PS5

Guía práctica para las nuevas consolas: PlayStation 5 vs Xbox Series X/S

912 0

Si son de las personas que estaba preparando su 10% de la AFP para comprar una consola de nueva generación, entonces enhorabuena (?). El próximo mes de noviembre habrá dos nuevas plataformas en el mercado y los early adopters querrán saber cual es la propuesta que ponen sobre la mesa tanto Microsoft como Sony con sus flamantes aparatos que nos darán horas de alegría y rabietas, dependiendo del juego o la habilidad que se tenga. Por supuesto, estamos hablando de PlayStation 5 y Xbox Series X/S

De partida, cabe destacar que esta generación comienza de manera especial, porque ambas compañías lanzan al mercado dos modelos. En el caso de PlayStation 4, la diferencia está en que uno trae unidad de blu-ray y la otra no; en cuanto a Xbox, las diferencias de hardware tienen están dadas por distintos enfoques de mercado.

Pero menos blabla y vamos al grano.

PlayStation 5, la consola de los campeones

pS5

Sony decidió no innovar (?) en el tema de los nombres y así como la anterior era PS4, esta será PS5. Si algo hay que reconocerle a estos japos es que al menos con los nombres de consola no se complican ah pero con la Wii U.

La PlayStation 5 llegará el próximo 19 de noviembre a Chile (12 de noviembre a mercados del primer mundo) en las dos versiones ya mencionadas, una con ranura para juegos en formato físico y películas en blu-ray, otra sin esa ranura y limitada específicamente a los juegos digitales. Esto último está dado por las tendencias de mercado, que en los últimos años ha ido migrando desde los discos de toda la vida hacia el formato digital (y actualmente ya se venden más juegos digitales que físicos, pero ese es tema aparte).

Más allá de eso, las dos versiones de la PS5 son exactamente iguales en cuanto a potencia de hardware. Sin entrar en mayor detalle, tanto CPU como tarjeta de video están basados en las arquitecturas más nuevas de AMD (Zen 2 para CPU y RDNA-2 para CPU) y con 16 GB de RAM GDDR6.

CPU 3.5 Ghz máximo, frecuencia variable (basado en Zen 2, 8 núcleos)
GPU 2.23 Ghz máximo, frecuencia variable (basado en RDNA-2), 10.3 TFLOPS
Ray tracing Si
Almacenamiento 825 GB (SSD)
RAM 16 GB GDDR6
Blu-ray Solo en la versión más cara

Estas especificaciones son sin lugar a dudas un salto muy grande respecto a la consola actual. La PS4 fue una consola a la que se le sacó el jugo, pero su diseño se basó en chips creados básicamente para notebooks de 2013. PS5 en cambio, además de tener chips más modernos, viene con soporte para ray tracing (la última chupada del mate en cuanto a tecnología gráfica) y además deja de lado los viejos discos mecánicos para dar el salto definitivo a la tecnología de memoria SSD, que como se sabe, es increíblemente rápida.

Todo OK, ¿pero y los juegos para el estreno?

Aquí es donde entramos en un terreno medio peligroso, porque si bien ha sido normal a lo largo de la historia que las consolas se lancen con un catálogo algo escaso, lo de PlayStation 5 no es demasiado emocionante.

Es importante poner las cosas en contexto, eso sí: la PS5 va a tener juegos interesantes en su lanzamiento, tanto de parte de la misma Sony como del resto de companías que van a llegar sus tradicionales FIFA, Call of Duty, Assassin’s Creed y demases a la consola. Pero ya si hablamos de “juegos que solo se puedan ejecutar en mi flamente nueva consola y en ninguna más”, hay ciertas cosas que considerar.

Antes que nada, esta es la lista de juegos para PS5 que estarán disponibles el primer día y que son desarrollados por los estudios de Sony, lo que implica que no saldrán en otras plataformas:

  • Astro’s Playroom
  • Demon’s Souls
  • Destruction All Stars
  • Spider-Man: Miles Morales
  • Sackboy A Big Adventure

De esos cinco juegos, solo los dos primeros de la lista son exclusivos de PS5. El resto, saldrá también en PlayStation 4, lo que de inmediato puede reducir el interés de la gente en comprar una consola por X o Y juego. Por ejemplo, si alguien estaba ansioso por más Spider-Man y pensaba comprar una PS5 solo por ese juego, debe saber que podrá también comprarlo en PS4 e incluso será más barato, ya que esa versión costará 50 dólares (la versión de 70 dólares de PS5 incluye también el original Spider-Man).

