Copa Sudamericana 2020 – Final

550 0

La final de la Copa Sudamericana 2020 tendrá un exclusivo sabor a tango y a mate, ya que sólo tendrán exponentes argentinos en una final única… en Argentina. Defensa y Justicia y Lanús se enfrentarán para dirimir al sucesor del Independiente del Valle ecuatoriano en la otra mitad de la gloria, a partir de las 17:00 en el Estadio Mario Alberto Kempes de Córdoba, con el arbitraje del venezolano Jesús Valenzuela en reemplazo del uruguayo Leodán González. ¿Tendremos un campeón inédito o repetido? ¿Se superará el espectáculo de los Palmeras del año pasado? Pasen a comentarlo acá en Ultimogol.cl.

Lanús quiere volver a coronarse campeón de la otra mitad de la gloria (ya lo hizo el 2013 cuando dio cuenta del humilde Ponte Preta brasilero) de la mano del veterano José Sand y el joven técnico Luis Zubeldía.

El elenco del sur de Buenos Aires jugó íntegramente esta Copa Sudamericana y comenzó venciendo a la U. Católica ecuatoriana por un ajustado 3-2 global, venciendo cómodamente como local 3-0 pero luego aguantando una derrota por 2-0 en Ecuador. En segunda ronda le tocaría el escollo más complejo ante Sao Paulo de Brasil, en una llave cargada de goles: un 3-2 en Buenos Aires con gol de Facundo Quignon en CX para el triunfo. En el país de Pelé, el Granate pasó in extremis y por goles de visitante con gol en los descuentos de Orsini, luego de haber recibido dos tantos en contra en los últimos 5 minutos de juego y que lo dejaban afuera. En octavos vencerían a Bolivar, perdiendo 2-1 en La Paz y devolviendo la mano con un tenístico 6-2.

A partir de ahi, los dirigidos de Zubeldía solo se encontraron con argentinos. En cuartos dieron cuenta de Independiente con un 3-1 global que se definió en la vuelta como visita, donde el Grana pasó factura en el primer tiempo. En semis, Velez Sarsfield fue la víctima. En la ida un solitario gol de José Sand los puso arriba y en la vuelta marcaron la pauta (?) con un contundente 3-0.

El Granate llega con una baja importante, la del extremo Lautaro Acosta por acumulación de tarjetas amarillas. Su reemplazo sería Lucas Vera o José Luis Gómez. El veterano Guillermo Burdisso aparecería en la defensa tras las semifinales, donde no estuvo por precaución. El resto de la oncena sería la habitual en lo que va del torneo.

Defensa y Justicia llega por primera vez a una final internacional y buscará alzar el cetro por primera vez en su historia. Claro que la llegada del Halcón de Varela fue algo accidentada a esta instancia, principalmente por lo ocurrido ante Coquimbo en semifinales. Primero jugó Copa Libertadores, donde quedó tercero en el grupo G de Santos, Delfín y Olimpia. Ya en la Sudamericana, sólo enfrentaron a rivales no argentinos.

En la segunda fase, vencieron al humilde Sportivo Luqueño, ganando por 2-1 en Paraguay y luego rematando la faena con empate en Argentina. En octavos de final, la víctima fue el otrora grande Vasco da Gama en una llave que tuvo un empate 1-1 en Argentina y ganando a domicilio en Brasil por la mínima con gol de Gabriel Hachen. En cuartos de final volvieron a ganarle a un brasilero, esta vez el Bahía. Ganó nuevamente en Brasil por 3-2 con doblete de Braian Romero y 1-0 en Florencio Varela, con tanto también del mismo Romero.

En semifinales, la historia con Coquimbo Unido ya es conocida por todos. Fue una instancia surreal que tuvo de todo. Positivos de Covid-19, suspensión de la Conmebol, persecución para no salir del país (?) y polémica asegurada con un partido de ida fijado en Asunción (no en Coquimbo comoque terminó con un insípido empate sin goles. El destape argentino se daría en Buenos Aires, donde se notó la diferencia de ligas. A pesar de empezar perdiendo ante los piratas, pasaron la aplanadora metiendo 4 a Cano. Ya en el complemento se encargaron de administrar el partido y a pesar de sufrir un poco con el segundo tanto chileno, no pasaron tanta angustia para clasificar a la final.

Hernán Crespo llega con plantel completo y sin bajas sustanciales, por lo que la oncena estará integrada por viejos conocidos de Unión La Calera como Eugenio Isnaldo y Walter Bou. El elemento más peligroso sin duda será Braian Romero, goleador de esta copa con 9 tantos.