perspectiva

Este nuevo Battletoads es un juego construído y ejecutado de forma casi impecable, desde la interactividad misma hasta la dirección de arte o el tono muy autoreferente y que parece medio infantil así a primera pero que igual se toma licencias con ciertos comentarios que no son tan infantiles. Y más allá de eso, es super importante al valorar estos juegos no perder el contexto de qué es lo que fueron en su origen: Battletoads es una franquicia que nació y murió en la primera mitad de los 90, tal como un montón de otras marcas de la era tipo Earthworm Jim, Final Fight o Boogerman. Esos nombres son muy de época y si se quedaron atrás fue por causas naturales; por el avance de la tecnología, el diseño, las costumbres e incluso hasta por el cambio de demografía.

Y yo sinceramente creo que la manera más correcta de traerlos de vuelta es con proyectos más chicos y con un precio acorde al tipo de juego que son, sin ir más lejos. Este Battletoads es un muy buen ejemplo de cómo “revivir” estas franquicias con un producto más que aceptable que no trata de cambiar o reconvertir el espíritu del original en algo más complejo o más elaborado. Algo que en realidad nunca fueron, ni siquiera en su mayor momento de gloria.