Por otra parte, Demon’s Souls es un exclusivo de PS5 y uno de los -a mi juicio- más llamativos de todo el catálogo inicial. El asunto es que Demon’s Souls no es un juego nuevo, sino un remake del hit de culto de 2009 que lanzó a la vida a la saga Souls. Y además, no es un juego muy accesible ni transversal a muchas audiencias, por las razones que seguramente muchos ya saben: son juegos difíciles, que requieren un enfoque más metódico y a diferencia de lo que pasa en Spider-Man, apretar botones a lo loco conduce a muerte segura, pataleta y frustración.

De todas maneras, nada de esto implica “no tener juegos” ni mucho menos, porque además Sony anunció una expansión de su servicio PS Plus, que incluirá 18 grandes hits de la actual generación (léase: PS4) que los que estén suscritos podrán descargar y jugar sin costo extra desde el mismo lanzamiento de la consola.

La lista de PS Plus Collection es la siguiente:

  • Batman: Arkham Knight
  • Battlefield 1
  • Bloodborne
  • Days Gone
  • Detroit: Become Human
  • Fallout 4
  • Final Fantasy XV
  • God of War
  • Infamous Second Son
  • Monster Hunter World
  • Mortal Kombat X
  • Persona 5
  • Ratchet and Clank
  • Resident Evil 7: Biohazard
  • The Last Guardian
  • The Last of Us Remastered
  • Uncharted 4: A Thief’s End
  • Until Dawn

Sin lugar a duda la lista de arriba es muy buena, porque hay juegos de todo tipo y para variados gustos y además incluye a Bloodborne, que a juicio de este servidor es EL juego de esta generación. Quizás el único “pero” es que para el usuario que ya viene de PS4 probablemente haya poca novedad; en mi caso, tengo el 80% de los que salen arriba y los que no tengo es porque no me interesan (?).

Por último, un detalle importante es la retrocompatibilidad. A diferencia de lo que pasó con PS4 y los juegos de PS3, la nueva consola viene lista para correr el 99% (según Sony) de los juegos de PS4, por lo que el catálogo será trasladable de una plataforma a otra. Claro, si tienen mucho juego en físico y se compran la versión digital podrían tener un problema que no se como se irá a solucionar (si es que se soluciona), pero los que todavía sean amantes de la basura plástica (?) seguramente irán por la versión con blu-ray y listo.

Me convencí, ¿cuánto vale todo esto?

En Estados Unidos, el precio de la PS5 es de 500 dólares la versión con blu-ray, 400 dólares sin blu-ray. Pero como bien sabemos, vivimos en Latinoamérica, con un dólar actualmente alto y además en medio de una pandemia que nos ha hecho a todos más pobres, así que esto no será barato.

  • La PS5 sin unidad óptica: $499.990
  • La PS5 con blu-ray: $649.990

Lo anterior son precios sugeridos, por lo tanto es posible que haya variaciones de tienda a tienda (y que la mayoría cobren más caro, no nos hagamos los ciegos). En mi opinión, esto es demasiado incluso para lo caro que ya sabíamos que iba a ser pero qué hacerle: los videojuegos son un producto de ocio y ser early adopter nunca ha sido barato. Excepto si te llamas Microsoft y te dan ganas de lanzar una consola barata.

Xbox Series X/S, los nuevos aires de Xbox

La Xbox One no fue realmente un fiasco en términos de unidades vendidas ni nada, pero se quedó muy lejos de PS4 gracias a la propia incompetencia del Microsoft de 2013 que pensó que la TV sería el futuro (jajaja genios) y se olvidó que la gente compra consolas porque quiere jugar y no ver American Idol (?).

Como sea, desde entonces mucha agua ha corrido bajo el puente y la división de videojuegos de MS logró enmendar el rumbo, primero que nada corriendo a patadas al responsable de la catástrofe y luego poniendo a cargo a gente que sabe. Desde entonces, se pusieron a comprar estudios a lo loco (una de las grandes taras de Xbox es no tener equipos que puedan competirle a Sony o Nintendo con juegos exclusivos) y además lanzaron un servicio como Game Pass, que por un buen precio mensual da acceso libre a un montón de juegos sin pagar nada extra.

Llegó entonces el momento de coronar el cambio de rumbo con una nueva consola, que también estará disponible en dos versiones: Xbox Series X y Xbox Series S, aunque aquí las diferencias van más allá de solo traer unidad óptica (X) o ser solo digital (S). ¿Por qué? Porque si bien ambas comparten el mismo CPU y están diseñadas alrededor de memorias SSD super rápidas, la Series X será una consola tipo premium, capaz de mostrar contenido a 4K o hasta 8K (en el papel); en cambio, la Series S está enfocada a gráficos de nueva generación pero a menor resolución en 1080pp o 1440p.

Especificaciones

Xbox Series X Xbox Series S
CPU 3.8 Ghz (basado en Zen 2, 8 núcleos) 3.6 Ghz (basado en Zen 2, 8 núcleos)
GPU 1.825 Ghz (basado en RDNA-2), 12.15 TFLOPS 1.565 Ghz (basado en RDNA-2), 4 TFLOPS
Raytracing Si Si
Almacenamiento 1 TB (SSD) 512 GB (SSD)
RAM 16 GB GDDR6 10 GB GDDR6
Blu-ray Si No

Pese a las diferencias en cuánto a potencia bruta, la realidad es que las consolas no están tan lejos en potencia como parece. De hecho, las distancia en memoria RAM, potencia de CPU y cálculo de TFLOPS se explica básicamente por la diferencia de resolución máxima entre uno y otro modelo. Esto ha creado algo de confusión entre los tontitos de Twitter porque la misma Xbox One X (consola de actual generación) tiene una mayor potencia en términos de TFLOPS (6 si mal no recuerdo), pero eso no la hace un aparato más poderoso ni nada por el estilo; simplemente es una consola de hace 5 años capaz de mostrar gráficos de actual generación a 4K y no le da para ray tracing, para tiempos de carga muy rápidos ni chiches por el estilo.

Dicho en cetáceo: la Series X es para la gente que quiere sus juegos de nueva generación a 4K y con la mayor fidelidad gráfica posible. La Series S es para quienes no le dan tanta importancia a eso o no tienen televisores a 4K como yo jaja. En cualquier caso, ambas Xboxes son de nueva generación e implican un salto muy grande respecto a la Xbox One o la PS4 en términos de capacidades.

¿Qué más ofrece Xbox aparte de potencia?

Sin lugar a dudas, el gran atractivo de Xbox como plataforma at large en estos momentos son dos cosas: Game Pass y retrocompatibilidad.

Game Pass es un servicio que por 10 dólares al mes da acceso a una librería no pequeña de juegos de todo tipo. De partida, todos los juegos producidos por Xbox Studios caen en el servicio en el primer día y como ejemplo tenemos: cualquier Forza, el reciente Battletoads, en su momento Gears of War 5, el futuro Halo Infinite, más el catálogo pasado de la compañía.

Pero aparte de eso, Game Pass es el hogar de muchos juegos indies o “doble A” que van rotando en el catálogo cada cierto tiempo junto a juegos más grandes que entran y salen del servicio. En general, Game Pass es un servicio que resulta muy atractivo para el usuario porque Microsoft se ha encargado de alimentarlo constantemente en el tiempo; obviamente los juegos de otras empresas duran un rato y luego se van porque esos acuerdos seguro salen caros, pero en términos de valor agregado, Game Pass es LO conveniente.

Punto aparte, la nueva Xbox Series S/X será retrocompatible y correrá juegos de Xbox One, Xbox 360 y hasta la Xbox original. En ese aspecto, Microsoft lleva muuucha ventaja respecto a su competencia, porque su plataforma digital además está más madura y el acceso a juegos del catálogo antiguo es tan sencillo como ir a la biblioteca, buscar los juegos que están asociados a la cuenta y descargarlos. O en el caso de los discos de Xbox 360, ponerlos en la consola, esperar que se descargue la versión digital y a volar; aparte, unos cuantos juegos de 360 están mejorados por default en la One, gracias a las maravillas del emulador.

¿Pero Xbox tiene juegos o no?

El gran diferenciador entre PlayStation y Xbox está, a día de hoy, en los juegos exclusivos. Mientras Sony se ha dedicado a levantar a sus estudios propios hasta el cansancio, Xbox se quedó algo atrás en cuánto a productos de gusto más masivo o transversal. En general, está contrastado que Xbox no tiene un simil de Uncharted o The Last of Us, aunque eso podría cambiar en el futuro porque Microsoft lleva varios años saliendo de compras y agenciándose estudios para agrandar su catálogo propio.

Dicho lo anterior, existe lo de que “Xbox no tiene nada” y la verdad es que aquello es tan mito como que cierta hinchada derrotó a la dictadura. Por razones obvias, una Xbox no recibe los grandes hits de PlayStation pero ambas consolas comparten el 90% del catálogo, si es que no más. Por ende, quien se compra una Xbox se va a la segura sabiendo que prácticamente todos los juegos creados por estudios que no sean de Sony van a estar disponibles (y unos cuántos de ellos incluso caen en Game Pass, como Red Dead Redemption 2 aburrido).

El día de lanzamiento, Xbox Series S o X tendrá disponibles los siguientes juegos “exclusivos”:

  • Yakuza: Like a Dragon (no estará en PS5)
  • Gears Tactics (salió antes en PC)
  • Tetris Effect Connected (se supone que es exclusiva temporal)

Además, hay que sumar todo el catálogo actual de Xbox One (y con algunos títulos optimizados para las nuevas consolas como Forza Horizon 4 o Gears Tactics), más los juegos de terceros que se lancen por esa fecha que tendrán versión para nueva generación. Eso incluye a: lo que suelte Ubisoft (Assassin’s Creed de vikingos y Watch Dogs Legion), el nuevo COD, FIFA 21, etcétera.

Precios, precios, precios

Gracias a las diferencias entre sus propias consolas, Microsoft ha logrado rebajar el precio de entrada a la nueva generación de forma bastante grosera, sobre todo si tomamos en cuenta el precio histórico de estos aparatos cuando se estrenan. Ambas Xbox estarán a la venta desde el 10 de noviembre y los precios serán:

  • Xbox Series S: $330.000
  • Xbox Series X: $530.000

En mi opinión, el precio de la Series S es muy bueno, considerando el contexto global en el que se lanzan estos aparatos. Dicho de otra forma, no hay ningún equipo que ofrezca rendimiento de siguiente generación (especialmente en lo relativo a ray tracing y SSDs) por ese precio. Lo más cercano sería una PS5 digital, porque armar un PC con esas características es bastante más caro.

Por otra parte, el precio chileno de la Series X también es interesante porque es $120.000 más barato que la PS5 con blu-ray y está muy cerca de la PS5 digital, amén de ser una máquina con mayor potencia en general. Sin conocer detalles, estos precios bien podrían justificarse por la capacidad de Microsoft como empresa de subsidiar en parte el valor final y así acercar la consola a las masas; de hecho y sin ir más lejos, esta estrategia les funcionó bien con la Xbox 360, que en Chile tuvo una penetración no menor en un mercado que en ese entonces estaba en su peak pirateando juegos de PS2 (!). Por lo tanto, será interesante observar qué se puede lograr con una consola nueva a precio relativamente decente y más todavía si tomamos en cuenta que hasta hace poco una PS4 normal costaba sobre 400 lucas.

Las cartas están echadas

El próximo mes de noviembre comienza la nueva generación y las cartas están echadas. En Chile, ambos productos estarán disponibles casi al mismo tiempo que el resto del mundo (10 de noviembre Xbox, 19 de noviembre PlayStation); si me preguntan a mi, no veo demasiados motivos para dejar de lado las plataformas actuales y más sabiendo que muchos juegos saldrán tanto en las nuevas como en las antiguas. Y eso sin mencionar el tema precios, que en el caso de Sony parecen haberse ido demasiado al porcino.

Como reflexión final y subjetiva (?), creo yo que es imposible que PlayStation pierda su posición dominante, pero a la vez dudo que la distancia en cuota de mercado entre ambas sea tan grande como la de esta generación que se acaba. Porque claro, Sony tiene de su lado todo lo que implica la marca PlayStation, pero ya se han pegado ranazos antes (hola, PS3) y, más importante aún, el precio es un factor relevante con el que no tienen cómo competir con Xbox por ahora.